Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 20 de octubre de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

El colmo de los colmos

Hola a todos, he escogido este título  por la chistosa y conocida respuesta "Que un mudo le diga a un sordo que un ciego les está espiando".

 

Quiero hablar un poco de cine adaptado, pues hace unos días pude ver una sesión de cine con subtítulos en diferentes colores según el personaje (adaptación para sordos) y con audiodescripción (para ciegos). Con estas técnicas se soluciona bastante los problemas para estas personas, pero el hecho es que la divertida pelicula de animación era española, se trataba de "Las aventuras de Tadeo Jones" repleta de guiños al inconfundibles Indiana, aun teniendo otros guiños a otras películas de época.

El caso es que Jaime, un amigo sordo que tengo desde los últimos años de la escuela. Me comentó que debido al habla española, era muy difícil encontrar subtítulos en filmes de nuestra propia nación.

No es por nada, pero la tecnología existe y hay que darle uso, sino... ¿Para que están a nuestra disposición?

En muchas ocasiones he asistido a cines adaptados para que amigos como el pueda enterarse de algo, pero los metrajes eran en idioma extranjero, generalmente inglés debido al gran poder de Hollywood, asistiendo a sesiones en versión original subtitulada (V.O.S.).

Seré breve y conciso poniendo algún que otro ejemplo, y es que si se adaptan las peliculas, nacionales y extranjeras, todo el mundo gana. Pero lo primero que hay que hacer es concienciar a la gente, no sólo de la calle, sino también a las instituciones.

Parece mentira que cueste más encontrar subtítulos a nuestro propio idioma que a idiomas extranjeros, pero todo esto no se queda ahí.

Me he encontrado con DVDs de películas que teniendo contenido sonoro en inglés, francés y español, no lo posee en las bandas para subtítulos teniendo muchos más idiomas. En el caso de "La Sombra" inglés, francés, portugués, danés, sueco, finlandés, noruego, alemán, holandés y turco. Son 10 idiomas y no aparece el español. En este caso, debido a que en ese momento Jaime no se manejaba con el inglés parece que pudo entender algo con el portugués, pero es una verdadera lástima llegar a estos casos.

Claro que menos da una piedra, pues también hay casos en los que hay contenido sonoro en estos tres mismos idiomas y no tener una sola banda para subtítulos.

Espero que poco a poco, todo esto cambie.

Las adaptaciones utilizadas en el cine es facil de llevar a cabo, es barato y fácil de entender.

Los subtítulos es una transcripción de los mensajes hablados, y es mejor si se diferencian por colores, ya que de ésta forma se entiende quién dice qué. También hay apoyo con transcripción de algunas situaciones, por ejemplo (chirría una puerta). Últimamente también existe la posibilidad de que salga un intérprete de señas en la esquina inferior derecha de la pantalla con el mismo fin debido a que hay personas sordas con la habilidad de la lectura labial y otras que son signantes.

En cuanto a las personas ciegas o con déficit visual, la solución está en los auriculares para la audiodescripción (al menos en los cines adaptados). Consiste en una descripción sonora de todas las características posibles de los personajes, paisajes y otras cosas que aparezcan en la pantalla con tal de que dichas personas entren en situación y empalicen con lo que está sucediendo.

El caso es que esto se puede llevar a cabo y los costes no son excesivos, posiblemente cueste más el paso a 3D que poner un texto en la parte baja de la pantalla y comprar unos pocos auriculares.

No me olvido de la movilidad, pero eso aún más fácil si cabe todavía. Solo se necesita habilitar rampas en los cines y aumentar el espacio de los pasillos laterales.

Existen muy pocos cines adaptados, pero todo es un comienzo, a si que por favor, por las empobrecidas educación, sanidad y cultrura al cerrar el grifo, pensemos que no será un gasto sino una inversión, hay que dejar de ser cortoplacistas.

Ya pagamos el pato en muchas cosas teniendo que ver como España gasta dinero en nuestros propios reinos de taifas al tener que poner subtítulos para personalidades de autonomías que les da por hablar en el idioma autonómico por creerse guay quedando a mi parecer como idiotas que dificultan la comunicación a nivel nacional, y que conste que veraneo en Galicia desde pequeño, y algo de gallego sé, pero no escribo o hablo en gallego con tal de fardar y molestar al personal.

Lo único que pido a todos los comunicadores es un poco de sensatez, no prohíbo aprender idiomas, tanto autonómicos como internacionales, es una gran ventaja, sólo que sepamos a que posible público nos dirigimos y ampliemos miras hacia el futuro.

¿Cómo nos verá el resto de Europa y el mundo? No seamos orgullosos queriendo ser poderosos en los reinos de taifas cuando lo que nos piden es abrirnos al mundo.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204