Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 5 de diciembre de 2020

Inicio

La recuperación económica no tiene por qué tardar

El Instituto Complutense de Análisis Económico (ICAE) y el Departamento de Análisis Económico de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales han organizado este 6 de mayo un webinar, retransmitido por Google Meet y que llegó a contar con más de 120 participantes, sobre los efectos económicos del COVID-19. Moderados por la profesora Elena HuergoMiguel Sebastián y José Ignacio Conde, ambos docentes e investigadores del señalado Departamento y del ICAE, han ofrecido datos, opiniones, valoraciones e incluso previsiones sobre el impacto de la pandemia en la economía española. Aún con matices, los dos profesores complutenses se han mostrado optimistas en una pronta recuperación que, incluso Miguel Sebastián, se atrevió a fechar en 2021. No obstante, como recordó Conde, "estamos en manos de la epidemiología".

 

Abrió el diálogo Miguel Sebastián, catedrático complutense, ex ministro de Industria, Turismo y Comercio y antes director de la Oficina Económica del Gobierno, durante la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero. Sebastián, muy activo durante estos dos últimos meses tanto en sus investigaciones sobre el impacto de la pandemia como en los medios de comunicación y redes sociales, comenzó señalando algunos aspectos que "hoy ya no admiten debate": es un virus muy complicado, no es una gripe más; cuando llega a un cierto nivel, por debajo incluso de los 1.000 contagios, la única opción es el confinamiento, y cuanto antes se confina no solo menos personas se van a contagiar, sino que el tiempo del confinamiento será menor. En este último punto, Sebastián confiesa haber descubierto, "o inventado", una regla, la regla del 40: el número de casos totales va a ser el que tenías antes de confinarte multiplicado x 40. Se cumplió en China, se está cumpliendo en Italia y España, "y veremos si en el resto de países".

 

Confinamiento tardío y desconfinamiento prematuro

En lo que el alcance económico del COVID-19 se refiere, para Miguel Sebastián lo primero que hay que dejar claro es que el daño económico no debe cuantificarse en función de la caída del Producto Interior Bruto de los países; al contrario una fuerte caída del PIB denota que el confinamiento se ha cumplido de manera adecuada. "Una caída trimestral del 30% del PIB [en España] me parece razonable". De acuerdo con el catedrático complutense, el problema que tiene España es que "hizo tarde el confinamiento y está haciendo un desconfinamiento demasiado prematuro". Para él lo ideal sería desconfinar siguiendo el modelo aplicado en China, la fórmula del 14-0: se desconfina si el flujo diario de nuevos casos es 0 durante 14 días consecutivos. Es cierto que esta fórmula impediría volver a poner en marcha la economía aún durante un periodo largo de tiempo, pero por el contrario permitiría que cuando llegara el momento se desconfinara sin miedo, "sin problemas, sin mamparas, sin huecos en los aviones, sin tener que dejar asientos libres..." En España, en cambio, ahora se va a desconfinar con miedo al rebrote, llenos de limitaciones y cautelas... "A mi entender -concluyó- no se está haciendo de manera correcta".

 

Recuperación "brutal" en 2021

Pese a todo, Sebastián no ve "nada que impida" que a lo largo de 2021 la economía española se recupere. La recuperación, "como todas" será en "V", "no en L o en U, como se dice, letras sin ningún sentido macroeconómico. Lo que varía es lo que se tarda en subir la segunda parte de la V". Para que su previsión de alcanzar en 2021 una recuperación total de la economía se haga realidad, Sebastián pone dos condicionantes principales: que no haya limitaciones al gasto que los Estados deben hacer para apoyar tanto la oferta como sobre todo la demanda, y que el Banco Central Europeo apoye ese gasto casi ilimitado y no lo convierta en un problema de deuda. "Si esto es así y, por supuesto, no hay un rebrote brutal del virus o se nos obligue a políticas de ajuste, yo no veo motivo sustancial que impida que se vaya a completar la V en 2021, y que se alcancen niveles de crecimiento brutales", consideró Sebastián, para quien, no obstante, las previsiones económicas presentadas por el Gobierno recientemente son "después de Mary Poppins, la cosa más fantástica que he visto en los últimos años"

 

La precariedad del mercado laboral español

El también profesor del Departamento de Análisis Económico y del ICAE y subdirector de la Fundación de Estudios de Análisis Económico (FEDEA), José Ignacio Conde, utilizó su primer turno de palabra para contextualizar la crisis económica a la que ya se está enfrentando nuestro país, de acuerdo con sus propias características ya previas a la pandemia. Así, España tiene, según indicó Conde, la tasa de temporalidad laboral más alta de los países desarrollados, muy por encima de la media de la Unión Europea. Cada año se crean y se destruyen en nuestro país 25 millones de contratos, muchos de ellos sin más motivo que el que marca el calendario: hay contratos de fin de semana, de entre semana, por periodos festivos... El resultado es que "tenemos el mercado laboral más precario de los países industrializados".

