Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 24 de mayo de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Discurso Doctor Honoris causa U.de Chile

Algunas reflexiones sobre la investigación y su transmisión

 

 

 

 

 

 

INVESTIGACIÓN Y TRANSMISIÓN DEL SABER          EN  ESTOMATOLOGIA

 

Prof. Antonio  Bascones

 

 

 

 

Sevilla, julio 2010

        

 

 

 

En este acto tan significado voy a exponer una serie de reflexiones acerca de la investigación y su importancia en la Universidad y en concreto en la rama que nos ocupa, la Estomatología.

         La Universidad es en palabras de Ortega y Gasset la transmisión de la cultura, la enseñanza de la profesión y de la investigación.

         Y para ello es necesario un compromiso con la verdad, es decir, adquirir y transmitir esta verdad sería uno de los pilares fundamentales donde asienta la esencia misma de la Universidad.

         La relación entre la adquisición de la verdad y su posterior transmisión es tan íntima que llega a ser una referencia primordial en la labor docente e investigadora, pues aquella se labra y desarrolla en esta, marco indeleble del conocimiento. Pero en la Universidad no solo se crea y transmite el conocimiento, sino que también se cimentan los pilares básicos del desarrollo integral del hombre tanto en el aspecto humano personal como en el de la solidaridad.

         La diferencia entre los jóvenes y los viejos o mayores, no está en la distancia biológica de los años, sino en la actividad del espíritu y del intelecto. Se es joven cuando se esta dispuesto para aprender y se es mayor cuando se quiere enseñar y se renuncia a aprender. Se esta muerto intelectualmente hablando, cuando ni siquiera se quiere enseñar. Esta es otra misión de la Universidad ser joven, no solo para enseñar, sino también para aprender. Lo importante no es formar discípulos que le sigan, sino discípulos que le superan, decía nuestro gran sabio Santiago Ramón y Cajal. A esto debemos dedicar nuestro tiempo tratando que nuestros alumnos nos superen para que ellos así mismo recaben también esa superación de sus otros discípulos y de esta manera la antorcha del conocimiento seguirá su camino.

El binomio Investigación-Docencia requiere la adquisición, integración y transmisión del conocimiento y del saber para el desarrollo integral del hombre en la sociedad. Debe existir pues un equilibrio entre cultura humanística, técnica desarrollada, investigación y creatividad. Nosotros abogamos por la integración de todos estos parámetros y valores al contrario de Schleiermacher que distinguía la Escuela como una institución que enseña y no investiga, Universidad la que enseña e investiga  y Academia la institución en que los investigadores se reúnen para comunicarse sus saberes.

   Giner de los Ríos, a finales del siglo XIX diferenciaba la Universidad alemana como educadora, la inglesa como investigadora y la francesa y a su imagen la española como profesionalizadora. La Universidad debe abarcar estos tres niveles de investigación, educación y profesionalización.

 Según algunos, el profesor sería el talento integrador, hoy necesario dada la cantidad de saberes distintos, y el investigador sería el talento disociador. El profesor sería el hombre de lo "uno" y el investigador el de lo "múltiple". El profesor sería el hombre con talento sintético y deductivo, claro en su exposición. Sería el sabio apacible, ordenado y equilibrado. El investigador sería el hombre de intuiciones rápidas, amante de la continua novedad, insufrible con la rutina; un bohemio en una palabra, es decir, un artista de la ciencia.

Por ello la enseñanza Universitaria consistiría no tanto en transmitir unos conocimientos como de enseñar un método, entendido este como camino a recorrer.              

 Es necesario no transmitir solo unos conocimientos sino un espíritu creativo, no limitarse a enseñar cosas sino enseñar a aprender y a recorrer el camino de la Ciencia. Si solo nos limitamos a la mera transmisión de conocimientos, la Universidad no tendría razón de ser, pues como decía Whitehead para eso solo con la imprenta bastaría.

