Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 18 de junio de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Alergia al polen: síntomas, causas y prevención

La alergia al polen es el común denominador de la primavera y es que aunque esta es una de las estaciones más maravillosas del año, suele causar molestias en algunas personas. Por ejemplo, para que os hagáis una idea, aproximadamente el 21% de los españoles sufren los efectos de esta alergia desde la niñez.

 

 

Por otra parte, según los datos de la SEAIC, la alergia al polen es más frecuente en las ciudades que en las regiones rurales. Esto se debe al alto nivel de contaminación que hay en el ambiente y que por ende, es la principal causa de la propagación del polen en el aire.

Pero, ¿qué causa la alergia al polen, cuáles son sus síntomas y cómo prevenir sus efectos? De esto y más hablaremos a continuación.

¿Cuál es la principal causa de la alergia al polen?

El principal alérgeno proviene de las plantas gramíneas de origen europeo, siendo las más importantes en España la grama común o césped, dáctilo, centeno y avena. Al igual que olivo, abedul, palmera, entre otros.

Su periodo de polinización varía entre las especies y por ello, la estación primaveral puede producir diferentes grados de alergia al polen. Del mismo modo, puede intensificar sus efectos según sea el nivel de contaminación que exista en la región.

Es decir, mientras mayor sea la emisión de gases contaminantes en la atmósfera más cantidad de proteínas de estrés será producida por las plantas. Una acción defensiva que se lleva a cabo para que esta pueda cumplir con su fase de desarrollo integral.

Por lo tanto, la contaminación es la causa principal y la responsable de que haya mayor propagación de polen en el ambiente y que este a su vez, ocasione esas dichosas alergias de diversos tipos en las personas.

Síntomas de la alergia al polen

● Conjuntivitis alérgica: picazón, inflamación o enrojecimiento y ardor en los ojos.

● Estornudos constantes, secreción, comezón, alteración del olfato, goteo, entre otros.

● Inflamación en la parte inferior de los ojos, abultamientos.

● Jaquecas, dificultad para conciliar el sueño e irritabilidad.

● Asma por exposición al polen.

¿Cómo prevenir la alergia al polen?

La alergia al polen se puede prevenir, así como hacer que los síntomas disminuyan considerablemente. Algunas de medidas que puedes tomar son:

● Evita las salidas de casa en los días con mayor nivel de polen en el ambiente. Puedes consultar estos datos desde Polencontrol la App recomendada por el SEAIC.

● Cuida tu higiene. Lava constantemente tus manos y cara fuera y dentro de tu hogar.

● Trata de mantener las ventanas de tu casa cerradas durante las horas en las que hay mayor presencia de polen en el aire. Haz lo mismo si vas a salir en tu coche.

● Nada más llegar a casa date una ducha y cambia tu ropa de inmediato. El polen se adhiere con facilidad a todo tipo de telas y más cuando se ha estado en contacto con el medio ambiente.

● Evita cortar el césped la grama de tu jardín durante la primavera. Recuerda que esta planta es gramínea y se encuentra en su fase de polinización más intensa.

Por último, si ya estás sintiendo los efectos de la alergia y estos son severos, es necesario acudir a un especialista e iniciar algún tratamiento para la alergia al polen de inmediato. Hoy por hoy, la homeopatía es una de las prácticas más recomendadas para todas las edades sin importar su condición ni historial médico.

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias