Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 18 de septiembre de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Piaget: el juego y el niño

La teoría Piagetiana expresada en "La formación del símbolo en el niño" propone el juego como el mejor método de aprendizaje del niño.

El pensamiento en la infancia está guiado por pensamientos lúdicos.

Los niños juegan, se divierten, pero también gracias a ello aprenden.

El niño toca, chupa, observa, intenta asimilar mediante sus sentidos todo aquello que forma parte de su entorno, quiere conocer, saber, le interesa el aprendizaje.

Una vez que repite estos procedimientos para conocer, se crea una acción que el propio niño reconoce, formándose en su pequeña mente aún no desarrollada una serie de esquemas que con el tiempo se consolidarán y se harán suyos. De forma que cuando el proceso vuelva a ocurrir, el niño lo identificará, sabrá qué significa, entonces habrá aprendido ese concepto.

El juego se convierte así en esos movimientos (chuparse el dedo, hacer sonar un sonajero...) que el niño hace por placer y mediante los cuales va aprendiendo.

Mediante el juego, el niño crea mundos, inventa historias, desarrolla su capacidad de imaginar, empieza a asimilar los diferentes roles: el príncipe que salva a la princesa, al que atribuye buenos adjetivos como valiente, héroe; el ogro que tiene capturada a la princesa, el cual es egoísta y malo... y por medio de sus historias, intenta convertirse en el príncipe, imitándolo y reconociendo que prefiere tener los adjetivos buenos que los malos.

Así, el niño va aprendiendo valores, lo que está bien, y lo que no lo está.

El juego también le enseña a respetar y a responsabilizarse de sus actos.

En cada juego hay una serie de reglas que deben cumplirse, estas reglas en el futuro serán las normas que rijan la sociedad, la vida.

Hay que reconocer los errores, los fallos que se producen en el juego y responsabilizarse de ellos, saber que hay veces que uno mismo tiene la culpa de algo, que no siempre la tienen los demás.

Hay que saber ganar y reconocer cuando se pierde.

Todo esto se aprende en el juego, y todo esto se repetirá en la vida con cosas más serias.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204