Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 26 de octubre de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Julio: El sueño de una noche de verano

La pesadilla: por lo visto esto de la ruina en la que NOS HAN METIDO, se explica de una manera sorprendente.

 

Se recurre desvergonzadamente a la metáfora - al cuento - de la "economía domestica", según la cual si una familia gasta más de lo que ingresa se crea un problema que hay que corregir y por el que tiene que padecer. Es la idea del castigo del pecado, tan querida por algunos, pero - en este caso - de un pecado que no hemos cometido. Somos nosotros, por lo visto, y no la voracidad insaciable del sistema especulativo y financiero, no los movimientos desestabilizadores enemigos de nuestra soberanía, los que hemos gastado más de la cuenta; nos quieren hacer creer que, con nuestros modestos recursos, nuestras prudentes planificaciones, nuestros humildes ahorros y -sí- también con la satisfacción de contadas ilusiones, tal vez innecesarias pero que constituyen el pequeño aliciente psicológico del esfuerzo cotidiano, hemos despilfarrado fortunas. No se puede decir - claro - que como los magnates, aquellos incluso en los que hemos confiado nuestros limitados recursos, han querido tener aún más poder económico y han ido más allá de los límites, nosotros -la gente corriente- tenemos que pagar lo que han perdido por haber querido ganar demasiado. El riesgo PRIVADO bancario no es, ni por asomo, el riesgo soberano. Y ahora se nos quita, cada vez más, para pagar la deuda inmensa contraída por los que nos han arrebatado nuestras esperanzas, ilusiones y la confianza en el futuro que es lo más grave que se le puede quitar a alguien. Y así pensaban seguir, con las falacias de los lenguajes autoritarios e incluso con todo tipo de engaños y falsedades.

El sueño: pero el sol de Julio, los espacios abiertos del sur, los horizontes nuevos, y el mar - sobre todo el mar - acariciará nuestra piel, le dará el color que alejará la palidez cenicienta de los cuerpos, sugerirá sensualidades e invitará a seguir soñando con hermosas realidades posibles, el fin de la subordinación del pueblo soberano a las élites financieras capitaneadas por los "bárbaros" del norte. Soñaremos - en las noches cálidas del estío - con la victoria de la economía de la innovación productiva, que busca el bienestar de la humanidad, sobre la del capital especulador. Soñaremos con lo que hemos de empezar a poner en marcha con los primeros vientos otoñales para empezar a reconstruir, con la inspiración de lo mejor para todos, un mundo que ya está hecho pedazos.

Soñaremos con la recuperación del derecho universal a la educación y a la sanidad que hará de nosotros una sociedad con dignidad humana y no una sociedad pelele manteada a los cuatro vientos por aquellos que todavía creen que podrán seguir actuando, para mal de los ciudadanos, con la más absoluta y dañina tranquilidad.

Sí, nosotros seguiremos soñando en una noche de verano.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204