Inicio Biblioteca Complutense Catálogo Cisne Colección Digital Complutense

Jacinto Meléndez, retratista exclusivo de la corte

Gonzalo Barberá Tamayo 12 de Diciembre de 2018 a las 15:57 h

Miguel Jacinto Meléndez (aunque en Asturias es Menéndez) nace en Oviedo en 1679, era hijo de Francisca Díaz de Luxio y Vicente Menéndez. Es el mayor de dos hermanos menores, estos fueron Toribio Antonio y Francisco Antonio, los tres hermanos han nacido en Oviedo y su hermana Francisca nació en Madrid ya que su familia se mudó. Su madre era de Madrid y su padre de Asturias.

 

Ceán dice en si Diccionario que fue instruido en Madrid, aunque otro documento que se localiza en la Biblioteca Nacional se dice que aprendió a pintar con el Maestro Don Josef García Hidalgo, siendo este último documento con cierto valor ya que se ve en su técnica y semejanza a la obra de Carreño. Se piensa que estuve en el taller de García Hidalgo como aprendiz y después entrar a practicar en una academia de Madrid. En estas últimas décadas del siglo XVII había una gran carencia de buenos pintores ya que los grandes maestros anteriores murieron prematuramente.

 

En la corte en 1699 solo había dos grandes pintores en la corte y eran Luca Giordano y Antonio Palomino, aunque estos tardaron poco en irse a otros lugares. Palomino nos dice que Meléndez aprendió en su Museo Pictórico, no como su hermano Francisco que aprendió en Italia. Se sabe que no estuvo mucho tiempo como aprendiz y al poco tiempo se hizo con dinero que le permitió mejorar su vida y casarse en 1704 en la parroquia de los Santos Justo y Pastor con doña María del Río. Hay que tener en cuenta que es un momento complicado en España ya que nos encontramos en la Guerra de Sucesión, sobretodo en Madrid que fue ocupada en 1706 y 1710, causando escasez de víveres y dinero. En 1713 con la firma de la paz se empieza a restablecer el arte en España. Pero este restablecimiento solo se vio en la pintura y fue para hacer retratos de la familia real. Estos retratos tenían carácter propagandístico por el momento político en el que se encuentra España.

 

Por todos los factores contados con anterioridad hace que Meléndez sea el encargado de pintar los retratos reales en esta época con absoluta exclusividad. Esta es la primera etapa de Meléndez en la que se dedica a pintar los retratos reales. Pinto a Felipe V, María Luisa Gabriela de Saboya y al primogénito Luis en los años 1708 y 1714. En 1712 se convierte en Pintor del Rey, sin sueldo. En 1715 se muere su mujer a dar a luz a su primogénito Julián Joaquín. En 1716 se casa con Alejandra García de Ocampo, mandará hacer un inventario para la herencia de su primogénito quede asegurada. Con el inventariado de objetos vemos que Meléndez tiene un gran patrimonio y debe ser porque ganaba mucho dinero con sus cuadros. En 1717 ya vuelve su hermana Francisco Antonio de Italia, viene con tres hijos, uno de ellos será Luis y es el miembro más importante de esta familia ya que se dedicará a pintar bodegones. En 1718 Meléndez pinta su mejor obra que es La Anunciación perteneciente a la Casa de Altamira. En 1722 sigue siendo pintor de la familia real. En 1724 es el momento de mayor trabajo de Meléndez con la abdicación del rey Felipe V a su hijo Luis I. En este año tuvo que crear la imagen del rey para ser distribuida y además se aplica la ley de la Cédula donde Palomino y García de Miranda irían aprobando o desestimando los cuadros que había del rey y diciendo cuales eran válidos y cuáles no. En 1725 su hermano consigue ser Pintor Real de Miniaturas.

 

En 1726 reclama que lleva catorce años sin un sueldo y en 1727 ya empezará a cobrar. Se le encarga en este momento una serie de retratos de la familia real para la acutal Biblioteca Nacional que en ese momento es la Real Librería. En estos últimos años de vida pintara cuadros de carácter religioso, ya que la corte se traslada a Sevilla en 1729 hasta 1733 donde él ya no les acompaña. También tenemos tres retratos de nobles que eran de Madrid. Se fecha que desde 1730 a 1734 se hace una gran producción de cuadros de los cuales son tenemos localizados diez. El 25 de agosto de 1734 Miguel Jacinto Meléndez fallece a los cincuenta y cinco años. Como testamentarios deja a su hermano Francisco Meléndez, Andrés de la Calleja, a Juan de Figueroa y Julián de Frías. En herencia solo deja a su hija Josefa María nacida en 1721 con su segunda mujer, tanto a su primogénito como a su otra hija no las nombra ya que debieron de fallecer.

 

 

 

Bibliografía:

 

- SANTIAGO PÁEZ, E. M., Miguel Jacinto Meléndez, Pintor de Felipe V, Museo de
Bellas Artes de Asturias, Oviedo, 1989. pp. 17-47; 55-75; 89-97; 100-107.


- VV. AA., Miguel Jacinto Meléndez (1679-1734), Museo Municipal de Madrid, Madrid,
1990. pp. 15-27.

Bookmark and Share
Ver todos los posts de: Gonzalo Barberá Tamayo

Comentarios - 0

No hay comentarios aun.


Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]