Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 8 de agosto de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Psicología adolescente otoñal y el oscuro e inquietante universo multimedia

Llega noviembre a la cultura adolescente. Siniestros, vampiros guapísimos, chicos lobos vigoréxicos un poco más feos y lobeznas de ojos inyectados en sangre, auto mutilación, el dulce sabor del dolor físico y de la muerte, incluida cierta visión aceptable del suicidio, forman parte de una nueva realidad multimedia que seduce y atrae a una cierta parte de la psiciología adolescente. En muchos casos no se trata nada más que de una estética "aceptable", todo va en gustos, pero en otros puede acercarse a conductas arriesgadas que preocupan a la actual psicología el desarrollo en esta edad. El cómic y del cine pueden ayudarnos a entender este mundo adolescente demasiado discreto para los ojos de los adultos.

 
Comencemos por algunos cómics interesante. Sabemos que experimentar los conflictos emocionales, afectivos y sexuales femininos a los 16 años, en comunicación con la mejor de tus amigas, es una cuestión importante y hasta un poco difícil.

Skim, no es una historia gótica, es una muy buena e interesante novela gráfica, multigalardonada en el contexto de los mejores álbumes juveniles, publicada para The New York Times, escrita por Mariko Tamari e ilustrada por Jillian Tamaki y que podéis leer en Ediciones la Cúpula (2008). Pero es una historia sobre la que se proyecta, en cierta medida, la sombra del suicidio.

Skim es una adolescente "gordita" a la búsqueda, como todas los de su edad, de la propia identidad personal en un medio social global que se hace cada vez más complicado para todo el mundo, para ellas y ellos, y también para los padres y educadores.

En la historieta no falla el contrapunto de la amiga que le dice "fracasada", del novio de una compañera próxima que se suicida y que le ofrece una posible y aceptable alternativa a seguir.
La novedad es que el mundo psicológico y complejo de la adolescencia, poblado de figuras más o menos extravagantes, la propia Skim ,"una tía un tanto rara" - según una de sus lectoras - , se nos ofrece a través de un excelente recurso gráfico de la imagen historiada.

El universo de la imagen multimedia y el de las ciencias de análisis de la conducta confluyen así de manera inevitable.
Porque preocupa la crisis de la personalidad adolescente, de la que sólo se puede salir por los propios medios, aunque la orientación psicoeducativa es en este momento dedicisiva para el inmediato futuro.
Porque el suicidio es una lamentable cuestión cuyas características psiológicas, propias de esta edad, son ya conocidas por el campo de la psicología.

Porque se añade a esta realidad factible una nueva moda aireada, esparcida y difundida por los a veces inseguros y hasta peligrosos mares de internet: el de la auto-agresión física, con la posibilidad de infringirse pequeñas heridas o mutilaciones, con mayor o menor éxito en el control de sus consecuencias.
Tesimonio de esta nueva realidad "autopunitiva" y "autolesionadora"son los cuatro primeros volúmenes manga de Life, una serie de Keiko Suenobu. Una saga manga que triunfa entre el público adolescente en Japón, y que es, en sus aspectos técnicos, muy buena.

Su protagonista Ayumu , también de 16 años, es una estudiante de instituto de secundaria que trata de superar la ruptura con una amiga malintencionada infringiéndose cortes en los antebrazos mediante un cúter. Y eso es sólo el principio, no faltan ni los acosos escolares, ni los abusos, ni las manifestaciones un tanto explícitas de sadismo. El modelo está servido.

El éxito en Japón ha sido tal que llegó a inspirar una serie televisiva. El frágil mundo psicológico de la adolescencia es muy sensible a este tipo de reclamos imaginativos.
El sadismo y el masoquismo, la experimentación voluntaria del dolor o la privación, incluyen formas de obtener placer a través del sufrimiento físico como un acto expiatorio, la anorexia o la bulimia compartirían esas mismas claves psicológicas.
La ambivalencia entre dolor y placer responde, en un momento evolutiva de búsqueda complicada de la identidad, a una necesidad de "hacerse sentir a sí misma" con intensidad.
Tras el Yo dolorido adolescente parece haber otro estimulado por las ideas que transmite con fuerza la imagen multimedia.

Se trata de aquel que puede llegar a transformar el dolor en una fuente de curiosa auto-exploración lesiva, de auto-reconocimiento, de capacidad de superación del desconsuelo o del dolor psicológico de los conflictos propios de la edad; en una fuente, en definitiva, de autosatisfacción no exenta de erotismo.
El dolor provocado por el furor autodestructivo contribuiría así a resolver un conflicto intrapsíquico.
El dolor-autoagresión no sólo conllevaría, en estos casos, su sufrimiento inevitable sino también la compasión por el mero hecho de sufrir, la admiración y la sorpresa por la manifestación de la valentía necesaria, la atracción de la atención morbosa, la reclamación de la curiosidad activa del entorno privado - las heridas se tratan de ocultar a los padres - por un Yo inseguro y alterado.

En el caso del manga, o de las series televisivas, o las páginas, ad hoc, de internet, que influyen claramente en la vida real condicionándola, la autoagresión mutiladora es un fenómeno nuevo - nuevo en virtud de los recursos multimedia de su propagación- apliamente organizado por esas influencias y según el principio, descrito por J. B. Skinner, del condicionamiento operante.
Tampoco faltan modelos inquietantes en el mundo oscuro de la saga de "Crepúsculo". Crepúsculo, Twiligth, que dispone de una Web oficial para hacerse socio, es una interesante historia basada en una buena novela romántica de vampiros escrita por Stephenie Meyer y publicada en el 2005.
La novela, llevada al cine, va ya por la tercera entrega de la saga: Eclipse (2010)
Pero este tipo de modas pueden estimular comportamientos y actitudes psicológicas peligrosas en mentes inmaduras.

No nos olvidemos, frente a estas nuevas amenazas y dificultades vitales, de la idoneidad de la intervención psicoterapéutica y de la orientación educativa en la adolescencia que, desde las ciencias del comportamiento, se ha convertido en una gran ayuda para el autoconocimiento y la autorrealización positiva.
La psicoterapia ha de ser en este contexto una verdadera experiencia emocional correctiva para que, a partir de ahí , lo que se ha convertido en vivencia compensatoria pueda animar a las y a los adolescentes a tomar nuevos caminos de pensamiento, sentimiento y conducta. Para que su afectividad, su sexualidad, sus estados de ánimo, su voluntad, sus valores, su imagen del mundo y sus estilos de vida puedan orientarse hacia otros modelos menos insanos del reflejo multimedia de su desarrollo.

En el próximo número hablaremos de las sagas vampíricas cinematográficas actuales, con especial atención a la mágnifica y extraordinaria película de Tomas Alfredson: "Let me in" , la historia de una joven vampiro(Chloe Moretz) que conoce a Oskar un chico víctima, también, de acoso escolar. No os perdáis el nuevo Spot aparecido el 8 de eptiembre de 2010. Ni el nuevo número de E-Innova.
Y hablaremos de la licantropía que alcanza su estatus científico con Freud, y de ese mundo extraño y siniestro con el que se suele coquetear en la adolescencia.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204