Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 24 de septiembre de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

La “Curiosidad” que no mató al gato

A principios de agosto, todas las cabeceras de noticias y los titulares de la prensa, abrían con asombrosas imágenes de la superficie del planeta rojo, el cuarto del Sistema Solar. La misión de la NASA "Mars Science Laboratory" llegaba a Marte, y a partir de ese momento, el vehículo robotizado bautizado como Curiosity comenzaría su particular aventura en busca de los secretos que pudiera esconder nuestro planeta vecino.

 

Curiosity es un vehículo de exploración espacial diseñado para moverse por la superficie de un planeta o de un objeto astronómico, por lo que también recibe la denominación de "astromóvil". A pesar de que en principio esta misión comenzaría entre 2009 y 2010, fue lanzado a finales de noviembre de 2011, concluyendo su aterrizaje en suelo marciano (concretamente en el cráter Gale) el 6 de agosto de 2012.

¿Qué queremos descubrir sobre Marte? Principalmente, el objetivo de la misión espacial es responder a cuatro preguntas:

  1. ¿Existió o existe vida en Marte?
  2. ¿Cuáles son las características del clima del planeta rojo?
  3. ¿Cómo es la geología de Marte?
  4. ¿Cuáles son las características y detalles más importantes a tener en cuenta para preparar una hipotética misión de exploración humana del planeta vecino?

Dentro de la misión del Curiosity, la investigación española, por primera vez en la Historia, ha llegado a Marte. Nuestra aportación en resolver las preguntas anteriores se basa en el diseño y desarrollo de lo que se conoce como "REMS" (Rover Environmental Monitoring Station). Esta invención supone dotar al astromóvil de una verdadera estación metereológica a bordo, con el objetivo de poder monitorizar y registrar las condiciones ambientales de Marte (tales como la temperatura del aire y del suelo, la presión, la humedad relativa, la velocidad y la dirección del viento y la radiación ultravioleta). Características por tanto que servirán para dar respuestas a la segunda pregunta que la misión MSL se planteaba en un principio. Además, las condiciones climáticas de Marte son fundamentales para conocer detalles sobre la existencia o no de vida en el planeta rojo.

Esta estación REMS fue fabricado en colaboración entre el Centro de Astrobiología (CAB) del CSIC y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. Además contaba con un sensor diseñado por la UPC, y una pieza adicional creada en Finlandia.

A pesar de que tras el aterrizaje del Curiosity en Marte uno de los sensores resultó dañado (previsiblemente por un choque con una piedra pequeña), la estación REMS ha iniciado su funcionamiento de manera correcta y ya se disponen de los primeros datos metereológicos sobre la superficie del cuarto planeta del Sistema Solar. De hecho, desde la página del Centro de Astrobiología pueden consultarse los datos actualizados a diario en el siguiente enlace: http://cab.inta-csic.es/rems/marsweather.html

 

Para saber más:

¿Cómo fue al aterrizaje del Curiosity?

 

Para conocer más sobre la tecnología de REMS:

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204