Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 22 de septiembre de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Fútbol madrileño: eterna disputa entre vecinos

En el pasado mes de mayo, en el ámbito deportivo del fútbol, los equipos con más tradición de Madrid disfrutaron de las merecidas conquistas de un título de liga y de Europa paralelamente, y de cómo no, sus tradicionales festejos en las madrileñas fuentes de Cibeles y Neptuno. Sin embargo, lejos de contentarse, las dos aficiones a pesar de ser centenarias vecinas, parecen seguir sin saber mirarse con buenos ojos. Hablamos, cómo no, del Madrid y del Atleti.

 

El mes pasado, los aficionados al fútbol simpatizantes del Real Madrid o del Atlético de Madrid pudieron festejar junto con los jugadores de sus equipos los títulos de liga (por parte merengue) y de Europa (por parte colchonera). En Madrid, las céntricas fuentes de Cibeles y Neptuno son el punto de encuentro de ambas aficiones a la hora de celebrar y festejar todo triunfo. Pero personalmente, me sigue sorprendiendo la falta de respeto que se respira en el ambiente cuando uno de los dos equipos obtiene algún éxito.

Prepotencia, envidia, antideportividad o intolerancia son algunos de los aromas que se pueden respirar en la capital madrileña cuando Madrid o Atleti se hacen con algún título o celebran algún triunfo deportivo.

La afición a un deporte tan noble como es el fútbol no debería ensuciarse con faltas de respeto constante por ambas partes, y si alguien se considera "aficionado al fútbol" promoviendo actitudes tan lamentables, debería replantearse su afición, ya que no es digno de llamarse aficionado. Podemos expresar nuestras opiniones libremente, pero cualquier opinión que encierre insultos o faltas de respeto hacia personas por su condición de atlético o madridista, no son respetables ni se deben aceptar bajo ningún concepto.

 

UN AFICIONADO AL FÚTBOL DE VERDAD JAMÁS FALTARÍA AL RESPETO A LOS AFICIONADOS RIVALES. SI LO HACE, NO ES DIGNO DE ESTE DEPORTE.


¡Rivalidad claro que sí! En el fútbol hay que rivalizar y competir, porque es un deporte de lucha y de entrega, pero siempre bajo el lema de la UEFA: fair play (juego limpio), tanto en el campo como fuera de él.

No tenemos la obligación de tener que alegrarnos por los triunfos de nuestros rivales, pero sí debemos respetar a quien disfruta de un merecido triunfo y se siente feliz por pertenecer a un equipo ganador.

Los primeros que deben dar ejemplo con este mensaje de respeto y tolerancia, sin ninguna duda, son los protagonistas del deporte, ya sean futbolistas o celebridades del entorno. Actitudes provocadoras y soberbias hacia el público en muchas ocasiones provocan el estallido de éste. Los afortunados que tiene el privilegio de ser actores en esta gran función deportiva del fútbol deben tomar conciencia y ser capaces de interiorizar que son el espejo en el que se miran los niños. ¿Qué aficionado del Atleti no soñó alguna vez con haber querido ser de mayor como Gárate, Kiko, el Kun o Falcao? ¿Acaso los niños del Madrid no quieren ser como cualquiera de sus estrellas? Ellos son los primeros que deben dar ejemplo y hacer propaganda del juego limpio entre rivales directos, entre vecinos.

Mientras tanto, papás y mamás de niños forofos, hermanos y hermanas mayores de peques soñadores y futboleros, predicad con un ejemplo sano, el ejemplo de la deportividad. Los "piques sanos" son buenos, la tolerancia es necesaria, pero no fomentemos el odio y el desprecio a gente exactamente igual que nosotros por llevar una bufanda blanca o a rayas envolviendo su corazón.

Felicitemos a nuestros rivales cuando ganan merecidamente y respetemos la creencia de cada uno dentro de esta "religión" del fútbol.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204