Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 19 de abril de 2024

Inicio | Línea editorial | Revista Digital | Cómo publicar | Equipo | Nuestros números | Revistas culturales

Entrevista a Ignacio Zubia, bibliotecario de la Biblioteca Pública de Elorrio

Elorrio es un municipio de la provincia de Vizcaya de alrededor de 7.000 habitantes, situada en la comarca del Duranguesado. Se fundó y amuralló en el siglo XIV, y cuenta con un extraordinario patrimonio monumental con casas blasonadas y bellos palacios. Aunque su base económica es la industria Elorrio mantiene una intensa vida cultural, sustentada en algunas de sus instituciones culturales y educativas, como la biblioteca.

Se trata de una biblioteca perfectamente adecuada no sólo para ofrecer sus servicios a los usuarios, sino también para ser un centro de cultura, educación y un punto de encuentro para las personas del pueblo. Actualmente es parte de la Casa de Cultura municipal, Iturri, y está dividida en salas según edades: para adultos y para niños. La sala infantil cuenta incluso con una habitación equipada para bebés, llamada "bebé-teca".

 

Esta biblioteca ha sido reformada hace poco tiempo y cuenta con instalaciones modernas, fondos permanentemente actualizados y amplias zonas para la consulta en sala y el estudio. La biblioteca de Elorrio, que lleva funcionando con gran éxito desde hace muchos años, ha organizado una gran cantidad de actividades de ocio y difusión a la lectura y ha sido clave para que varias generaciones de elorrianos se hayan acercado a la lectura. Hemos entrevistado al bibliotecario, Ignacio Zubia, acerca de las actividades de su biblioteca dedicadas al ocio y la difusión de la lectura.

 

¿Tenéis un plan ya creado para actividades de difusión y animación a la lectura?

Por lo general suelen ser cosas sueltas. Por ejemplo, tenemos organizado un cuentacuentos infantil un par de veces al año, para niños de siete a diez años. Lo hemos organizado con los colegios de la zona. Antes, solía hacerse por las tardes, fuera del horario escolar. Pero acabó resultando un problema porque se juntaban niños de todas las edades, aunque la actividad estuviera prevista para una franja de edad determinada. Así que se decidió hacer en horario escolar, con grupos no superiores a treinta.

¿Qué actividad crees que es la que ha tenido más éxito?

Yo diría que el concurso de lectura. Empezó en Durango (un pueblo de la zona), aunque lo dejaron poco después. Es para menores de dieciocho años que residan en Elorrio. Consiste en que, por cada libro que lean, deben rellenar una ficha con un resumen, su opinión y algunas preguntas sobre el libro; se hacen sorteos y se dan premios a los niños que más han participado. Creemos que se trata de una actividad muy completa, ya que anima a los niños a ir a la biblioteca, a leer, comentan libros entre sí... Por suerte, hemos tenido subvenciones del Ayuntamiento y del Gobierno Vasco.

 Eso significa que habéis tenido un apoyo externo.

Sí, así es. En este caso, con el dinero de las subvenciones hemos podido comprar los premios para los participantes y para los ganadores, que consisten en vales para gastar en comercios del pueblo. Para los participantes, regalamos material escolar. Este año han tocado pen-drives para los mayores y pinturas para los más pequeños. También tuvimos un premio sorpresa: un mp3. Por parte de las personas del pueblo también hemos tenido colaboradores, como Silvia Morero, que ha diseñado los carteles del concurso todos estos años y a la que hemos hecho un homenaje.

¿Qué otras actividades habéis organizado con las escuelas?

Por ejemplo, unas jornadas acerca del acoso escolar y la violencia verbal. Los alumnos vinieron a la biblioteca en horario escolar, junto con el colegio, se hicieron representaciones de marionetas para sensibilizar a los niños sobre este problema. El año pasado hicimos un taller de lectura dramatizada.

¿Y en qué consistía?

Consistía en que escoger un libro y dramatizar la historia que se cuenta en él. Este año tocó "La conferencia de los animales", de Erich Kästner, en el cual se reúnen todos los animales para solucionar los problemas del mundo. Nos pareció interesante porque llama a la reflexión, y anima a los niños a plantearse qué es lo que va mal, la ecología y la responsabilidad del ser humano. Participaron niños de cuarto y quinto de primaria, representando la lectura con juegos de cuerdas, dibujos... Tuvimos la colaboración del Teatro Arriola y la Casa de Cultura de Elorrio. Para coordinar la actividad trabajó con nosotros el grupo de teatro Panta Rhei, de Vitoria, y Jone Irazabal, que además de ser la maestra de estos niños también ha trabajado como actriz.

¿Alguna vez habéis organizado un concurso de cuentos?

Así es, de hecho hemos publicado los relatos ganadores. También participan las escuelas: uno de los trabajos de la asignatura de euskera es escribir un cuento, el cual luego se manda a la biblioteca. Es más bien una actividad del colegio coordinada por la biblioteca. Sin embargo, con el tiempo ha pasado a ser una actividad coordinada por la sección de euskera del Ayuntamiento de Elorrio, y se dejó de hacer.

Por lo que veo, la biblioteca también ha sido la coordinadora de actividades llevadas a cabo por otros centros.

Sí, e incluso es sede para llevar a cabo iniciativas de otras personas. Por ejemplo, Jone Irazabal, de la cual ya hemos hablado, creó un taller de expresión teatral para adolescentes de entre dieciséis y dieciocho años. Durante una semana, se dieron clases para aprender a manejarse dentro del teatro: superar la timidez, expresión corporal...

¿Qué otras iniciativas "diferentes" habéis organizado?

El Gobierno Vasco promocionó un concurso de fotografía cuya temática eran los libros, en el cual participamos junto con un colegio de aquí. Participaron los alumnos de cuarto de la ESO, e incluso crearon un montaje. Sin embargo, no guardamos muy buen recuerdo porque el trabajo de los alumnos ni siquiera se mencionó y simplemente se limitaron a dar los premios.

¿Y qué actividades habéis organizado para adultos?

Siempre hemos trabajado más con los niños. En el caso de los adultos, lo que hemos hecho ha sido organizar presentaciones de libros, con autores no muy conocidos. En una ocasión vino a nuestra biblioteca el jefe de distribución de la editorial Basarai, que se ha especializado en narrativa con contenido social y literatura alternativa.

¿Cuáles son las ideas que tenéis para el futuro?

Estamos interesados en que la biblioteca sea un foco para la preservación y la difusión del patrimonio cultural e histórico de Elorrio. Hemos podido llevar a cabo tareas como la recopilación de todos los números existentes de la revista "Arguiñeta", del año 1965. Se trataba de una revista editada en Elorrio, en la que se publicaban noticias relacionadas con el pueblo, las actividades culturales y deportivas, publicaciones de interés local... Se editaron cuarenta y siete números, y gracias a la colaboración de las personas del pueblo, la Diputación de Vizcaya y la Universidad de Deusto se han podido conseguir todos los números, los cuales hemos digitalizado. Por supuesto, seguiremos llevando a cabo las actividades que hasta ahora han tenido éxito, y estamos abiertos a nuevas ideas e iniciativas.

 Zuriñe Piña

Fotografía del Ayuntaniento de Elorrio. Fuente: Google

 

Bookmark and Share


Copyright 2011. (c)Revista Digital Leguein Leguein.Facultad de Ciencias de la Documentación. C/Santísima Trinidad, 37. Se permite la distribución del contenido de la Revista Leguein Leguein, siempre que se mencione el autor del texto extraído y la fuente. No se permite la creación de obras derivadas.[ISNN 2174-7598-Contacto]