Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 8 de agosto de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

La gran teoría de Rousseau: La esencia de la infancia es el juego. No matemos al ruiseñor

Rousseau (1712-1778) consideraba, en "El Emilio" ("Émile, ou de l´éducation", en Oeuvres complètes VIII, 1790), que cada edad tenía su perfección idónea y que esa perfección y madurez se realizaban, en la infancia, mediante el juego.

 

Efectivamente fue Rousseau uno de los primeros en atribuir un valor especial a la infancia, de hecho podríamos decir que fue él quien inventó la infancia.

En El Emilio, expresó con lucidez algo sobre lo que ahora, pasado el tiempo, tendríamos que reflexionar. Según este autor la razón impone que los niños, antes de crecer y madurar, puedan vivir con plenitud su propia infancia. Si, como quizá comience a suceder ahora, invertimos el orden "produciremos - dice Rousseau - frutos precoces que no tendrán madurez ni gusto y que se pudrirán muy pronto".

Sobre la base de que cada edad y cada estado de la vida tiene su perfección idónea, su especie de plenitud particular, Rousseau - y en la convicción de que la perfección de la infancia había de orientarse principalmente hacia el juego - exhortaba a las gentes de su época de esta manera:

"Hombres, sed humanos, que es vuestra obligación primera; sedlo con todos los estados, con todas las edades, con todo cuanto es propio del hombre. ¿Qué saber tendréis fuera de la humanidad? Amad la infancia; favoreced sus juegos; sus deleites, su amable instinto"

Sin duda el racionalismo idealista de Rousseau, que propugnaba la bondad innata que, con el juego inocente, florece en la infancia pero que luego se marchita por los sinsabores y las crueldades de la maduración, debe mucho a Comenius, y a Fenelon, precursor también de la psicología del niño gracias a su obra "De Education des Filles" (1683), a Locke y al "Traté des Sensations" de Condillac. La gran idea de Rouseau es, en definitiva, que no podremos entender el alma infantil sin saber hasta qué punto el juego forma parte de su esencia.

Para M. Debesse, (1970, p.27) la gran aportación de Rousseau a la psicología de la infancia, puede resumirse en cinco grandes ideas:

1. La infancia es una realidad esencial y psicológica definida, con maneras características de razonar, sentir y actuar, formas que se expresan de modo evidente en el juego.

2. El niño no debe de ser sólo un aprendiz de adulto. La infancia es una etapa decisiva de la vida con peculiaridades propias, entre las que destaca el juego como forma de expresión y relación con la realidad, y por ello ha de ser, en este sentido, considerada, respetada y protegida.

3. La bondad define el estado infantil y la educación debe cultivarla mediante el juego y tratar de que no se marchite.

4. La infancia es una etapa de la vida que requiere un tratamiento educativo lúdico específico para desarrollar sus potencialidades y recursos.

5. Los educadores han de conocer estas características de la psicología de los niños en Edad Infantil,y defenderla, para realizar eficazmente su tarea.

 

Si la infancia nace con Rousseau, podríamos advertir que, hoy en día y con el afán de arrastrar a los niños al espíritu consumista, materialista y egoísta, podríamos estar siendo responsables de la muerte misma de este fenómeno cultural y evolutivo.

Estamos acabando con su ilusión, eliminando drásticamente su inocencia, estamos contribuyendo a una maduración excesivamente rápida que no les da tregua ni respiro, estamos permitiendo que se coloquen a la misma altura de los adultos, que adopten demasiado pronto las ambiciones económicas de los mayores, que adquieran de manera directa conocimientos y actitudes para cuya asimilación carecen de una imprescindible madurez.

Al destruir la inocencia, estamos, como en la novela de Harper Lee, To Kill a Mockingbird (1960) un clásico de la literatura norteamericana moderna de ficción, matando al ruiseñor.

La novela fue llevada al cine en 1962 con Gregory Peck como protagonista. Una interesante película sobre valores.

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204