Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 18 de junio de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Relaciones de parejas tóxicas

La Autora Cristina Pineda de Psicologo Madrid Cepsim, nos describe cómo son las relaciones tóxicas y cómo poder salir de ellas.

 

SEÑALES QUE INDICAN QUE TU RELACIÓN DE PAREJA ES TÓXICA

 

En este artículo, al igual que en muchos anteriores, nos volvemos a centrar en el mundo de la pareja.

 

En terapia nos encontramos muy a menudo con pacientes que aunque hayan acudido para tratar temas individuales terminan hablando de sus relaciones de pareja y las problemáticas que en ella se generan, por lo que en muchos momentos de la terapia hacemos una especie de “terapia de pareja” en terapia individual.

 

La pareja es un lugar de mucha frustración y donde se viven muchos momentos emocionalmente difíciles, sin quitar todo lo positivo y enriquecedor que nos aporta. Desde el marco de la terapia vemos que tal y como hemos aprendido a relacionarnos en nuestra infancia y adolescencia nos solemos relacionar en la pareja y en la mayoría de relaciones de la vida adulta, con todo ese bagaje establecemos el contacto con los demás. Así que diríamos que muchas de las emociones actuales tienen que ver con nuestro pasado, con nuestra historia de vida.

 

Cuando dos personas se encuentran, se encuentran dos historias de vida con maneras diferentes de relacionarse y de ver el mundo y probablemente con un concepto diferente de vivir la pareja.

 

¿CÓMO SABER SI ESTOY EN UNA RELACIÓN TÓXICA?

 

Recibimos cantidad de relaciones tóxicas en terapia y no porque la pareja quiera, si no porque no ha aprendido o ha sabido vivir el amor desde otro lugar, un lugar sano y conciliador.

 

Aquí os dejamos unas 15 señales que podrían indicar que estáis en una relación tóxica de pareja y que por lo tanto sería importante revisar para poder sanar.

 

1.     No ser capaz de disfrutar si no se está continuamente con la pareja.

2.     Cuando existe un excesivo control de todo, gastos, planes, horarios…

3.     Actitudes de falta de respeto cuando existe algún conflicto.

4.     Revisar las redes sociales y el móvil de tu pareja. No respetar la privacidad.

5.     Manipulación psicológica: cuando te dice que siempre tiene que ser la primera persona para ti o viceversa.

6.     No respetar los intereses individuales y exigir que sea quien tú deseas que sea.

7.     Celos excesivos y desproporcionados, e incluso tratar de provocar celos para así sentirte querida/do.

8.     Cuando hay algún conflicto querer llevar la razón siempre y culpabilizar de lo sucedido a la otra persona, sin reconocer en qué se podría cambiar o de qué se es responsable.

9.     Rencor por cosas pasadas, no saber despedir etapas o conflictos que se tuvieron en el pasado.

10.  Evitar contar a tu pareja cosas importantes porque le puedan sentar mal.

11.  Tener relaciones sexuales cuando no se tienen ganas por miedo a que la relación se rompa o la otra persona se moleste.

12.  Ceder a planes y eventos de la otra persona en exceso por evitar que se moleste.

13.  Dejar de hacer planes con tus amistades y familiares por miedo a que se enfade.

14.  Compararos con otras parejas o personas para exigir mejoría o hacer reproches.

15.  Tomar decisiones que afectan a la relación de pareja sin contar con la otra persona…

 

¿QUÉ HACER PARA SALIR DE UNA RELACIÓN TÓXICA?

 

No es fácil salir o reconstruir una relación tóxica de pareja, hay que prestar atención a varios factores.

 

Parte de lo que sucede, como hemos indicado antes, tiene que ver con experiencias profundas de cada uno de los miembros que componen la pareja y de cómo viven la relación. Muchas de nuestras emociones tienen que ver con heridas que no se han sanado y siguen doliendo en situaciones presentes o con aprendizajes no revisados que reproducimos una y otra vez en nuestras relaciones.

