Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 24 de septiembre de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

¡Madrid, Madrid: qué bien tu nombre suena, rompeolas de todas las Españas!

Como en los versos de Antonio Machado, Madrid no ha podido ni puede ser, de nuevo, indiferente al clamor de todo un pueblo. Y es que, a pesar de nuestros lamentables acontecimientos históricos, a pesar de algunos de los personajes que la rondan, Madrid, frente al festín de los especuladores, frente a aquellos que quieren liquidar nuestra soberanía, frente a quienes no consienten que España- la del inmenso sur- se ponga a la cabeza de una Europa solidaria, seguirá siendo siempre espíritu de rebeldía, de dignidad y de progreso.

 

La esencia de Madrid es la de un pueblo pacífico, pero con sentido de la justicia, con sentido de la independencia. Nunca ha soportado que otros, con crueldad y dirigidos desde muy lejos - ajenos a sus verdaderos intereses - la gobiernen con requiebros, advertencias y amenazas.

Bien es verdad que últimamente no hemos podido decir su nombre con el énfasis que merece, que las letras que componen su palabra - al igual que sus estrellas - languidezcan; que no podamos mencionarla con orgullo. Pero Madrid entre las ruinas de la pobreza, la educación, la cultura o la sanidad, entre las cenizas de un Gran País intencionadamente abrasado, sabrá resistir y vencer. Madrid tiene una larga tradición de resistencia, incluso cuando ha sido abandonada por aquellos que tenían la obligación de ponerse al frente del cuidado de sus gentes. La vieja ciudad sabe ya, sobradamente, que no necesita de nadie, ni de cobardes, ni de vanidosos ni de mediocres, menos aún de "salvadores" tahúres y corruptores, sabe que - como en otras muchas ocasiones- sus habitantes sabrán defenderla como símbolo de una nación que no se resignará jamás a la esclavitud.

Pero Madrid volverá a ser referente, faro de la vanguardia, fértil en la ciencia y en la cultura, engendradora de lo mejor de lo nuevo. Motivo de fe y de regeneración. Volverá a ser cuna de las ideas más avanzadas, motor imparable de trabajo y de progreso. ¡Nunca más el despotismo, nunca más la mediocridad! ¡Qué sus hijos no tengan que abandonarla por necesidad! Madrid, los madrileños, de todos los confines de España y del mundo, ¡qué bien sabrán guardarte! Madrid: ¡Qué bien tu nombre - pronto - sonará!

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204