Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 30 de noviembre de 2021

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Bakemono: Yokai, Nohai, Yurei y Tsukimogami en el folclore japonés

BAKEMONO: YOKAI, NOHAI, YUREI Y TSUKIMOGAMI EN EL FOLCLORE JAPONÉS

Enrique Vázquez Gómez

Japón presenta una cultura muy diversa y singular a partes iguales, la influencia de algunos dioses griegos por la influencia de Bactria en tiempos de Alejandro Magno y las relaciones culturales de India, China, Corea, Mongolia y Rusia con los que ha tenido relaciones de amistad y beligerancia a lo largo de los siglos han conformado parte de su identidad, pero sus conflictos internos y el aislamiento y cierre de fronteras durante el periodo Edo (actual Tokio) o Shogunato Tokugawa (1600 - 1868) debido al mandato del linaje de Tokugawa Ieyasu tras la victoria decisiva en la Batalla de Sakigahara (1600) paraobtener el control del país tas un intento de unidad estatal pactado, el "Consejo de los 5 Regentes" liderado por Toyotomi Hideyoshi, un Ashigaru (soldado raso) que llegó a ser Daimio o Señor Feudal. Autores como Toriyama Sekien (1712 - 1788), autor de "El desfile ilustrado de la noche de cientos de demonios", libro ilustrado de diferentes Yokai o Sigueru Mizuki (1922 -2015) creador de Mangas como "Kitaro del Cementerio", dejaron todos los posos para estos seres terminaran por medrar hasta tener toda la fuerza cultural que poseen ahora.
Para empezar, hay que comprender que corrientes religiosas y filosóficas se siguen en Japón. En el País del Sol naciente, a pesar de la escasísima influencia cristiana llegada a manos de los países europeos, el Budismo y en Sintoísmo son las dos grandes religiones de la nación, y en ocasiones la influencia entre ambas es tan grande que se combinan entre ambas. Además, el Animismo que se da en parte de China, Mongolia y parte de Rusia, en especial la nororiental; ha sido de gran influencia junto a las ya mencionadas. Para hacerse a la idea, la creencia de que todo tipo de ser posee espíritu es muy fuerte, a tal punto de que no sólo hablamos de seres humanos y animales, los vegetales e incluso los seres inertes poseen alma en esta cultura.
En muchos mitos, leyendas y cuentos tradicionales, los protagonistas suelen ser gente humilde que consigue grandes logros o que tras una traición consigue vengarse y recuperar el honor perdido personal o transgeneracionalmente, o bien se trata de guerreros y señores de alta cuna que luchan contra seres monstruosos salvando princesas. También nos podemos encontrar a hombres y mujeres que se enamoran de espíritus de otros animales o árboles.
Sirviendo esta parte de introducción, es hora de identificar a los diversos seres sobrenaturales que rodean el folclore local. En el Kojiki o Furukotofumi "Registro de cosas antiguas" libro que nos habla de la historia de Japón, se habla también del origen divino y la creación de las islas niponas, donde los Kami (dioses) van teniendo una inmensa descendencia hasta que el primer Emperador de Japón descendiente de esta dinastía se instaura con los 3 tesoros nacionales (El espejo de Amaterasu Yata no Kagami, la espada Kusanagi y la joya Yasakani en forma de magatama, similar a un haba) y posteriormente hasta la 33ª Emperatriz Suiko (554 - 628).
Teniendo en cuenta el gran número de deidades, muchos de los Kami pasaron a caer en desgracia, perder parte de la importancia anteriormente representada o pasar a tener una visión perversa a manos de la población, lo que daría origen a una parte de los Bakemonos, los Yokai.
Estos seres, los Yokai, no necesariamente son malignos, siendo en ocasiones beneficiosos, juguetones o bromistas. También los hay pueden jugar factores en ambos sentidos, un ejemplo son los Tengu (en la imagen), seres que habitan las zonas boscosas y montañosas de forma ermitaña y que en ocasiones secuestran niños o aldeanos, pero que a su vuelta acaban siendo bendecidos como expertos líderes, grandes guerreros y muy sabios. Los hay devoradores de humanos como los Oni (ogros o demonios) e incluso pueden convivir felizmente con los humanos hasta el punto de tener hijos en común, los Nohai (Inuyasha sería un ejemplo en el manga).
En cuanto al aspecto, podemos encontrarnos seres antropomórficos, muy frecuentes, como los monjes ciclópeos, absurdios, monjes gigantescos, parturientas la afamada Yuki Onna (Dama de las nieves). En este sentido, la edad no es un problema, pues los hay de todas las edades como el Zashiki Warasi (niño de la sala) o ancianos (babaa o jijii (abuela y abuelo respectivamente) ya sean montañeses o algo olvidadizos).
Por otro lado nos podemos encontrar gran número de Henge Yokai o Yokai zoomorfos, como el Kitsune (zorro), Tanuki (perro mapache), Kamaitache (comadreja falcada), Nekomata (gato de 2 colas), Nue (quimera), Nezumi (Rata) o el Inugami (perro). Los hay cuyo origen son realmente truculentes, pues para crear un Inugami se enterraba a un perro hasta el cuello dejando comida cerca de su hocico para que intentase comer. Tras 3 días intentándolo sin lograrlo, se le cortaba la cabeza y se obtenía este poderoso perro esclavo y fantasmal con el que el dueño obtenía todo lo que quisiese. Eso sí, a posteriori la familia quedaba maldita y repudiada. No hay que olvidar que muchos de estos seres se transformaban hasta obtener una apariencia humana (en especial zorros y Tanukis) como son los afamados Kitsunitsuki (Naruto Uzumaki es un ejemplo en el manga) o causar grandes cambios atmosféricos como fuertes vientos causados por el Kamaitachi (Kama significa hoz e Itachi comadreja). También ha seres de un aspecto mixto como las Neko Musume o mujeres gato.
Ahora bien, ¿Puede un objeto ser un Yokai? Sí, son los llamados Tsukumogami, objetos abandonados que tras pasar 100 años cobran vida, son muy variados, desde discos a seres creados con cubertería, paraguas o biwas (laúd japonés).
Ya sólo nos quedan los Yurei, estos seres, a diferencia del resto, no poseen cuerpo como tal, son espíritus de seres a los que les falta algo por cumplir, ya sea un logro personal, ayudar en un logro ajeno por compromiso en vida o por venganza a algún traidor. Suelen ser representados como personas con cuerpo más blanco de lo normal y generalmente sin mostrarnos la parte inferior del cuerpo (algo similar a Europa recordando a la aparición del padre de Hamlet).
Cabe mencionar que ver el desfile nocturno de cientos de demonios, es algo similar a "La santa compaña", una aglomeración de demonios que al verlo anuncia para aquel la presencia, una muerte cercana.
La lista de estos seres es muy amplia, pero a modo introductorio espero que sea de vuestro agrado

 

 

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204