Inicio Biblioteca Complutense Catálogo Cisne Colección Digital Complutense

Diccionario del diablo

Andoni Calderón Rehecho 6 de Abril de 2009 a las 09:54 h

Ambrose Bierce (1842-1913?), periodista y militar estadounidense, fue un escritor satírico, excelente autor de relatos cortos (El puente sobre el río del búho es uno de los más famosos).

Su figura es peculiar, con ciertos puntos de leyenda: abandonó los Estados Unidos y desapareció en la Revolución Mejicana, con el ejército de Pancho Villa. A decir de algunos su despedida de su país fue algo similar a "Si se enteran de que he sido puesto contra un paredón mexicano y cosido a balazos, sepan que pienso que es una buena forma de abandonar esta mierda".

Su obra, Diccionario del diablo, no tiene nada que ver con este último; se trata de un glosario al uso, sujeto a los deseos de Bierce en cuanto a los términos descritos y a las definiciones escogidas.

No es el resultado de una planificación lexicográfica con unos límites precisos, sino el compendio de una serie de artículos que aparecieron en diferentes periódicos en un lapso de tiempo muy dilatado: entre 1881 y 1906.

Circulan varias versiones del mismo, en buena parte basadas en sus Collected Works de 1912. En 2005 Galaxia Gutenberg y Círculo de Lectores presentaron la que consideran la versión integra "por vez primera en castellano".

La obra es hija de su tiempo, y de su forma de publicación. Sus reflexiones son universales en unas ocasiones y en otras se ciñen al tiempo y el espacio de Briece.

 

Hemos escogido una palabra de cada una de las letras del alfabeto como ejemplo de lo que es el diccionario. No son, lógicamente, las mejores; están escogidas casi al azar, como experimento (el post seguramente quedará muy largo), siendo -la mayor parte- breves.

  • Acertijo, s. ¿Quién elige a nuestros gobernantes?
  • Blanco, adj. Negro.
  • Comercio, s. Tipo de transacción en la que A birla a B los bienes de C y, como compensación, B roba del bolsillo de D dinero que pertenece a E.
  • Destino, s. Justificación del crimen de un tirano; pretexto del fracaso de un imbécil.
  • Egoísta, adj. Sin consideración por el egoísmo de los demás.
  • Egoísta, s. Persona de mal gusto, más interesada en sí misma que en mí.
  • Fanático, s. Que se aferra con obstinación y entusiasmo a una opinión que no compartimos.
  • Guerra, s. Producto derivado de las artes de la paz...
  • Hablar, v. tr. Cometer una indiscreción sin necesidad movidos por un impulso sin propósito.
  • I. Primera letra del alfabeto, primera palabra del idioma, primer pensamiento, primer objeto de afecto. En gramática [inglesa] es el pronombre "yo". Se dice que su plural es "nosotros", pero cómo puede existir más de un yo...
  • Igual, adj. Tan malo como cualquier otra cosa.
  • Júbilo, s. Emoción provocada por diversas causas, pero en su más intensa expresión debida a la contemplación del pesar ajeno.
  • Kilt, s. Traje que suelen usar los escoceses en Norteamérica y los norteamericanos en Escocia.
  • Lascivia, s. (Véase Informes policiales)
  • Libertad, s. Una de las posesiones más preciosas de la imaginación.
  • Magistrado, s. Funcionario judicial con jurisdicción limitada e incapacidad ilimitada.
  • No americano, adj. Perverso, intolerable, bárbaro.
  • Ñoño, adj. Que tiene la calidad de una revista poética. (Véase Pamplinas).
  • Odio, s. Sentimiento cuya intensidad es proporcional a la superioridad que lo provoca.
  • Patente, adj. Evidente sólo para uno mismo.
  • Quisquilloso, adj. Crítico con nuestro trabajo.
  • Razón, s. Propensión al prejuicio.
  • Santo, s. Pecador difunto, corregido y revisado.
  • Teléfono, s. Invención del diablo que anula algunas de las ventajas de mantener a distancia a alguien desagradable.
  • Una vez, loc. adv. Más que suficiente.
  • Virtudes, s. Ciertas abstinencias.
  • Wall Street, s. Símbolo de pecado que debe reprobar todo diablo...
  • X, En el alfabeto inglés es una letra innecesaria, lo que le da invulnerabilidad a los ataques de los reformadores del idioma...
  • Yanqui, s. En Europa, un norteamericano. En los Estados norteños, habitante de Nueva Inglaterra. En los estados sureños, la palabra se desconoce (Véase Maldito yanqui).
  • Zigzaguear, v. intr. Desplazarse hacia delante con vacilaciones, de un lado a otro, como el que lleva a hombros la carga del hombre blanco...

Si os gusta, además de en la BUC, podéis encontrar algunas versiones y/o fragmentos en Internet, en páginas exclusivas (Definiciones del diccionario) o en Google Books. En el contenido influyen bastante los traductores (como ejemplo, tengo dos ediciones distintas con diferencias "interesantes").

 

BIERCE, Ambrose. Diccionario del diablo. Ed. de Ernest Jerome Hopkins; trad. y notas de Vicente Campos. Barcelona: Círculo de Lectores: Galaxia Gutenberg, 2005. 479 p. ISBN 84-672-1085-0 (Círculo de Lectores). ISBN 84-8109-359-9 (Galaxia Gutenberg).

Bookmark and Share
Ver todos los posts de: Andoni Calderón Rehecho

Comentarios - 1

Isolda

1
Isolda - 7-04-2009 - 12:03:41h

Ya sabemos que no hay nada nuevo pero qué modernos estos comentarios de Bierce!
Me han recordado a Eduardo Galeano. Gracias por la sugerencia.


Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]