Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 24 de septiembre de 2019

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Entrevista a Salva Rubio

Salva Rubio (Madrid, 1978) es escritor, guionista y algunas cosas más. Como guionista, desarrolla su actividad en los campos del cine, televisión, animación y cómic, trabajando actualmente en el desarrollo de cuatro largometrajes para diferentes productoras españolas. Ha ganado diversos premios de guion y fue finalista del prestigiado Premio SGAE de Guión Julio Alejandro. El corto Checkout, escrito y codirigido por él, fue preseleccionado para los Premios Goya 2010. Es analista literario y de proyectos cinematográficos, y recientemente ha publicado el cómic Robinson Croissant, así como el ensayo Metal Extremo: 30 años de oscuridad (1981-2011), el más ambicioso publicado en el mundo sobre la materia. Es licenciado en Historia del Arte por la Universidad Complutense y máster en Guion de Cine y TV por la Universidad Carlos III. Disfruta pintando retratos al óleo, componiendo canciones y realizando fotografía arquitectónica.

 

Salva, en tu vida has pasado por etapas muy difíciles que han podido ejercer un cambio en ti, y hay veces que es complicado pensar en positivo por estos motivos. Esto sin duda, es un rasgo frecuente en tus trabajos. ¿Sigues buscando algún tipo de cambio específico, o ya lo has encontrado? ¿Qué crees que es lo que hace cambiar a las personas?

Pensar en positivo es la base de mi vida, como persona y como artista. En ocasiones, es un desafío, ciertamente, mantener esta actitud, especialmente cuando en tiempos de tanta incertidumbre como en los que vivimos, la mayor parte de las noticias que nos llegan provocan sensaciones negativas, como el miedo o la ira. Sin embargo, como repetía uno de mis referentes, Marco Aurelio, somos dueños de nuestras emociones y solo si queremos, hemos de sentir algún mal. Y ¿quién quiere sentir ese mal?

Sobre mí, busco cambiar un poco cada día; aprender y asegurarme de que evoluciono. Cada vez tengo más claro que a las personas, tanto en nuestros objetivos, como en nuestro estilo de vida o relaciones, nos perjudica pensar que "ya hemos llegado" a donde nos habíamos propuesto llegar, lo que detiene nuestra evolución y aprendizaje. Todo lo contrario: los cambios e iluminaciones han de llegar cada día, a partir de nuevos desafíos y lecciones.

Y lo que hace cambiar a las personas... Precisamente estoy convencido de que una de las cosas que nos hace cambiar es enfrentarnos a lo inesperado, a lo indeseado, a lo que cambia nuestras expectativas sobre la vida que nos construimos. Es por ello que en "Zíngara: Buscando a Jim Morrison", partí de un personaje que, comienza queriendo, literalmente, no cambiar de postura en lo que le queda de vida.

Hemos podido observar una gran muestra polifacética en ti. Guionista de cómics, series, cine y televisión... además de fotógrafo. ¿Cuál es tu secreto para rendir a un nivel tan alto en tantas facetas laborales?

En realidad, es muy sencillo y cualquiera puede hacerlo. Como decía Blake Snyder, uno de los maestros con los que tuve la suerte de aprender, solo hay tres cosas necesarias: concentración (no dejarse distraer de lo que tenemos entre manos), disciplina (invertir el esfuerzo y tiempo necesarios hasta lograr cumplir el objetivo buscado) y energía positiva (saber divertirnos en el proceso e impregnar lo que hacemos de amor, pasión y cariño).

Te has codeado con varias editoriales. ¿Cómo has vivido el entorno de este mundo? ¿Suele haber una figura pedagógica en ellas? ¿Cómo fomentarías este perfil en las editoriales?

En realidad, más que en "editoriales" como entidades impersonales, pienso en las personas que trabajan allí, con nombre y apellidos, cuya pasión es publicar libros. ¡Es mágico el momento en que ellos y yo nos damos cuenta que queremos hacer realidad el mismo libro! Compartir pasiones es una de las cosas que más une a la gente en este mundo.

En ese sentido, esa "figura pedagógica" de la que hablas es, para mi, el editor, una persona que sabe mucho más que cualquier escritor sobre cómo hacer realidad ese libro y a la que conviene escuchar, pues obra en nuestro favor.

¿Cómo fomentar ese perfil? ¡Difícil pregunta, pues no está en mis manos! En cualquier caso, hoy en día es más fácil (y barato) que nunca montar nuestra propia editorial y convertirnos en editores, por lo que cualquier persona que crea tener ese perfil debería probar suerte; y si su perfil es pedagógico, tanto mejor, pues ya lleva parte del camino recorrido.

Desde tu experiencia, ¿qué consejos darías como guionista a un profesional de la educación que estuviera involucrado en la tarea de crear e innovar nuevos guiones y personajes de cómics? ¿Qué papel juega realmente un educador en esta tarea?

Sinceramente, creo que los escritores no hacemos más que contar una y otra vez las historias que ya eran viejas en los tiempos en que se narraban mitos ante una hoguera. Me gusta reconocerme en esa tradición, y por eso recomendaría a cualquier profesional, educador o padre que parta siempre, para sus enseñanzas, de Homero, Ovidio, el Rubaiyat, el Kalevala o a cualquiera de esas sagas cuyo origen se pierde en los albores de la palabra. Creo que, aunque muchos de esos mitos e historias pueden parecer alejados de nuestra realidad, una lectura y reflexión profundas nos revelan su validez para seguir hablando del mundo de hoy, pues los protagonizan seres tan humanos como nosotros.

