Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 8 de agosto de 2020

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Las doncellas doradas

Hefesto, era, en la mitología helénica, el dios del fuego y de la forja. Vulcano en versión mitológica latina.

Se trataba de un dios muy feo, de barba hirsuta y desaliñada, cojo, sudoroso y lisiado que caminaba doblado y encogido, a causa de la servidumbre de su yunque en la fragua, ayudándose en un palo.

Se dice de él que al nacer, la diosa Hera, su madre, le vio tan feo que lo tiró del Olimpo por haber parido tan grotesca descendencia.

 

El pobre Hefesto estuvo cayendo, desde el cielo olímpico durante nueve días y nueve noches, hasta dar con el mar. Fue entre sus olas en donde dos de sus diosas más importantes, la nereida Tetis (Madre de Aquiles) y la oceánide Eurínome, lo rescataron y lo cuidaron en la isla de Lemnos. Allí creció feliz hasta convertirse en un gran maestro artesano del bronce.

Habréis de saber que en la llamada Edad de Bronce, la de los grandes héroes helénicos, los artesanos herreros añadían arsénico al bronce para endurecer armas, útiles y armaduras, lo que provocaba "la apariencia física de Hefesto" con graves enfermedades de la piel y cojera.

Hefesto fabricó muchos "complementos de moda" que lucían dioses y héroes, el casco y las sandalias aladas del mensajero divino Hermes, la armadura de Aquiles, el arco y las flechas amorosas de Eros, las castañuelas de bronce de Heracles y hasta el cetro de Agamenón, entre otros muchos objetos para la boutique Olímpica.

Forjó, también los rayos de Zeus y se vengó de su despiadada madre enviándole de regalo un trono mágico de diamante en el que se quedó atrapada al sentarse. Y sólo puso como condición para liberarla poder casarse con Afrodita, la más bella de las diosas, para quien hizo un cinturón que la hacía aún más deslumbrante e irresistible ante los ojos de los hombres.

Y quien no pudo resistirse fue Ares, el dios de la guerra, que, según se narra en La Odisea, la amó en secreto hasta que Helios, el sol que todo lo ve, advirtió al engañado. Éste fabricó, entonces, una red de plata irrompible con la que los atrapó en pleno acto amoroso, para ridículo de los amantes y jolgorio general de los dioses olímpicos.

Todo esto parece curioso y hasta divertido, ¿pero qué tiene que ver Hefestos con la robótica?

Pues que fue él, Hefestos, quien según la tradición legendaria fabricó con bronce las primeras criaturas. Surgiendo así, por vez primera en la historia de la humanidad, la idea de fabricación de robots humanoides.

Fabricó también a Talos, el gigante de bronce que Zeus regaló a Europa para que fuera el mejor guardián de la isla de Creta.

Y para olvidar la decepción y la traición de Afrodita fabricó con todo esmero a sus dos "doncellas doradas" (las Kourai Khryseai: Κουραι Χρυσεαι) que eran dos magníficas autómatas con una extraordinaria apariencia de jóvenes mujeres vivas que atendían con dulzura, y amoroso cuidado a Hefestos en su palacio del Olimpo.

Se decía de ellas que poseían, como la actual robot humanoide animatrónica japonesa Aiko (Ver Aiko. "La robot casi perfecta" en E. Innova BUCM. Nov.2010) una gran inteligencia, dotes físicas diversas y el don del habla y de la canción.

En vista del éxito de las doncellas, Zeus ordenó que Hefestos le modelara una imagen de arcilla, que tuviera la forma de una encantadora doncella, de belleza inmortal, y que le infundiera vida.

Pero su encargó exigía también sembrar en su poderosa inteligencia mentiras, seducción traicionera, caprichos crueles y un carácter inconstante.

Los hombres se alegrarían de poseerla pero, sin saberlo, aceptarían a cambio un gran número de desgracias que ella llevaba ocultas en su famosa caja. Su nombre era el de Pandora.

La imagen de entrada corresponde a la "Pandora" del pintor academicista francés Jules Joseph Lefebvre (1834-1912) .

Bookmark and Share


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204