Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 24 de septiembre de 2020

Inicio

El secretario general de Investigación, convencido de que ha llegado el momento de invertir más en Ciencia

Rafael Rodrigo Montero, secretario general de Investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación, fue el invitado de la quinta "Cibertertulia de Ciencia... y un poco de ficción", que organizan los catedráticos complutenses Juan Luis Arsuaga y Jesús Gallego, con la participación permanente de la directora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, María Martinón. En esta ocasión, y por segunda semana, la inspiración cinematográfica de la charla -antes lo fueron Blade runner y Farenheit 451- era 2001: Una odisea en el espacio. Rodrigo Montero, astrofísico de profesión como Gallego, encajaba por tanto a la perfección.

 

También encajaban a la perfección Martinón y Arsuaga, ya que como antropólogos también figuran entre los aludidos por Arthur C. Clarke en el prólogo de su obra literaria que Kubrick convirtió en película de culto a finales de los 60: "Desde el alba de los tiempos unos 100.000 millones de seres humanos ha habitado el planeta Tierra. Y es en verdad un número interesante, pues por curiosa coincidencia hay aproximadamente 100.000 millones de estrellas en nuestro universo local, la Vía Láctea. Así, por cada hombre que jamás ha vivido luce una estrella en el universo", concluyó la cita Arsuaga, para añadir que "cuando lo leí entendí que solo podría dedicarme a dos cosas: estrellas o fósiles. Elegí los fósiles, pero nunca perdí el interés por las estrellas".

 

Las cibertertulias de Arsuaga, Gallego y Martinón, como han demostrado en sus ya cinco sesiones (los jueves a las 19 horas en el canal de YouTube de la UCM o en www.ucm.es/directo) son divulgativas, entretenidas y, sobre todo, provocativas. En ellas, el cuarto participante, además de hacer su aportación sobre la película o los temas que van proponiendo sus anfitriones, debe hacer frente a un aluvión de preguntas. En esta ocasión, la mayoría se centraron en diversos aspectos relacionados con la astrofísica -desde la posibilidad a largo plazo de montar colonias humanas en otros planetas hasta los plazos realistas para saber qué planetas de fuera del sistema solar pueden albergar vida, por citar dos de ellos, a los que por cierto contestó de manera afirmativa aunque sin precisar el cuándo-, pero también tuvo que contestar preguntas más mundanas. Por supuesto, se la formuló el paleontólogo y no podía ser otra que cuál va a ser el futuro de la investigación científica en España en estos duros tiempos que se avecinan.

 

El secretario general de Investigación se mostró optimista, quizá demasiado como reconoció al final, y afirmó su convencimiento de que estamos ante una gran oportunidad para asentar las bases de futuro de la ciencia española. A favor cuenta, según señaló, el tener "a la parroquia convencida". Si ya antes muchos ciudadanos tenían en alta estima la labor de los científicos, esta pandemia ha demostrado que "la ciencia no es solo útil para encender la luz, sino para la vida humana, el bienestar y la economía". Rafael Rodrigo afirma que, incluso, todos los políticos están de acuerdo en que "un país sin ciencia es un país sin futuro". Eso sí, esta unanimidad habrá que refrendarla cuando se negocien los próximos presupuestos.

 

De acuerdo con Rafael Rodrigo, estamos en el momento oportuno para robustecer el sistema científico español, en situarlo al menos en la media europea en cuanto a su inversión y en lograr que a la próxima generación de científicos no les ocurra lo que a su antecesora, que se vio obligada a buscarse la vida más allá de nuestras fronteras. Para ello, señaló, que va a ser necesario invertir en dos direcciones: recursos humanos y laboratorios y medios. Si se atiende a los investigadores como se merecen, se les dan sueldos dignos y medios adecuados, "ellos ya han demostrado que son muy buenos". Es el momento de "invertir", que es muy diferente a "gastar". Como recordó, cada euro que se gasta en investigación retorna multiplicado por cientos. "Lo he vendido bien, pero sé que no es fácil. Eso sí, tiene que ser ahora, no dentro de 10 años", concluyó en referencia a uno de los temas sobre la que había girado el debate minutos antes con Arsuga, Martinón y Gallego: ¿Por qué siempre se da un plazo de diez años para que se produzca un gran descubrimiento o desarrollo científico o tecnológico? "Porque siempre pensamos que en diez años nosotros mismos podremos verlo", reflexionó Arsuaga. "Creo que nosotros cuatro lo podemos alargar hasta los veinte", añadió entre sonrisas.

 

Juan Luis Arsuaga, Jesús Gallego, Rafael Rodrigo y María Martinón
Bookmark and Share

Comentarios - 4

rqsd

4
rqsd - 8-09-2020 - 02:36:45h

nice article ^_^

farhad

3
farhad - 8-09-2020 - 02:35:54h

very goood article

sara

2
sara - 8-09-2020 - 02:34:52h

download songs..........

dam

1
dam - 8-09-2020 - 02:34:03h

nice post ^_^


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685