Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 24 de septiembre de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

¿Acaso serías capaz de comprar a un amigo?

Siempre que ves que alguien adopta un gato o un perro callejero te haces varias preguntas del tipo ¿Estará enfermo? ¿Tendrá problemas de convivencia? ¿Hará muchos destrozos? ¿Sabrá donde hacer sus necesidades? como es sabido que el miedo parte del desconocimiento, vamos a aprovechar esta ocasión para aclarar estas dudas y así disipar ese miedo que hace que tantos peludos se queden sin el cariño que tantas personas les pueden ofrecer.

 

Yendo en orden, mucho antes de que alguien adopte un animal callejero primero debe pasar un hecho desafortunado: el abandono. En la calle te puedes encontrar perros y gatos de todas las edades porque la gente tiene mil "razones" para darles la espalda, pero ninguna justificable. Desafortunadamente el humano un día decide que ya no quiere más a su mascota y lo tira a la calle cuál si fuera un par de zapatos viejos, cosa que nos entristece sobremanera.

Sin entrar en detalles desagradables, lo más importante es que los peludos con suerte llegan con vida al segundo paso: el rescate. Este momento es cuando alguien se lo encuentra, lo recoge y lo entrega a una Asociación Protectora de Animales y Plantas, o APAP, o la llama y la APAP misma se encarga de rescatarlo.

El pequeño ha tenido algo de suerte pero aún nos queda el siguiente paso: la revisión. Una vez que el animal ha sido rescatado se pone en observación para determinar cualquier posible riesgo de salud. Muchos no presentan problemas físicos y se encuentran en buenas condiciones. Sin embargo otros tantos pueden presentar variedad de síntomas y en estos casos se corren todas las pruebas que se consideren necesarias. Para esto cada APAP cuenta siempre con la ayuda de veterinarios. Por último, y sobre todo si hablamos de cachorros, se les aplican siempre todas las vacunas necesarias.

Hay veces en que los diagnósticos de las pruebas no son prometedores, pero la labor de las APAP es la de recuperar a los peludos siempre que sea posible. Aquí podemos estar hablando de acciones tan básicas como suministrarles medicamentos por un par de días para eliminar un virus o tan complicadas como múltiples intervenciones quirúrgicas para recuperar huesos quebrados, para extirpar tumores o incluso para correcciones en la columna vertebral.

En este punto debe ya quedar claro que las APAP siempre velan por la buena salud de sus rescatados, y eso ya nos va despejando la primera duda, que suele ser la que más miedo da.

El siguiente paso en el proceso una vez que la APAP recupera la salud del animal es la reeducación, y esta suele ser la respuesta a todas las demás dudas. La APAP siempre se asegura de que el peludo sea lo suficientemente sociable y educado antes de ponerlo en adopción, y dependiendo de sus posibilidades esto se hace con la ayuda de casas de acogida o en instalaciones propias. Aquí se trata más que todo de demostrarles que hay humanos buenos en los que pueden confiar y así hacerles superar el trauma del abandono, sin olvidar enseñarles a comportarse como buenos chicos o chicas. La cara buena de la moneda es que los animales que han sido abandonados suelen ser muy fieles a sus nuevos adoptantes.

Como podemos ver, generalmente cuando una APAP pone un animal en adopción es porque tiene confianza en él y porque está segura de que va a ser una gran mascota. También es normal que el peludo tenga buena salud, y si este no es el caso es porque se trata de situaciones de riesgo nulo para el adoptante, que además siempre se mencionan claramente y de antemano porque ninguna APAP quiere que le devuelvan a sus adoptados, como es apenas lógico.

Si has llegado hasta aquí es porque tienes mascotas o porque estás pensando en adoptar una. Si es el primer caso te saludamos por ello, y si es el segundo, esperamos haber aclarado tus dudas y haberte acercado más a la decisión de dejar entrar un peludo en tu corazón.

A continuación, te dejamos información sobre dos organizaciones encargadas de la adopción de gatos y perros para tu información e interés:

 

  • AGAR (Asociación Amigos de los Gatos del Retiro) es una protectora que se encarga de alimentar los gatos del Parque El Retiro de Madrid. El ayuntamiento les permite residir allí pero no los alimenta y por eso lo hacemos nosotros. Además también rescatamos gatos callejeros adoptables (jóvenes o recién abandonados) para encontrarles un hogar. https://www.facebook.com/ProtectoraAgar
  • DogCity Residencia es una protectora que posee un refugio donde todos los perros rescatados conviven en libertad, con bastante espacio para correr a placer. Además de rescatar perros también somos una residencia en donde puedes dejar a tus perros cuando te vayas de vacaciones, y lo que pagas por el servicio se utiliza para los rescates. http://www.doghorsecity.org/

 

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204