Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 26 de octubre de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Alicia Liddell abandona el País de las Maravillas para contraer matrimonio

(*) Para la correcta visualización del artículo recomendamos su descarga en versión PDF.

El título de ese artículo no es mío sino prestado del nombre de uno de los poemas del libro "Scholia", edición de 1978, de mi querido amigo Luis Alberto de Cuenca. Extraordinario escritor y uno de los poetas más significativos de nuestro tiempo. Una lectura que no hay que perderse.

He querido rememorar el título de este poema porque es lo que de inmediato me vino a la mente al pensar en la versión de la Alicia de Tim Burton (2.010), una Alicia "mayor" en un mundo que si bien conserva las líneas esenciales de su imaginario es más duro e inquietante.

Aunque Alicia se conserva bien aparece por vez primera en el cine en el año 1903, 37 años después de la primera edición del libro: "Alice´s Adventures in Wonderland" (1865) de Charles Lutwidge Dogson, reverendo Dogson, o más conocido como Lewis Carroll.

Se trata, como es natural, de una película muda que además sólo dura doce minutos, no habiéndose conservado nada más que ocho.

La dirección corrió a cargo de Cecil M. Hepworth y Percy Stow. Se trataba de una cinta realizada con escasos recursos pero con una gran frescura y encanto.

Para que nos hagamos una idea Alicia fue interpretada por la secretaria de Hepworth y la reina de corazones por su mujer. También el perro y el gato eran los de la familia.

Pero la gran Alicia, la que más impacto ha creado en la historia del cine moderno, por el momento, es la de la versión de Disney, que fue estrenada en 1951, un año después de Cenicienta.

Se trataba de uno de los proyectos más ambiciosos de Disney que, bajo la supervisión de Ben Sharpsteen, corrió a cargo de los mismos animadores que condujeron al éxito a Cenicienta: Geromini, Luske y Jackson.

La niña que doblaba a Alicia se identificaba tanto con su personaje porque era la réplica dibujada de ella misma.

Si Carroll hubiera sido cineasta todas sus películas hubieran tenido a Alicia Liddell como protagonista.

Pero sí fue fotógrafo, además de profesor de Lógica Matemática. Y Alicia, la niña de once años que no era rubia, e hija de unos amigos, fue el objetivo predilecto de numerosas e interesantes fotografías que hoy se conservan.

Se trataba de una fascinación, que nunca transgredió los límites de la admiración, a un ser lleno de encanto, gracia e ingenuidad, pero muy inteligente, tal y como nos muestran sus artísticos retratos. Una niña que transita por el período de mayor desarrollo y capacidad intelectual de los años escolares maduros.

Carroll le contó a Alicia los cuentos que llevan su nombre en largos paseos veraniegos por barca a través del Támesis.

No os perdáis la lectura del libro de "Alicia en el País de las Maravillas", de Alianza Editorial, prologado y anotado por mi profesor de Lógica Matemática en la Universidad Autónoma Alfredo Deaño, que será siempre recordado por quienes tuvimos la fortuna de ser sus alumnos. Además la edición tiene los grabados originales del gran ilustrador John Tenniel.

Pero la película de Disney resultó ser un auténtico fracaso comercial, en mi opinión porque, a pesar del derroche de ingenio y espectacularidad, sin secuencias de ordenador ni 3D, es difícil llevar a la pantalla dos tratados de lógica.

Dodson era en efecto profesor de lógica matemática en la universidad de Oxford y "Alicia en el País de las Maravillas" y, su segunda parte, "A través del espejo y lo que Alicia encontró allí (Throug the looking-glass, and what Alice found there (1871)" son verdaderos "juegos de lógica". Disney combinó elementos de ambas partes. También en Alianza podéis leer, si sois aficionados, "El Juego de la lógica" del mismo autor que Alicia.

Se trata de la lógica de las paradojas de los adultos que los niños efectivamente se cuestionan cuando empiezan a desarrollar una aguda inteligencia en su edad escolar, y de la lógica del mundo del revés del espejo.

Alicia quiere huir de la rígida rutina educativa que le impone una sociedad mojigata y aburrida y es la niña que lo pregunta todo y por todo, la niña a la que no le convencen las explicaciones simplistas de unos adultos resignados a aceptar sus mediocres, contradictorias, ridículas e ilógicas respuestas.

Alicia no viaja, tras el conejo blanco, al país de los cuentos de hadas, sino a un mundo que es fiel reflejo de las contradicciones, crueldades, insensateces y despotismos de la realidad social del mundo adulto.

El humor de Alicia es el de la burla del absurdo que mata, con una reina de corazones, que corta caprichosamente la cabeza de cualquiera.

El magnífico episodio del sombrerero y la liebre de marzo, en torno a la fiesta del no-cumpleaños, es un magnífico tratado de filosofía para niños que refleja las paradojas de la propia existencia del tiempo.

El sombrerero estaba loco porque en aquella época se utilizaban unos tintes y colorantes que, al respirarlos, afectaban a las facultades mentales de los profesionales y la liebre, porque, al ser marzo, estaba en celo.

Con Peter Pan, el adulto que no quiere dejar de ser un niño, adaptación de la versión teatral de de la creación literaria de James M. Barrie, en 1952, los mismos animadores trataron de recuperarse del fracaso comercial de Alicia; y lo hicieron con éste nuevo largo que estuviera más en sintonía con los gustos y el espíritu sencillos de los espectadores norteamericanos adultos, porque eran ellos, en aquel entonces, y no los propios niños, los que decidían el éxito comercial de las producciones.

Después en 1959, y cerrando década, llegaría Sleeping beauty (La bella durmiente) que significa un nuevo avance en las tecnologías cinematográficas al emplear el espectacular formato panorámico de 70 mm.

La pantalla, ante los ojos admirados e los niños, lo ocupaba todo.

Pero de éstas y de otras películas de lo mejor del Disney originario tratar emos en otra ocasión.

Y también nos ocuparemos, con más detalle, de la Alicia que, ya más madura, abandona el país de las maravillas para atraer, con el universo inquietante de Burton a las adolescentes actuales y a las niñas que ya no quieren serlo. (Y cómo no del videojuego sobre Alicia en la sección de Enrique).

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204