Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 29 de noviembre de 2020

Inicio

Pablo Iglesias cree que el acuerdo alcanzado en Europa ahonda la decadencia de la derecha española

El vicepresidente segundo del gobierno de España, Pablo Iglesias, ha impartido la primera de las conferencias extraordinarias de la edición de este año de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense. En su charla, centrada en la Agenda 2030, ha querido destacar el consenso alcanzado este 21 de julio en Europa que va a destinar 750.000 millones de euros, gran parte de ellos a fondo perdido, para cambiar el rumbo socioeconómico de nuestro país, de nuestro continente y, por extensión, de nuestro planeta. Cree Iglesias que este acuerdo ha pillado por sorpresa a una derecha que no entiende lo que está ocurriendo, "ni siquiera entienden a Merkel", porque de hecho no se han dado cuenta de que la pandemia y sus consecuencias socioeconómicas han supuesto un cambio de ciclo. Eso, unido a la imposible interlocución con partidos como el PNV o el ya desaparecido CiU, hacen que "la situación para la derecha sea un desastre en términos históricos". Tan desastroso, que el vicepresidente pronostica que el PP, perdido en esta nueva realidad, "no podrá volver a gobernar".

 

Para Pablo Iglesias es inevitable comparar la crisis de 2019 con la de 2008, porque "aquella definió las condiciones de austeridad en Europa y transformó a España", mientras que la actual implica un nuevo consenso "que va a redefinir el mundo y en concreto el papel de Europa en el mundo y el de España en Europa". De acuerdo con el vicepresidente, hace algunos meses nadie se podría imaginar que habría una emisión de deuda conjunta europea, con 750.000 millones movilizados, ni al FMI diciendo: "gasten, gasten, gasten, gasten". Este acuerdo, que es un "acontecimiento histórico sin precedentes", permitirá desarrollar la Agenda 2030, que "es una traducción de las demandas de la sociedad civil que intentan poner límites a un sistema económico que ha creado grandes desequilibrios".

 

Ahora hay que lograr que los objetivos no sean una suerte de barniz de buenas intenciones, que no sean un dispositivo de atrezzo, que permita realmente a las naciones del mundo enfocar el futuro desde criterios más racionales, "y eso es algo que para ser real tendría que implicar un temblor, lo que se ha producido con una desgracia, que ha sido la emergencia sanitaria en la que vivimos, que ha servido fundamental para que todo el mundo se tome en serio lo que significa la reconstrucción y el desarrollo sensato de la humanidad".

 

La política de nuestro país

Recuerda Iglesias que el surgimiento de Podemos hace seis años se debió, en gran parte, a esa crisis que se afrontó con "recetas neoliberales, degradando el sistema de salud, conteniendo salarios, precarizando el mercado de trabajo... Decisiones que todavía se notan en nuestro presente y que colocaron al régimen político en una situación de crisis".

 

Ahora, la gestión de la crisis será totalmente distinta y la movilización de recursos, sin precedentes, dará a nuestro país unas posibilidades que ningún otro gobierno pudo manejar, y para imaginar lo que pueden suponer y sabiendo todo lo que significaron para la modernización española los fondos de cohesión europeos, hay que señalar que "fueron sólo una décima parte de lo que va a recibir ahora mismo". 

 

Frente a esta situación novedosa se encuentra la derecha en nuestro país, especialmente la del PP, que vive inmersa en una agresividad, que "le sorprende incluso a algunos de ellos, y que no es muestra de su poder ni de expectativas muy positivas, porque están en un momento de falta de comprensión histórica de lo que está ocurriendo, ni siquiera entienden a Merkel". Opina Iglesias que incluso ha intentando usar la gestión de la COVID-19, "para hacer caer al gobierno, insultando, mintiendo, difamando...". 

 

Esa agresividad tiene una intensidad especial cuando se trata de Podemos, que el propio Iglesias reconoce que es un partido modesto que no está en su mejor momento electoral. La razón, para el vicepresidente, está "seguramente en que la derecha de nuestro país no acepta que gente de Podemos pueda estar en la dirección política de los cambios que se van a producir en España en los próximos años y décadas. El hecho de que sólo con justicia social pueda haber justicia económica les tiene en situación de shock, y eso responde a esa sensación de impotencia, de no aceptar que en estos años han ocurrido muchas cosas que han cambiado el mapa político español".

 

Va más allá Iglesias y cree que "Casado y sus socios jamás estarán en un consejo de ministros, porque  la derecha española ha perdido la capacidad de gobernabilidad en España, porque ahora ya no tiene capacidad de interlocutar con CiU y con el PNV. Y si pensamos en los viejos consensos entre PP y PSOE, de centro derecha y de centro izquierda, ya tampoco existe, así que la situación para la derecha es un desastre en términos históricos. Pueden gritar mucho, con el discurso más duro que hayan tenido jamás, pueden rebasar a la extrema derecha, pero no pueden gobernar, y si se da un contexto de modernización sin precedentes, eso representará mucho para las élites que construyó Aznar".

 

Añade Iglesias que si la época de Aznar estuvo marcada por Rodrigo Rato, "con su apuesta por el ladrillo y el modelo del pelotazo, ahora las condiciones materiales nuevas anunciadas por Europa, servirán para pilotar una nueva transición que afronte el problema de la industria, con reformas hacia la transición verde, de los derechos sociales, con más derechos para los trabajadores... Eso para la derecha, a pesar de sus gritos, es la expresión del fin de una época, de la decadencia de las elites que han mandado en este país durante las pasadas décadas. Será algo completamente nuevo".

 

Más allá de esa dicotomía, Iglesias percibe un horizonte a medio o largo plazo, "que se corresponden con deseos sociales que se van abriendo camino poco a poco, y es que en el contexto de los conflictos tradicionales de España hay un espíritu republicano que va abriéndose camino, que ve al país como resultado de un acuerdo que facilite la convivencia de todo el mundo". Ahí también hará falta una derecha, pero republicana, que "asuma la defensa de lo público y los valores solidarios, federales o confederales como algo que puede ayudar a nuestro país a que vivamos todos juntos mejor". Tiene claro el vicepresidente que este futuro se irá abriendo paso, poco a poco, "no como una nostalgia del pasado, sino como algo más moderno, más racional", como el hecho de que los ciudadanos podamos votar quien es el jefe del Estado.

El vicepresidente Pablo Iglesias con Santiago Jiménez Martín, director del curso La Agenda 2030: El gran reto mundial de esta décadaPablo Iglesias y el rector Joaquín Goyache saludan a asistentes a la conferencia antes de entrar a la mismaPablo Iglesias cree que Pablo Casado no gobernará jamás en España
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información]
ISSN: 1697-5685