Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 17 de mayo de 2022

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

¡Mira quién posa, canta, baila y cocina! El abuso psicológico infantil en el show primetime multimedia: Ángeles sin paraíso.

Los niños ahora posan, bailan, cantan y cocinan, en programas televisivos - que mueven mucho dinero en publicidad -  para entretener a los adultos y en horarios nocturnos propios de adultos. El uso y abuso de la infancia como espectáculo audiovisual no es nuevo. Como ahora, pronto descubrieron los  grandes productores y realizadores del cine clásico  (grandes económicamente hablando) la fuerte impresión de ternura, alegría o dramatismo que podía suscitar la imagen infantil en los espectadores. Una imagen que garantizaba el éxito económico y publicitario Los padres comenzaban - como ahora - a hacer grandes colas en los casting para ofrecer a su criatura al destino de los éxitos.

 La idea de la infancia como una etapa clave de desarrollo que hay que proteger y cuidar, con su inocencia propia, comenzaba a estar en peligro. El fin de la infancia como una etapa lúdica y libre de presiones y tensiones adultas  estaba llamando a su comienzo.

La  primera vez que apareció un niño en la pantalla sólo tenía un año y medio, a los cuatro interpreta ya papeles infantiles. Aquel niño se llamaba Jackie Koogan. Salta a la fama con el primer largometraje de Chaplin: "The Kid" (1921) participara en "Tom Sawyer" de John Cromwell, en 1930  y "Huckleberry Finn" (1931) con Norman Taurog en la dirección. Posteriormente daría vida a "Oliver Twist" film dirigido por W. J. Cowen en 1933.  Koogan como tantos otros actores niños alcanzó pronto una falsa madurez.

 "Jamás  ha habido - confesó - un niño que haya ganado tanto como yo, pero, al mismo tiempo, pocos ha habido que hayan tenido una infancia tan penosa como la mía"

Como tantos otros tampoco volvió a alcanzar el éxito cuando se hizo mayor y no podía llegar a aceptar que la fama se le escapara tan fácilmente como llegó. Murió pobre en 1984.

Shirley Temple fue, por otra parte, la niña actriz más famosa y simpática de los orígenes industriales del cine.  Se ignora la edad exacta de sus comienzos cinematográficos ya que la "Fox Film Corporation" (La  que  más tarde se convertiría en la "·20 th Century Fox") falsificó en varias ocasiones la edad de su contrato entre 1933 y 935. Sus dotes como bailarina, especialmente de claqué, eran asombrosas. Los niños son pequeños pero generalmente muy capaces.

 Cuando sólo tenía ocho años, había protagonizado ya un gran número de largometrajes: "La pequeña coronela" "Nuestra hijita" "La simpática huerfanita" o "La pequeña rebelde" o "La pobre niña rica" (Un título muy apropiado) Todas estrenada s en la década de los treinta.

De rizado cabello dorado y con un rostro de muñeca, facilitó los productos de promoción: muñecas de ella misma,  vestidas con los trajes de sus películas fueron un inmenso negocio.

Siendo tan niña, va a desempeñar papeles que sugieren un atractivo seductor cercano al erotismo. A los cuatro años baila y canta  de manera pícara y cómica, interpretando situaciones adultas,  en la serie: "Baby Burkes" (1932) Ya entonces no exenta de polémica por los telespectadores.

Entre los cinco y seis años, en pleno proceso de pérdida de los dientes de leche, es obligada a colocarse dentadura postiza para segur interpretando papeles ambiguos y atractivos que hacían recordar a los espectadores lo que de niña podías haber en una mujer.

En 1947 protagoniza "The bachelor and the Bobby-Soxer" (El solterón y la menor) - con Cary Grant -  de Irvin Reis. En 1949, cuando el público no parece empezar a aceptar el hecho inevitable de su madurez, se retira del cine.

Louis B. Mayer, descubrió en una prueba para su estudio de la metro, a Frances E. Gumm, a quien bautizó cinematográficamente como Judy Garland, quien fue - como titularon en español  a "A child is waitting" de J.Cassavetes (1962 - "Un ángel sin paraíso". La actriz protagonizó "El mago de Oz" (1939) de V. Fleming y "Ha nacido una estrella" de G. Cukor.

Judy hizo su primera a parición en el cine cuando tenía dos años y medio cantando y bailando, y a los cinco formaba parte de un trío, las "Gumm Sister" junto a sus hermanas.

Tras triunfar con "Melody of Broadway" (1938) solía hacer de pareja infantil y preadolescente con Mickey Rooney.

 "Recuerdo - relata en uno de sus recuerdos de aquella época - que a Rooney y a mí nos hacían trabajar todo el día hasta el límite del agotamiento. Nos daban todo tipo de pastillas estimulantes para mantenernos en pie, incluso cuando ya no podíamos más. Luego nos llevaban a la enfermería y nos hinchaban a calmantes para que durmiéramos. Al cabo de cuatro horas nos despertaban, volvían a suministrarnos estimulantes y nos hacían trabajar más de 72 horas seguidas..."

¿Es extraño que el alcohol y las drogas la apartaran, finalmente, del mundo musical y del cine?

La madre de Natasha Nikolaevna Gurdin, la cambia el nombre por el más comercial de Natalie Wood y le contrata un representante a los cinco años. Ella sí que tenía claro aquello de "Vive de tus padres hasta que, cuanto antes, puedas vivir de tus hijos"

Pero... ¿Cuál es el atractivo de la infancia en la imagen multimedia?

Para Henry Wallon (1959)  la psicología nos enseña que el conocimiento del niño engendra el conocimiento completo del ser humano a través de todo el ciclo vital.

El gran problema es que el descubrimiento multimedia de la infancia no ha sido suficientemente respetuoso con ella, ha sido explotada hasta los límites de la falta de ética y moralidad con fines  escandalosamente comerciales.

Lo que es incuestionable es que los niños que adquieren una fama temprana y desproporcionada pueden llegar a ser víctimas de diversas formas de neurosis infantiles, ya que sus circunstancias sociales extraordinarias no se adecúan al nivel de desarrollo afectivo y emocional que corresponde a su edad. Es lo Anna Freud llamara "disarmonía evolutiva". Como consecuencia de este desequilibrio evolutivo podrían derivarse rasgos patológicos en la organización de una personalidad que es inmadura y en pleno proceso de desarrollo temprano. Esto daría lugar a niñas - y niños - con una profunda intolerancia a la frustración, tiránicamente caprichosas y con actitudes propias de un carácter insoportable.

 

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204