Inicio Biblioteca Complutense Catálogo Cisne Colección Digital Complutense

Historia de un alemán

Mª Cruz Hermida Ballesteros 19 de Junio de 2013 a las 15:37 h

Este simple título recoge el relato autobiográfico del periodista y escritor Sebastian Haffner durante su juventud, entre los años 1914 y 1933. Así, nada más y nada menos.  Porque durante este periodo la sencillez y la cotidianeidad de la vida de un ciudadano alemán encierra el secreto de la transformación de su nación en un lugar dominado por el miedo y la destrucción.

Haffner hace una serena reflexión sobre las razones que llevaron a Alemania a un estado que él califica de "histeria colectiva". A través de su experiencia nos muestra la convulsa historia de esos años y los signos que van vaticinando la catástrofe final. Reivindica explícitamente la importancia del relato personal frente a la pura narración de los acontecimientos para entender qué ocurrió realmente, pues en el devenir cotidiano de las personas se gesta la auténtica historia.

Estas memorias, que no se descubrieron hasta la muerte de su autor en 1999, fueron redactadas en 1939, justo desde el ojo del huracán, en el momento en el que se desataba la gran locura que llevó al mundo a una nueva guerra. La inmediatez de la información que proporcionan y la agudeza del análisis de la situación nos producen cierto vértigo  a todos los que sabemos qué pasó después. Sorprende la certera visión de futuro que demuestra Haffner en circunstancias tan delicadas. Por su capacidad de anticipación y siempre salvando las distancias,  recuerda un poco a Manuel Chaves Nogales cuando nos habla sobre La agonía de Francia, a Irène Némirovsky cuando nos describe los días previos a la invasión de París en Suite Francesa o a Charles Chaplin cuando nos muestra a Hitler en El gran dictador. De igual modo, aunque ya visto desde la distancia, el periodo de entreguerras en Alemania queda espléndidamente reflejado por Arthur R. G. Solmssen en su novela Una princesa en Berlín.

El relato de Haffner es valiente y modesto a la vez; con una moraleja que, en palabras del propio autor, "se repite en silencio". Nos hallamos ante un hombre de su tiempo, perteneciente a una familia burguesa de Berlín y con educación universitaria, que rechaza por completo toda la ideología nazi, pero que reconoce haber caído en sus redes como millones de compatriotas. ¿Por qué? Porque con el nazismo el Estado penetra e invade el ámbito privado y lo anula. La represión y el miedo paralizan; la mejor opción es callar, pues no compensa resistirse y uno no se puede fiar de nadie. No hay salida posible, si no es la desaparición física del país, el exilio.

Cierto es también que, según Haffner, el nacionalsocialismo aprovechó hábilmente algunas características peculiares del pueblo alemán para someterlo y "amaestrarlo", para convertirlo en una masa informe en la que se exalta el "nosotros" por encima del "yo": se produce, así, una total deshumanización que aniquila la personalidad y la responsabilidad individual. Se vive bajo los efectos de un hechizo, de un encantamiento.  En cualquier caso,  no se podría haber llegado a tales extremos si no hubiera sido por la orquestada "revolución legal" que llevaron a cabo los nazis y por la falta de oposición política que encontraron en todo momento.

Retrato de Sebastian Haffner

Sin embargo, no debemos perder de vista que estamos ante un relato personal y, por lo tanto, subjetivo; de modo que siempre surge la polémica de si los alemanes supieron verdaderamente qué pasaba y si declinaron su responsabilidad  sobre los hechos. Uno de los muchos estudios al respecto es el de Daniel Jonah Goldhage, Los verdugos voluntarios de Hitler.

Con esta narración, Sebastian Haffner hace su particular aportación a la historia y sólo expresa un deseo: que permanezca en nosotros esa moraleja "silenciosa" presente en todo el relato. Nos deja un auténtico testimonio, tanto más interesante en cuanto que todavía son más numerosos los relatos de las "víctimas" que los de los "supuestos verdugos". Como siempre ocurre, nada es blanco o negro; todo suele ser gris.

En esta misma línea de documento autobiográfico en el entorno de la Alemania nazi y post-nazi destacan Los diarios de Berlín, 1940-1945 de Marie Wassiltchikoff y el relato anónimo de Una mujer en Berlín.

 

HAFFNER, Sebastian: Historia de un alemán : memorias 1914-1933                                   

Barcelona : Destino, 2012

 

 

 

 

Bookmark and Share
Ver todos los posts de: Mª Cruz Hermida Ballesteros

Comentarios - 4

Juan Carlos Suárez

4
Juan Carlos Suárez - 27-06-2013 - 15:27:42h

Pues el libro es muy interesante porque muestra como Shirer va viendo lo que se avecina y así lo va relatando en sus crónicas; y luego el comienzo de la Guerra hasta que le expulsaron. Diario de Berlín está en CC Información. Regreso a Berlín, segunda parte, podríamos decir, de sus crónicas berlinesas, lo tenéis en Gª e Hª; también es muy interesante pues comenta lo que se encontró en Berlín después de la guerra.
Un abrazo

Mari Cruz

3
Mari Cruz - 27-06-2013 - 09:39:11h

Muchas gracias por tu sugerencia, Juan Carlos. No conocía los libros de William Shirer y no había leído tu reseña. Me parece muy interesante para seguir conociendo ésa época.

Juan Carlos Suárez

2
Juan Carlos Suárez - 26-06-2013 - 17:52:22h

Me recuerda al libro Diario de Berlín, del tembién periodista William Shirer y que comenté en este blog hace un tiempo

Martina

1
Martina - 20-06-2013 - 00:29:56h

Ojalá que mirar al pasado con la visión cercana de los que lo vivieron como su presente, nos haga meditar sobre los tiempos que nos ha tocado vivir y aprender de los errores para no repetirlos. A veces los salvadores de las patrias sólo nos conducen al infierno.


Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]