Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 29 de mayo de 2023

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Edimburgo en Nochevieja: tradición y modernidad

Should auld acquaintance be forgot,                ¿Deberían olvidarse las viejas amistades

and never brought to mind?                               y nunca recordarse?

Should auld acquaintance be for got,             ¿Deberían olvidarse las viejas amistades

and auld lang syne?                                              y los viejos tiempos?

 

No, no hay duda de que un buen escocés nunca olvida a los viejos amigos, por mucho que pase el tiempo tras la última despedida. Y el aspecto adusto, alegre, de su bella capital Edimburgo, tampoco se olvida jamás de los viejos tiempos.

Así todavía en el día de Año Nuevo esta pequeña canción publicada por Robert Burns en 1788 recorre gargantas resecas por whisky y el aire helador de la víspera.

 

Mantener la tradición vikinga de la procesión de antorchas, con la Princes Street y sus aledaños plagados de fuego humeante, espíritu guerrero y victorioso...

 

For auld lang syne, my jo,                      Por los viejos tiempos, amigo mío             

for auld lang syne,                                   por los viejos tiempos:  

we'll tak a cup o' kindness yet,             tomaremos una copa de cordialidad

for auld lang syne.                                   por los viejos tiempos.

 

Después de haber caminado durante el día por la Royal Mile del Old Town, con sus muchos pasadizos plagados de viejas leyendas, con sus calles empedradas y sus museos del whisky; después de haber cruzado por el río hasta la New Town dieciochesca, racional, de haber saludado con la mano a la escultura de Sherlock Holmes en Picardy Place, allí donde vio la luz en la pluma de Conan Doyle, aquel año lejano de 1887...

 

We twa hae run about the braes,             Los dos hemos correteado por las laderas      

and pu'd the gowans fine;
                        y recogido las hermosas margaritas         

But we've wander'd mony a weary fit,   pero hemos errado mucho con los pies doloridos       

sin auld lang syne.                                     desde los viejos tiempos.                  

 

Después de ascender con la vista por tejados victorianos y encontrarnos con el 17 de Heriot Row, junto al cementerio puritano consturido sobre el antiguo lago cubierto de césped y tumbas, la casa natal de un viajero que nunca fue anciano, aquel que dedicara unas notas pintorescas a su ciudad natal antes de partir al Nuevo Mundo arrastrado por el amor de una dama, de aquel que viajó por islas con tesoros y descubrió a Míster Hyde en el fondo de un espejo que nos anuncia la noche...

 

We twa hae paidl'd i' the burn,                      Los dos hemos vadeado la corriente

frae morning sun till dine;                             desde el mediodía hasta la cena

But seas between us braid hae roar'd
       pero anchos mares han rugido entre nosotros  

sin auld lang syne.                                            desde los tiempos viejos.

 

Que un escocés vestido con el kilt de su clan se te acerque amablemente para indicarte lugar más adecuado desde donde contemplar los fuegos artificiales con el castillo de fondo, en lo alto de su loma, desde los Princes Street Gardens. Que te explique con sus pecas y con su acento extraño que él también había viajado por todo ese continente basto sudamericano, y que a él también lo acogieron con la misma hospitalidad que intentaba transmitirte.

Se despide, muy amable, porque tiene ya una fiesta organizada por sus primos y parientes, por sus compañeros de la universidad, en el pub del Fin del Mundo. Un pequeño ejército de tafetán verdeazulado lo saluda en la distancia, jarra de cerveza en mano.

 

And there's a hand, my trusty fiere!                      Y he aquí una mano, mi fiel amigo,

and gie's a hand o' thine!                                        y danos una de tus manos,

And we'll tak a right gude-willy waught,
          y  ¡echemos un cordial trago de cerveza

for auld lang syne.                                                    por los viejos tiempos!.

 

Tras la noche, el amanecer helado que te conduce de vuelta hasta el Rock Castle Hostel, con sus drawing rooms y sus moqueteas, con su sala de lectura y sus sofás de cuero junto a una chimenea, con el comedor común donde te invitan al té, con sus grupos de australianos, alemanes, italianos... todos arremolinados junto al son de esta guitarra que nos iba acompañando con la voz de un escocés anciano que cantaba a Robert Burns, junto al árbol navideño de aquella Babel escocesa. Vemos bien, por la ventana, amanecer sobre el castillo el Año Nuevo...

 

P.D: la editorial Abada acaba de publicar la traducción de Edimburgo: notas pintorescas, seguido de dos paseos por Escocia, de Robert Louis Stevenson. Más información: http://www.abadaeditores.com/libro.php?l=327

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204