¿Qué personajes literarios o fílmicos te han servido de inspiración y por qué? ¿Cuáles han sido tus aportaciones más notables?

¡Hay tantos! Pero sin embargo, la figura de Marcel Proust ha marcado mi manera de ver este mundo. Cuando tras acabar "En Busca del Tiempo Perdido" leí cómo dejó su tan anhelada vida social para invertir la poca vida y salud que le quedaba en encerrarse para componer esa novela inalcanzable (gesto con el cual, el título cobra todo su sentido), me di cuenta de hasta qué punto había una paradoja entre vivir una vida y detenerse a narrarla, el sacrificio que ello supone y la dignidad de ese intento, como objetivo vital.

La música también está presente en tu obra. ¿Es amplio tu espectro de estilos musicales? ¿Qué artistas de la música o estilos han marca tu vida? ¿Cómo ves la música actual y futura?

Como bien dices, la música ha marcado todos los niveles de mi vida, hasta el punto de que mi primera publicación fue el monumental (si se me permite decirlo) ensayo "Metal Extremo", de más de 600 páginas. Un estilo que tanto contribuyó a hacerme una persona abierta de mente, lo que puede resultar paradójico para tantas personas que entienden tal estilo como algo cerrado y monocorde, cuando es una de las músicas más ricas y abiertas que hay.

En cualquier caso, mis escuchas no solo se centran en el universo metal, pues uno de mis objetivos personales es apreciar todo aquello que se me escapa: por eso, entre mis músicas favoritas, están estilos tan alejados como el cabaret europeo de entreguerras.

Sobre la música actual y futura, vivimos un momento en que cada vez hay menos prejuicios sobre lo que rodea a cada música y el público va liberándose de la obligación de pertenecer a un grupo cultural o social determinado para apreciar músicas "ajenas": es por ello que me alegra tanto que en un festival del perfil del Primavera Sound hayan tocado Napalm Death, Mayhem u Orthodox.

También hemos podido observar el gran uso que haces de las TIC y las redes sociales. A parte del empleo que las puedas dar para la difusión de ideas y trabajos o mantenerte en contacto, ¿pueden servirte como fuente de inspiración para tus trabajos? ¿Crees que en la sociedad actual, alguien que no hace uso de las redes sociales tiene las mismas posibilidades de triunfar laboralmente que otra que sí las utilice?

Creo que aquellos que vivimos esta época somos unos privilegiados por presenciar un cambio tan significativo en cuanto a las relaciones humanas; las redes sociales me intrigan mucho y me producen una gran curiosidad en cuanto a la cantidad de gente con la que podemos conectar, o encontrar una importante significación mutua; aunque también me intriga mucho recordar que son herramientas al servicio de empresas privadas y como tales, debemos vigilarlas estrechamente: desde Orwell a hoy en día, esto también es una fuente de inspiración inagotable.

Y, como bien dices, creo que las redes sociales proporcionan una serie de utilidades comunicativas que favorecen el trabajo efectivo. ¡Dicho sea esto, reconozco que soy de aquellos a los que Twitter les cuesta especialmente! Si queréis echarme una mano, soy @RubioSalva. ¡Seréis bienvenidos!

Ante tanto trabajo, hay que saber compaginarlo con el tiempo de ocio. ¿Tu entorno laboral te ofrece la posibilidad de tener mucho tiempo para ti? ¿Cómo consigues compaginar todo?

Tengo la suerte, y lo digo de verdad, de que hago para trabajar lo que solía hacer en mi tiempo de ocio: escribir y embarcarme en proyectos diversos. Para mí, más que "ocio", hay actividades de "dar", básicamente aquellas en que produzco material, y las de "recibir", como la lectura, visitar una exposición o acudir a un concierto. Unas retroalimentan a las otras para inspirarme y relajarme, así que esa compaginación consiste en hallar un equilibrio entre las dos.

Los viajes dan pie a la educación y a la cultura, a una tener una perspectiva más amplia y abierta del mundo, a plantearse nuevos interrogantes y en muchas ocasiones, a inspirar historias. ¿En tu vida sueles hacer viajes? ¿Hay alguno en concreto que te haya inspirado de manera especial?

Más que planificar dichos viajes, dejo que la vida me sorprenda: cosas como recoger un premio en un lugar inesperado, acudir a un curso en un lugar al que, de otra manera, no hubiese ido o lanzarme a la carretera sin una idea clara de dónde ir son cosas que me proporcionan un gran placer, pues generan todo tipo de emociones y expectativas.

El viaje que más me marcó fue, sin duda alguna, el que realicé en solitario a la ciudad de Londres, durante diez días, con tan solo diecinueve años de edad. Encontrarme solo, con tan poca experiencia en la vida, lejos de mis padres o de cualquier seguridad me provocó una especie de despertar de la conciencia que aún me nutre para escribir y vivir.

Para terminar, ¿qué consejo darías a los lectores de E-innova? ¿Alguna reflexión en especial?

¿Qué consejo podría dar a los lectores que leen una revista sobre aprendizaje, cuando son ellos los que mejor podrían aconsejarme a mí? Tan solo que sigan esforzándose por aprender, que sean curiosos y se pongan desafíos para seguir aprendiendo en cada vuelta del camino.

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204