 

También sería interesante revisar el concepto de pareja que hemos aprendido, con qué modelo de pareja hemos crecido. Este conflicto lo observamos habitualmente en terapia, ¿nos llegamos a preguntar con conciencia “cómo queremos que sea nuestra relación”? Cada uno viene con su idea preconcebida de lo que es una pareja olvidando el pararse y plantearse quiénes somos tú y yo y qué queremos construir que nos venga bien a los dos, qué nos haga felices a nosotros, dejar de cumplir lealtades familiares y creencias aprendidas.

 

En cuanto a las creencias de lo que es una relación de pareja, existen muchas en nuestra sociedad y cultura y en muchas ocasiones estos mensajes están más relacionados con ideales que con la propia realidad, algo que empuja a que la relación termine ahogándose. Es importante tratar de cuestionarse los mensajes tipo “somos uno”, “tienes que tener en mente primero a tu pareja”, “si quieres salir con tus amigas/os es que ya no te importa tu pareja”, “no se debe discutir” “tienes que cumplir los deseos de tu pareja”… la lista podría ser infinita.

 

Cuando estamos en pareja hay que tratar de no descuidar nuestro mundo individual. Desde la perspectiva sistémica la pareja se ve desde el 1+1 son 3 y no 2, es decir los dos miembros de la pareja y el tercero que sería la relación de pareja. Para que una relación de pareja sea sana tiene que haber espacio para cada parte, cada uno con su mundo individual y ambos construyendo y cuidando la relación de pareja. Cada uno responsabilizándose de su parte, entre ambos decidiendo el tipo de compromiso queremos tener, cuáles son las líneas rojas de cada uno y de la relación, el cuidado, la comunicación, el respeto…

 

Como vemos, no existe una fórmula mágica pero sí nos tiene que sumar más que restar. Existen diferentes parejas como personas en el mundo y cada una con sus peculiaridades.

 

 

@font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 0 0 0 1 0;}@font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536859905 -1073732485 9 0 511 0;}@font-face {font-family:"Yu Mincho"; panose-1:2 2 4 0 0 0 0 0 0 0; mso-font-alt:游明朝; mso-font-charset:128; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-2147482905 717749503 18 0 131231 0;}@font-face {font-family:"\@Yu Mincho"; mso-font-charset:128; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-2147482905 717749503 18 0 131231 0;}p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin:0cm; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri",sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Yu Mincho"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:ES;}p.MsoListParagraph, li.MsoListParagraph, div.MsoListParagraph {mso-style-priority:34; mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:0cm; margin-left:36.0pt; mso-add-space:auto; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri",sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Yu Mincho"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:ES;}p.MsoListParagraphCxSpFirst, li.MsoListParagraphCxSpFirst, div.MsoListParagraphCxSpFirst {mso-style-priority:34; mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-type:export-only; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:0cm; margin-left:36.0pt; mso-add-space:auto; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri",sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Yu Mincho"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:ES;}p.MsoListParagraphCxSpMiddle, li.MsoListParagraphCxSpMiddle, div.MsoListParagraphCxSpMiddle {mso-style-priority:34; mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-type:export-only; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:0cm; margin-left:36.0pt; mso-add-space:auto; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri",sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Yu Mincho"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:ES;}p.MsoListParagraphCxSpLast, li.MsoListParagraphCxSpLast, div.MsoListParagraphCxSpLast {mso-style-priority:34; mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-type:export-only; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:0cm; margin-left:36.0pt; mso-add-space:auto; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri",sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Yu Mincho"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:ES;}.MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-size:11.0pt; mso-ansi-font-size:11.0pt; mso-bidi-font-size:11.0pt; font-family:"Calibri",sans-serif; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Yu Mincho"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:ES;}div.WordSection1 {page:WordSection1;}ol {margin-bottom:0cm;}ul {margin-bottom:0cm;}

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias