Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 1 de octubre de 2020

Inicio | ¡Buenos días! (Presentación por Miquel Barceló) | ¿Quiénes somos? | ¿Cómo puedo participar? | Aviso legal | Revistas culturales

Pandora

Pandora se ha vuelto carne,

Pandora me mira y reta directo,

Pandora tiene los ojos como escorpión.

 

Pandora mírame.

 

Pandora fundadora de sombras y lahares,

obstruye el tiempo que seduce,

evoca la más tentadora caricia.

 

Pandora acércate.

 

Piérdeme en tu leyenda

y conviérteme en apoteósico mito,

eclipsa la nostalgia más solemne,

la tentación más cándida.

 

Pandora tómame.

 

Soy mortal y te necesito,

muerde mis ojos,

toca con tu índice las marcas de mi rostro.

 

Respírame, respírame, respírame.

Pandora atrévete a evocar mi silencio y raspa mi boca.

Pandora intenta quebrar mi sexo y habita en Dios.

Pandora besa despacio mis labios y suicídate en mí.

Pandora evita usar las palabras, estoy a tus pies.

 

Pandora tócame.

 

Escucha atenta en la madrugada,

te recuerdo siempre,

recuéstame en tus manos.

 

Pandora mírame.

 

Quiebras las distancias que se hacen hiel

y no permiten murmurar a tu lado,

enciende el crucifijo antes de dormir.

 

Respírame, respírame.

 

 

Raspa mi boca,

habita en Dios,

suicídate en mi.

estoy a tus pies.

 

Pandora el frío aterra

y es perfecto confidente de mi karma,

Pandora niega tu linaje, maldice tu estirpe,

lleva como bandera mi alma que te pertenece,

 

Pandora adora la calma,

aprende a caminar en tierra,

destruye la caja.

 

Pandora créame.

 

Circunda mis labios sin temor a perder tu estigma,

iníciame en el arte de amarte,

márcame con símbolos que permitan

visitar el oráculo y tenderme en el Olimpo.

 

Respírame.

 

Pandora sedúceme.

 

Aprende a dislocar la distancia entre mis labios y tus piernas,

péndeme en tus pliegues sórdidos,

líame a ser humedad y pandemia.

 

Pandora crea en mi memoria,

una imagen indestructible que hable de ti

y de tu santidad.

 

Pandora evoca a Leviatán,

para ser condenados al manjar del Hades y del pecado,

muéstrate soberana, enséñame a poseerte,

a llamarte mía.

 

Pandora siente, Pandora quiebra.

 

De un minuto a otro me posaré de frente,

al finalizar no habrá otra figura que la unión de ambos

en lino cristalino, en una estela salvaje que lleve

nuestro nombre a un costado y entonces,

seremos culpables de toda la locura...

 

Está por quebrar el alba.

 

Pandora conviérteme en beato,

escupe mi rostro despacio,

de forma bélica me postraré en tu boca

y la arrancaré a pedazos,

haré polvo al mundo,

quebraré todas las leyes,

renunciaré a ser mortal,

nacerá una nueva catástrofe

que llevará mi nombre

y la muerte temerá morir

y al final seremos tú y yo,

un sólo universo,

la partícula inmortal

que no se cansará de pecar

y besar desesperadamente los labios.

 

Respírame, respírame.

Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1989-8363