Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 9 de diciembre de 2019

Inicio | ¡Buenos días! (Presentación por Miquel Barceló) | ¿Quiénes somos? | ¿Cómo puedo participar? | Aviso legal | Revistas culturales

La guerra del futuro

Las tecnologías nanobiotecnológicas servirán para espiar a la población de forma masiva y, además, controlarla en multitud de ocasiones. Los nanorrobots también harán de informantes sobre los movimientos de los antisistema, pudiendo ser una plataforma para la erradicación de la oposición. Como en la actualidad el espionaje masivo nombrado por Snowden, los regímenes emplearán programas de filtrado para seleccionar los casos de relevancia en los que englobarían a los que afecten a la seguridad nacional (o del régimen en cuestión). Los regímenes también podrán conductualizar en el interior de los cerebros de los ciudadanos que, aunque crean pensar por sí mismos, en muchas ocasiones, no lo harán.

Los nanorrobots también pueden ser empleados para extraer información de un sujeto. La tecnología informática puede mapear las conexiones neuronales del cerebro extrayendo todos los datos de la memoria del sujeto en instantes y sin que él lo perciba. Los interrogatorios serán, en el futuro, mucho menos prolongados por esta tecnología, pues puede conseguir la memoria de cualquiera sin necesidad de introducirle nanobiotecnología neuronal desde antes del suceso a investigar (los nanorrobots pueden extraer los recuerdos mapeando las conexiones sinápticas siendo innecesario espiar al sujeto desde antes del suceso). Esto puede emplearse para la guerra asimétrica, pues se puede liberar información comprometida del objetivo debilitando su poder político en una contienda asimétrica.

Esta tecnología también será empleada con otros fines como el ocio, forma de pago e identificador de identidad. Estas tecnologías no son perfectas y existirá un crimen informático que intentará hacerse con el control de las cuentas robando la identidad del sujeto.

Todos los entretenimientos disponibles como los juegos vividos, a los que los nanorrobots darán paso, o las vidas de seres que se podrán vivir con el desarrollo de esta tecnología también podrían ser conductuales (se podrán vivir recuerdos ajenos), buscando unos pensamientos concretos en la población. La música, que pasará a escucharse en el cerebro, también será conductual, para generar una síntesis en los pensamientos de los seres vivos. Pese a que sea posible introducir pensamientos de forma directa por el uso de los nanorrobots, es posible que los políticos y militares prefieran no emplear el control total y usen técnicas conductuales.

La tecnología, en ocasiones, trae consigo un aumento del acceso a la información, lo que genera un aumento del conocimiento por parte del pueblo. Este será el caso de la nanobiotecnología neuronal, que, como en el caso de internet, tendrá unos pros y unos contras. La humanidad volverá a vivir una nueva era de las luces, similar al efecto de internet en la actualidad, sólo que mucho mayor. No obstante, toda la información disponible estará controlada por los regímenes y la educación, en la que no se emplearán aulas ni profesores, pasará a descargarse directamente en la memoria extra a la que los seres humanos tendrán acceso. Se podrá aprender idiomas en tiempos inferiores al segundo, podrá ser físico o matemático sin necesidad de estudiar y a cualquier edad y gran parte del conocimiento humano estará disponible como contenido descargable. Las descargas tendrán un coste en algunas ocasiones, mientras que otras serán gratuitas, por lo que habrá un aumento del conocimiento a escala global. Como he dicho el hecho de que la información este filtrada significará que la población tendrá, en ocasiones, una visión sesgada de los hechos. La opinión pública se alineará con la de los regímenes, de una forma similar a la función que cumplen los telediarios actuales al conducir, en muchos casos, a una visión sesgada de los acontecimientos. Esto acaecerá en la mayoría de los mundos más desarrollados.

La conductualidad biológica será, y puede ser, una realidad, pues se pueden alterar los estados de las personas para lograr el comportamiento deseado. La nanotecnología puede alterar el cerebro poniéndonos contentos, tristes, cansados, etc. Esto puede ser empleado por los regímenes o las entidades económicas (o ambas a la vez) para lograr el comportamiento deseado. Las endorfinas, que es una sustancia de nuestro cerebro que genera bienestar o placer, pueden ser empleadas de forma que las drogas queden relegadas a otras épocas, también pueden conductualizar el comportamiento con las endorfinas.

La tortura también evolucionará y la nanobiotecnología neuronal podrá emplearse para generar dolor sin necesidad de realizar ninguna herida, pudiendo provocar la muerte por el sufrimiento al sujeto. En cualquier caso, con esta tecnología los seres vivos inteligentes ya no podrán fiarse de sí mismos y su empleo será en gran parte de los mundos de forma obligatoria, tanto en las fuerzas armadas, por la capacidad de reacción, como en los civiles para la identificación de los sujetos.

En el presente la raza humana está siendo espiada por sí misma con estos nanorrobots. Es posible que estén introduciendo esta tecnología en los seres humanos de la Tierra. Todas las experiencias vitales, o la mayoría de ellas, son gravadas en unos dispositivos de almacenamiento y guardados en la metrópoli y/o en el futuro de la raza humana. Estas memorias funcionan con la materia, empleándola para usar un código poli-numérico que amplía la velocidad de transmisión de datos y, a la vez, la capacidad de almacenamiento del dispositivo. Además de espiarnos a todos y, quizás, guiarnos en alguna ocasión, también nos dan la oportunidad de revivir después de la defunción, posibilidad que no podría haber ocurrido sin la tecnología.

Los nanorrobots también se pueden emplear en pugnas por el poder, es posible que ciertas personalidades puedan ser el blanco de una BLACK OPS en la que se intente mermar el poder del objetivo alterando sus pensamientos.

Como nombré en el libro uno en el apartado de omega esta tecnología puede ser espolvoreada sobre la atmósfera para lograr obtener el control sobre el planeta, de forma total o parcial. No obstante, se desarrollarán métodos para eliminar los nanorrobots dentro de los cerebros objetivos. El desarrollo de la tecnología que elimine el control del nanorrobot se desarrollará no sólo por la cantidad de hackers que intenten poseer a otras personas o quitarles el dinero, esta tecnología también tendrá fines militares. La posibilidad antes mencionada de tomar el control de una persona importante,  puede desencadenar el uso de una contramedida tecnológica y la fumigación también es un factor que hará que los militares demanden estas tecnologías.

https://carlosdelgadojaneiro.ueniweb.com

Bookmark and Share

Comentarios - 1

Carlos Delgado Janeiro

1
Carlos Delgado Janeiro - 2-11-2019 - 00:13:41h

Pueden comprar el libro en Amazon (el extracto es saga parte 2)

 

https://www.amazon.es/s?k=la+guerra+del+futuro+saga&ref=nb_sb_noss


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1989-8363