Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 11 de julio de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

La creatividad de la danza en el aprendizaje y desarrollo de la personalidad de los adolescentes

Cada persona es única y por ello es importante que se desarrolle en su totalidad y aporte a la vida lo mejor de sí misma.

 

Desde el punto de vista de diferentes autores, podemos hablar de personalidad como la máscara que cada persona muestra, las características que cada persona tiene, las cualidades y defectos de cada persona, individual y determinante sobre su manera de entender, de actuar, de expresarse, de comunicarse, de avanzar, de sentir, de disfrutar del contexto en el que vive.

La etapa de la adolescencia es clave para abrir la mente, elegir caminos y aprender del entorno. Desde diferentes puntos de vista, como el físico, el psicológico, el social, hablamos del desarrollo de la personalidad como un camino largo y complejo, en el que entran en juego diferentes aspectos, como la autoestima y la identidad del adolescente. Por ello, definimos estos dos conceptos:

Se define la autoestima como la evaluación global del Yo, unida al valor propio y a la autoimagen. Según Offer (1991), existen 5 YO: el yo psicológico, el yo social, el yo de afrontamiento, el yo familiar y el yo sexual.

Según Erikson (1972), se define la identidad como el interés del individuo por saber quién es, cómo es y hacia dónde se dirige. La formación de la identidad no es sencilla ni repentina; supone compromiso con una vocación, con una postura ideológica y con una orientación sexual como mínimo. Durante la adolescencia las decisiones empiezan a dar lugar a la identidad.

Actualmente, los docentes españoles están siendo cada vez más críticos con el sistema educativo. Buscan nuevas vías, nuevas metas a los alumnos del nuevo milenio. Y una de esas metas es potenciar sus aptitudes individuales de manera creativa. Como dicen Winter y Nuss en su libro adolescencia y aprendizaje, "el proceso creador consiste en experimentar la vida naturalmente, de una manera propia; utilizar los propios recursos en la solución de los problemas; conservar la propia identidad en todas las relaciones con el medio". Además unen dos conceptos clave: el proceso creador y la auto-aceptación. "Según parece, es imprescindible que uno se acepte a sí mismo con el fin de poder ser uno mismo" En este punto entra en juego la autoestima, y podemos observar claramente la relación de autoestima de Offer, con el concepto de creatividad. La persona con bajo grado de autoestima, no se mostrará espontánea, sino dependiente de imitaciones y opiniones de sus relaciones familiares y sociales entre iguales. (Winter & Nuss, 1978)

Marta Castañer, en su libro Expresión corporal y danza dice: "La danza no es sólo un producto -una coreografía, un espectáculo- es un proceso creativo y artístico que utiliza como material el lenguaje gestual del cuerpo. Ello le confiere la posibilidad de poder reiniciarse desde el primer paso o acción gestual, como han dicho varios autores y profesionales de la danza en la vasta y misteriosa selva del arte y del acto creativo." (Castañer, 2000)

Cuando relacionamos el desarrollo de la personalidad con la práctica de la danza, encontramos muchos caminos que convergen juntos hacia el mismo objetivo.

Primero diferenciaremos en qué lugar se dará la práctica de dicha actividad física, la danza. Serán muy diferentes los resultados en los adolescentes, si la práctica es durante una Unidad didáctica en la clase de educación física, o si es en una academia con una motivación propia.

Si hablamos de intentar mejorar la autoestima y ayudar a ir consagrando su identidad en el  aula de educación física, se podrá plantear como una exhibición de talentos, por grupos, por parejas, o individual, siempre relacionado con la expresión corporal, con el ritmo, con la música, con la comunicación, con las emociones, con un mensaje que enviar a los que lo reciban. Una manera de que indaguen en su interior para mostrar al resto de sus compañeros un mensaje, a través del movimiento, del compás, de los gestos, de los silencios, de una interpretación corporal que salga de su interior, que ellos elijan y ellos trabajen.

En el aprendizaje de una danza es primordial saber qué se quiere enseñar, y así conseguir una enseñanza eficiente. En el libro La danza en la escuela de Herminia María García Ruso se especifica los dos estilos de enseñanza más idóneos de  utilizar en la danza. Dos estilos completamente diferentes y opuestos pero complementarios y útiles dependiendo del objetivo a conseguir.

H.M.García dice "Los diferentes estilos de enseñanza no son buenos o malos en términos absolutos, sino en función del tipo de ayuda que ofrecen al propio proceso de enseñanza-aprendizaje." Los estilos propuestos dependerán en su mayor medida de si la importancia se le da al modelo de la danza en sí mismo, utilizando la instrucción directa, o si por el contrario lo que predomina es la creatividad, siendo entonces la resolución de problemas el estilo utilizado.

La instrucción directa se basa en la observación e imitación del modelo, sin tomar ninguna decisión. Donde la exactitud y la eficacia del movimiento son características del propio modelo de enseñanza-aprendizaje. Un aspecto importante dentro de este estilo es el feedback, que proporciona información constructiva, específica, descriptiva y positiva.

