Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 25 de junio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Ventajas de una residencia de ancianos para el cuidado de tus mayores

Las personas de la tercera edad requieren de cuidados adecuados y ser tratados de la mejor forma posible. Sin embargo, muchas veces, ya sea por motivos laborales u otros, puede que no seas capaz de hacerte cargo de tus mayores, estar siempre con ellos ni brindarle toda la atención necesaria.

 

 

 

En este tipo de casos, una de las mejores alternativas que tienes es recurrir a una residencia de ancianos. A pesar de que muchos pueden tener sus dudas, estos espacios ofrecen muchos beneficios para los mayores.

¿Cuáles son las ventajas que tiene una residencia de ancianos?

Cuando no se le puede dar la atención y cuidados que los mayores requieren, es importante buscar una alternativa. Las residencias de ancianos pueden ser una opción bastante interesante para tener en cuenta. Y es que estas cuentan con una gran cantidad de ventajas para mantenerlos bien cuidados.

Entre los principales objetivos que tienen estos centros tenemos los siguientes:

● Mantener y enriquecer la independencia de los ancianos manteniendo su capacidad funcional y mental.

● Proporcionan alojamiento, cuidado y una alimentación balanceada.

● Cuidar la salud de los ancianos, de tal manera que puedan mantenerse siempre saludables.

● Ayudar a mantener y estimular su salud mental de diferentes maneras.

● Ayudan a mantener las relaciones entre ellos y los miembros de la familia a través de diferentes actividades.

● Les ayudan a mantener un buen estado físico a través de programas de fisioterapia, rehabilitación y otras actividades.

Todo en este lugar está diseñado de tal forma que los adultos mayores puedan obtener la atención necesaria. De esta manera, vas a poder estar seguro de que tu familiar va a estar muy bien cuidado.

¿Cuándo un anciano requiere de una residencia?

Dejar a tu padre, madre o abuelos en una residencia de ancianos puede llegar a ser una decisión muy difícil de tomar. Sin embargo, para poder tomarla es necesario que tengas en cuenta el grado de dependencia que este tenga.

Algunos mayores pueden ser independientes en gran medida aún en una edad avanzada. Dependiendo del grado de dependencia que tengan, estos pueden clasificarse en tres tipos.

Dependencia moderada

Estas personas que cuentan con una dependencia moderada son aquellos mayores que requieren ayuda de forma intermitentes cada día. No quiere decir que no sean independientes, sino que ya empiezan a necesitar ayuda para realizar ciertas actividades.                                     

Dependencia severa

Estas personas requieren de diversos cuidados para una gran parte de sus actividades cotidianas. Ya estos requieren de una gran cantidad de atención y cuidado, por lo que requieren dedicarle algo de tiempo. Es por ello por lo que, si en casa no pueden recibirlos por falta de tiempo, es una buena idea recurrir a una residencia de ancianos.

Gran dependencia

En esta categoría, entran aquellos ancianos que necesitan de un cuidado constante y gran parte del día para poder realizar sus actividades. En este tipo de ancianos es casi obligatorio el recurrir a una residencia de ancianos en el caso de que las personas que viven con ellos estudien o trabajen.

Si estás a cargo de un mayor con alguno de estos tipos de dependencia, es necesario que consideres si es necesario o no este tipo de servicios. Es importante que los ancianos tengan los cuidados y la atención necesaria.

Es por ello por lo que, en el caso de que tengas un familiar en dichas condiciones, es importante que consideres contratar los servicios de una residencia de ancianos. De esta manera, esa persona va a poder recibir todo el cuidado que necesita para llevar la vida de calidad que merece.

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias