Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 24 de septiembre de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Trabajo y Educación

"Alguien hizo un círculo para dejarme fuera, yo hice uno más grande para incluirlos a todos".

Nativo americano desconocido

 

 

Trabajo y familia son las dos principales preocupaciones de muchos trabajadores, hombres y mujeres. Pero podemos llegar a pensar que no siempre ha sido así.

Podría decirse que antes a los hombres les preocupaba el trabajo, y a las mujeres la familia. Pero hoy son más que nunca las mujeres las que desempeñan un trabajo remunerado.

Se ha producido un colosal aumento de las familias en las que el hombre y la mujer obtienen ingresos derivados de sus respectivos trabajos, y han aumentado también mucho las familias monoparentales. A menudo los ingresos de las mujeres son vitales para la supervivencia de la familia.

Este aumento de la participación de las mujeres en la fuerza del trabajo ha inducido un cambio en los roles y las expectativas de género, tanto en la familia como en la propia empresa. A medida que son más las mujeres que pasan a desempeñar un empleo retribuido, crece también el número de hombres que comparten mucho más que antes las tareas domésticas y las funciones de atención a la familia, tradicionalmente consideradas femeninas. Pero la realidad es que la redistribución de las responsabilidades financieras en el seno de la familia no se ha visto acompañada de una redistribución equivalente de las responsabilidades de trabajo en el hogar. Que todavía son las mujeres quienes desempeñan una parte desproporcionada de las tareas domésticas. Que tienen ahora más trabajo que nunca, hasta el extremo de que podría decirse que muchas realizan un "segundo turno" laboral cada día.

Es esencial y muy importante que las empresas tomen constancia y que tanto para hombres y mujeres se pueda ajustar la vida familiar a las exigencias del trabajo; algunos problemas que acentúan esto son por ejemplo: las empresas que inician la jornada con desayunos de trabajo y se concluyen con sesiones de planificación que se prolongan durante la cena, lo cual hace que este empleado pase mucho menos tiempo con su familia en momentos clave y familiares como son el desayuno o la cena, los programas de formación es otro ejemplo que se debe tomar en cuenta en las horas que se establezcan ya que hacen que el trabajador/a tenga ausencias en el hogar.

Con pequeños cambios se reducen problemas entre el trabajo y la familia. La sociedad y las empresas en particular se van adaptando a los nuevos acontecimientos. Este cúmulo de horas laborales genera serios problemas en el tiempo que los padres y madres pasan con sus hijos y esto afecta notablemente en su educación. La compatibilidad de trabajo y familia es fundamental para el ser humano y para su proyección futura.

Cabe destacar que algunas empresas están cambiando sus métodos y procedimientos para promover la igualdad, fomentar la atención a los niños, a los ancianos, apoyo en la maternidad, horarios flexibles... pero siempre es bueno plantearse que se puede cambiar y cómo hacerlo para ir evolucionando y adaptándonos a los nuevos tiempos.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204