 

De acuerdo con el profesor Conde, lo cierto es que los datos de empleo de este año hasta "el cataclismo" del 14 de marzo eran mejores que los de años anteriores. A partir de aquel día todo cambió. El Gobierno actuó de manera inmediata anunciando, de manera acertada a su juicio, ERTEs, que han conseguido mantener los contratos indefinidos, pero poco ha podido hacer para evitar que los contratos temporales, la gran mayoría, no se renovaran y, por supuesto, no se hicieran otros nuevos. En total, según los cálculos de Conde y el grupo de profesores del ICAE y FEDEA con los que está evaluando la crisis, se han perdido unos 900.000 contratos temporales. El Gobierno está intentando paliar esta situación con un subsidio de desempleo extraordinario, con ayudas a los autónomos, bonos sociales, ayudas a inquilinos vulnerables... "Todo correcto, aunque sí quiero hacer la pequeña crítica de que se ha querido hacer todo con mucho control y eso ha generado retraso en la implantación de las medidas", opinó Conde.

 

Los riesgos de la desescalada

La desescalada también tiene riesgos. Conde alerta de varios: que los ERTEs no sé conviertan en EREs, que la prometida flexibilización en la resolución de los ERTEs no retarde la recuperación o que España no sea capaz de reasignar a sus trabajadores, como por ejemplo sí está ocurriendo en China. Aquí, ejemplificó el profesor complutense, quizá del sector hostelero se debería producir un trasvase importante de empleos al sector de la distribución.

 

Miguel Sebastián consideró, en el mismo sentido que su compañero de diálogo, que los 6.000 millones que el Estado se está gastando mensualmente en sufragar los ERTEs "es dinero bien aprovechado", en cuanto viene a apoyar al mantenimiento de la demanda. No obstante, hay que hacer bien "la transición", es decir que el dinero percibido por los ERTEs o las ayudas no frenen la vuelta a la actividad. "Sé que es una gestión muy compleja", reconoció.

 

Sobre lo que se posicionó claramente el ex ministro socialista fue en contra de la puesta en marcha de la Renta Básica. "Es algo que nunca me ha acabado de convencer, pero que ahora es totalmente contraproducente por la mala señal que manda a Europa de lo que vamos a hacer con el dinero que nos tienen que prestar", señaló a la vez que insistió en que en otras medidas el gasto tiene que ser ilimitado. "En una guerra como mires la caja, pierdes la guerra", sentenció.

 

El coste del confinamiento: 38.000 millones

José Ignacio Conde cifró en 38.000 millones de € el coste que ha tenido para las arcas públicas las 8 semanas de confinamiento: 15.600 millones en ERTEs y demás ayudas y el resto en el seguro descenso de la recaudación por diversos conceptos como el IVA, IRPF, Impuesto de Sociedades o Seguridad Social. Para Conde, que quiso dejar claro que antes que mantener la economía estaba la necesidad de salvar vidas y, por tanto, justificaba la factura del confinamiento, sí va a ser necesario que el Banco Central Europeo intervenga para facilitar el pago de este coste en todo el continente y evitar, como ya había señalado el profesor Sebastián, que se acabe convirtiendo en un problema de deuda. 

 

No obstante, aunque así sea, y el BCE y la Unión Europea en su conjunto actúen en la dirección correcta, eso no evitará que España deba corregir el déficit estructural que ya tenía antes del inicio de la pandemia, y que de hecho se había agravado durante 2019. "Lo primero que tiene que decidir España de manera democrática es en qué país quiere vivir", indicó José Ignacio Conde explicando que los altos niveles a los que se aspira de inversión pública en sanidad, educación o ayudas sociales -Conde también consideró la Renta Básica como "un disparate"- no se pueden cubrir solo con una subida de ingresos a los más ricos, sino que serán nececesarias otras muchas medidas o impuestos, entre los que estarían los copagos, las subidas de tasas... "Yo no digo lo que hay que hacer, pero como economista lo que sí debo decir es lo que es sostenible y lo que no", concluyó.

 

ONCE REFLEXIONES SOBRE LOS EFECTOS DE COVID-19 EN LA ECONOMÍA

La charla la cerró Miguel Sebastián con un decálogo, al que finalmente sumó otra más, de reflexiones sobre los efectos en la economía del COVID-19 a largo plazo. 

 

Primera: China será el nuevo líder mundial; en una década su PIB superará al de Estados Unidos.

Segunda: Auge de los nacionalismos, "Schengen durante un tiempo lo tiene difícil". 

Tercera: El liberalismo ha sufrido un duro golpe; "lo público ahora tira más". 

Cuarta: El teletrabajo es posible; ha pasado la prueba "incluso con los niños en casa". 

Quinta: La economía sumergida no es un chollo; el que no declaraba la mitad de sus ingresos ahora no ha podido justificar un descenso del 70% para optar a las ayudas. 

Sexta: A la industria del automóvil se le ha aparecido la virgen; "nadie quiere ir ya en transporte público". 

Séptima: Va a cambiar la política industrial: ¿Lo hacemos o lo contratamos? Ya no está tan claro.

Octava: El turismo esta vez nos ha fallado; hay que "replantearse nuestra excesiva dependencia de este sector". 

Novena: La desigualdad va a aumentar

Décima: el mensaje medioambiental ha quedado en entredicho; hoy todo lo queremos "metido en plástico y de un solo uso". 

Y la undécima: La ciencia ha ganado; "la inversión en I+D está aquí para quedarse".   

 

Miguel SebastiánJosé Ignacio CondeElena Huergo
Bookmark and Share

Comentarios - 1

Nancy

1
Nancy - 27-11-2020 - 17:29:46h

Great job.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685