Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 20 de abril de 2021

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

La medicina del alma: Musicoterapia

La musicoterapia es el uso de la música y sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) llevado a cabo por profesionales para facilitar y promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión, la organización y otros objetivos terapéuticos relevantes, satisfaciendo así las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas del ser humano. La musicoterapia tiene como fin desarrollar potenciales o restaurar las funciones del individuo de manera tal que éste pueda lograr una mejor integración intra o interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida a través de la prevención, rehabilitación y tratamiento.

 

La música además de resultar motivadora y fomento de las capacidades físicas y psicológicas, es una verdadera terapia. En relación a las personas con discapacidad resulta altamente beneficiosa.- Mejorando la comunicación, la motricidad, disminuyendo la ansiedad y los miedos, llevando al equilibrio psicofísico y emocional, mejora de las respuestas neurológicas, y ritmo cardíaco. Pero sobretodo acercamiento a niños con problemas complejos como autismo, psicosis...

Veamos como los elementos musicales influyen en los individuos de diversas maneras:

Tiempo: los tiempos lentos, entre 60 y 80 pulsos por minuto, suscita impresiones de dignidad, de calma, de sentimentalismo, serenidad, ternura y tristeza. Los tiempos rápidos de 100 a 150 pulsos por minuto, suscitan impresiones alegres, excitantes y vigorosas.

Ritmo: los ritmos lentos inducen a la paz y a la serenidad, y los rápidos suelen producir la activación motora y la necesidad de exteriorizar sentimientos, aunque también pueden provocar situaciones de estrés.

Armonía: Asociadas al equilibrio, el reposo y la alegría o por el contario a la inquietud, el deseo, la preocupación y la agitación.

Tonalidad: los modos mayores suelen ser alegres, vivos y graciosos, provocando la extroversión de los individuos. Los modos menores evocan el intimismo, la melancolía y el sentimentalismo, favoreciendo la introversión del individuo.

La intensidad: es de elementos musicales que más influyen en el comportamiento humano. Así, un sonido o música tranquilizante puede irritar si el volumen es mayor que lo que la persona puede soportar.

La instrumentación: los instrumentos de cuerda suelen evocar el sentimiento por su sonoridad expresiva y penetrante. Mientras los instrumentos de viento destacan por su poder alegre y vivo. La percusión se caracteriza por su poder rítmico, liberador y que incita a la acción y el movimiento.

En definitiva, en cuanto a salud mental se refiere es la mejor medicina no sólo para aquellas personas con algún tipo de discapacidad, sino para embarazadas, niños, adultos... la mejor medicina para el alma.

 

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204