Sin embargo la enseñanza a través de la resolución de problemas da libertad a los alumnos siguiendo unas pautas del profesor, donde los alumnos tomen decisiones, motivándoles a encontrar nuevas formas de utilizar sus gestos, sus movimientos, de utilizar el espacio y el tiempo, de trabajar de manera individual o con el resto de compañeros... un aprendizaje que tiene su origen en la capacidad de los alumnos para configurar sentimientos e ideas y darle sentido a la realidad. (García, 1997)

Si, por el contrario, hablamos del adolescente que acude a una academia de baile, aquí se pueden observar diferentes aspectos:

 

  • En primer lugar, la persona elige ir a la academia de danza. Ya muestra esa motivación, ya se ha cuestionado diferentes preguntas a las que dar respuesta, por lo que según Marcia, está tratando con la crisis y compromiso en el desarrollo de la identidad. J. Marcia habla de 4 estatus de identidad: Identidad difusa (no crisis, no compromiso), Identidad hipotecada (se han comprometido, pero no lo han elegido), Moratoria de Identidad (han experimentado la crisis, es decir han elegido, pero no muestran interés, no están comprometidos) y el Logro de Identidad (han elegido y tienen interés, crisis y compromiso)
  • Después, ha de tomar una decisión, el estilo de baile que quiere experimentar. Existen multitud de estilos, que se encuentran muy unidos a diferentes gustos musicales, sentimientos, energías, momentos de la vida. Puede ser ballet clásico, flamenco, baile moderno, danza oriental, etc...

 

Erikson interpreta que el fracaso en lograr la identidad tiene base en la confusión de roles. (Rappoport, 1986)

Dentro de las 11 identidades que Erikson apunta durante la adolescencia, se pueden señalar:

 

  • Identidad vocacional, como la necesidad de bailar y expresar con el cuerpo a todas horas, con el sentimiento de querer dedicarse profesionalmente al mundo del arte corporal, de la danza profesional.
  • Identidad motivacional, como una actividad que le gusta, que le hace sentir bien, que cada vez se tiene nuevas metas que se van consiguiendo y avanzando poco a poco.
  • Identidad de género, al consolidar el grado de masculinidad o feminidad que poseen las personas a través de la danza.  Por ejemplo, es muy común pensar que un bailarín es homosexual al dedicarse a la danza clásica profesional, y sin embargo un bailarín profesional de break dance o danza urbana sea heterosexual; dedicándose ambos al arte de la danza. Una de las metas podría ser romper con los estereotipos y disfrutar de lo que a cada uno le gusta, sin sentirse incómodo por los pensamientos límite de la sociedad.
  • Identidad cultural, pues es una manera muy fácil y divertida de acercarse a nuevas culturas, a través de sus danzas populares.
  • Identidad en la personalidad, pues la manera de moverse o de actuar dentro de una clase indica rasgos muy significativos de la personalidad, la introversión o extroversión, de hostilidad, de amistad, etc...
  • Identidad física, refiriéndonos a la imagen corporal. Están muy definidos los estereotipos que representan los estilos. Unos ejemplos:

 

 

 

BALLET CLÁSICO

DANZA URBANA

DANZA FLAMENCA

ROPA

Zapatillas de ballet, medias, maillot, pelo recogido.

Ropa ancha, sexi, deportiva, gorras, pelo suelto.

Zapatos de tacón, falda con volantes, abanicos, mantones.

ACTITUD

Disciplina, técnica, esfuerzo, dedicación,  sacrificio, emoción.

Desenfreno, diversión, técnica, dedicación, alternativo.

Sangre flamenca, potencia, emoción, técnica.

 

 

  • Para finalizar hablamos de comunicación a través de la danza, a través del cuerpo. Ya no es una comunicación verbal, controlada, meditada, sino una expresión del cuerpo, controlado, pero con otro medio, más visual, más expresivo, más emocional. Tanto el que lo ejecuta como el que lo recibe, tienen abiertos los canales de comunicación interpersonal. La danza está dentro del arte que es un medio de ponernos en contacto con los demás en busca de solidaridad, es un medio de comunión y de comunicación.

 

Volviendo al YO, se habla de un YO social. Me gustaría hacer referencia a la importancia durante la adolescencia a las relaciones sociales entre iguales. En la adolescencia, aquellas personas con problemas y debilidades sobre sí mismas, se dejan llevar por los demás, sin ser conscientes de las consecuencias que sus actos provocan a medio y largo plazo. Una manera de relacionarse socialmente, puede ser a través de la actividad física, en este caso de la danza, y con más hincapié en el desarrollo individual y colectivo a través de la danza.

También encontramos situaciones negativas al llevar a extremos la práctica de la danza. La autoimagen es muy importante a la hora de sentirse uno bien consigo mismo. Cuando queremos alcanzar objetivos y nos encontramos con barreras psicológicas sobre nuestra imagen corporal, pueden llegar a producirse trastornos psicológicos de alimentación, e inseguridad. Por ello en adolescentes con problemas psicológicos, la danza ha de ser un tratamiento terapéutico sin límites, sin presión; solo de expresión, diversión, armonía y sintonía con uno mismo. En estos momentos, las pautas de refuerzo son esenciales para la conducta social del individuo (Bandura & Walters, 1979).

En la adolescencia, el desarrollo emocional se centra en un permanente estado de estrés. En un momento se encuentran entusiasmados, como de repente, son los más desdichados. Son altibajos emocionales que no saben expresar.

Una buena vía de soltar emociones y conseguir un estado estable podría ser a través de la práctica de la danza y después una reflexión o auto reflexión, será imprescindible.

La danza es el único arte en el que nosotros mismos somos el material del que el arte está  hecho (Ted Shawn. 1955).

 

BIBLIOGRAFÍA

Bandura, A. & Warlters, R.H. (1979). Aprendizaje social y desarrollo de la personalidad. Ed. Alianza. Universidad.

Castañer, M. (2000). Expresión corporal y danza. Biblioteca Temática del Deporte. INDE.

García, H.M. (1997). La danza en la escuela. Colección la educación física en...Reforma. Ed. INDE.

Rappoport, L. (1986). La personalidad desde los 13 a los 25 años. El adolescente y el joven.  Ed. Paidós Psicología Evolutiva.

Winter, G. & Nuss, E. (1978). Adolescencia y aprendizaje. Ed. Paidós, Buenos Aires.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204