Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 9 de diciembre de 2021

Inicio | Línea editorial | Revista Digital | Cómo publicar | Equipo | Nuestros números | Revistas culturales

La araña

Era sábado y no tenía que levantarse temprano para ir al colegio, tumbado en la cama, fija su mirada en la araña, empieza a divagar tallando con su imaginación, cada una de las facetas del cristal colgante que brillaba suspendido en el aire como una piedra preciosa.

En el brillo de una de esas facetas empieza a subir por un estrecho sendero adosado a la falda de una montaña a lomos de un blanco caballo. Llega a la cima y a lo lejos ve una ciudad amurallada bajo un cielo azul de abundantes nubes, algunas de las cuales parecen amenazar tormenta. Al abrirse las puertas de la ciudad aparece una mesnada, bravos y decididos hombres cabalgando sobre hermosos corceles ataviados con ricos damascos y riendas lujosamente aderezadas. -"Alto!", grita el que dirigía la tropa de jinetes medioevales, -"mi señor ha vuelto? ya le empezábamos a echar en falta. Si es servido su alteza, le acompañaremos hasta su morada sano y salvo, bien sabido es que por esos parajes solitarios de donde viene vuestra alteza, merodean salteadores deseosos de caer sobre alguna presa y despojarla, no solo de sus bienes, sino también de su más preciada posesión."- "Basta ya de monsergas conde, se cuidarme muy bien solo, he combatido a infieles en Tierra Santa y ha sido voluntad del Altísimo, que ni uno solo de mis cabellos, todos y cada uno de los cuales están contados, sufriesen el más mínimo daño. Pero adelante pues y acompañadme hasta mi morada. Estoy cansado y me gustaría yacer en mi lecho, escuchando algún madrigal hasta la hora del yantar".

Al entrar en la ciudad sucios y andrajosos villanos se cruzan en su camino, algún monje absorto en sus meditaciones, sin levantar siquiera la mirada del suelo y con la cara medio oculta por la capucha se aparta ante el estrépito de los jinetes, los cuales avanzan atravesando las enfangadas calles de la villa. Un mendigo se acerca pidiendo una limosna por el amor de Dios... -"Dejadle! que en el último día, está escrito, nuestro Señor no tendrá piedad para los que le hayan dado la espalda a uno de estos más pequeños de nuestros hermanos". - "Dios os bendiga y recompense", dice el mendigo y alarga la mano para recoger la limosna que se le tiende y es en ese momento, asiendo fuertemente el antebrazo de nuestro héroe, cuando lo tira del caballo y una vez en el suelo luchan. Nuestro héroe trata de liberarse, forcejea para hincar el puñal en el cuello de su oponente; fatigado, sudoroso, angustiado... vuelve en sí... Oscar ya está bien. Levántate a desayunar que la leche se va a enfriar!

 

Bookmark and Share


Copyright 2011. (c)Revista Digital Leguein Leguein.Facultad de Ciencias de la Documentación. C/Santísima Trinidad, 37. Se permite la distribución del contenido de la Revista Leguein Leguein, siempre que se mencione el autor del texto extraído y la fuente. No se permite la creación de obras derivadas.[ISNN 2174-7598-Contacto]