Por ello el progreso se basa en el desarrollo de espíritus creativos y estos solo se forman en la Universidad pues raramente aparecen por generación espontánea. Sin embargo la carencia de creatividad llevaría a la astenia y sería grave, aunque su exceso no lo sería menos ya que originaría caos científico. El proceso debe ser armónico y equilibrado, todo ello en un clima adecuado de medios, de ambiente, de preparación, voluntad, creatividad, sentido crítico y espíritu de duda. La trivialidad de la investigación no es sino el resultado de la pobreza intelectual de la hipótesis de trabajo que la dio origen. Ideas pobres, hipótesis fútiles desarrollaran proyectos vacíos de contenido. La estrechez de miras en la investigación no lleva a ningún lugar. Además debemos añadir que un inteligente siempre se repone de un fracaso y un mediocre jamás se repone de un triunfo. En esto es donde debe radicar nuestra enseñanza.-

El hombre ante la realidad opone varias posturas como son la contemplación en el plano estético y religioso, la utilización de esa contemplación y el conocimiento. En la metodología científica ocupa un lugar destacado la aptitud del interrogante, es decir el asombro. Etimológicamente, asombrado, significa "attonitus", golpeado por el trueno. La emoción provoca ordinariamente una regresión mental; el asombro, por el contrario, es un paso adelante. Sin él, el pensamiento muere. El asombro puede ser epistemogénico, es decir, la disposición permanente de ver las cosas por vez primera. La segunda parte de esa aptitud, es la resolución del asombro, en un interrogante, en una pregunta. Después tenemos la respuesta, es decir, la ocurrencia. Entre ésta y la idea genial no hay sino diferencias de grado.

La verificación de la idea tiene varios principios. El primero sería la auptosia, la visión de uno mismo, es decir, de la contemplación pasamos a la observación y de ésta a la inspección. El segundo principio es el de la peirasia, que equivale a la prueba o experimento. Es la propia Investigación Experimental. La comprobación mediante el experimento de la idea a priori. El tercer principio es el de la hermeneia o interpretación razonada, es el paso del hecho a la teoría. Ante la respuesta podemos adoptar dos posturas: la del rechazo a la idea y la segunda, la de la aceptación y conformidad.

Lain Entralgo de quien son estas ideas filosóficas sobre la investigación dice que la Ciencia no es pobre porque el potencial cromosómico tenga un caudal epistemogénico menor para el asombro, sino por que las posibilidades que dan los Estados y las Administraciones sean menores.

Pero es que la investigación no solo necesita ambiente sino crítica y duda para no caer en el defecto de lo que Rousseau decía "que no existe ningún sabio que no prefiera la mentira inventada por él a la verdad descubierta por otro"

El binomio Investigación y Desarrollo tiene una perfecta correlación. El marco donde esta investigación debe tener lugar es la Universidad. Sólo se puede trasmitir una ciencia en la medida que se posee. Decía Kant, que sólo se aprende filosofía, haciendo filosofía. Parafraseándole podíamos decir que solo se aprende ciencia investigando. Es pues, la Universidad, casa de ciencia, centro del estudio y sede del saber, la que hace investigación para conocer la verdad, enseñanza para transmitirla y educación para incorporarla.

Todo proceso de investigación tiene, pues, varias fases encadenadas. Delimitación del problema a investigar, antecedentes y estado del problema, hipótesis del trabajo, metodología o plan de trabajo, resultados, valoración crítica y discusión de los mismos, conclusiones y bibliografía.

Una buena investigación no puede ser sólo método, necesita todas las fases señaladas. El método es el camino, el proceder ordenado que nos guía en la investigación, pero ésta debe partir siempre de la idea intuitiva, esto es, de la hipótesis de trabajo. El diccionario de la lengua dice que método es el procedimiento que se sigue para determinar la verdad y enseñarla. Lo que se pretende es pues, llegar a la verdad y después transmitirla ¿Y donde realizar mejor esto que en la Universidad?

Mazzei define a la Universidad como el lugar privilegiado multifuncional, donde el hombre recibe su formación de hombre total, donde se elabora y trasmite el saber intelectual y donde se adquiere una profesión. Es pues, la formación del hombre y en nuestro caso, la formación del hombre-médico.

No basta tener buen espíritu, dice Descartes, lo esencial es aplicarlo bien y en esta labor es donde tenemos que centrar nuestro trabajo y esfuerzo.

El investigador sigue varios métodos el inductivo es el cual la observación, experimentación, comparación y abstracción son patrimonio fundamental y va de los particular a lo general. El segundo método sería el deductivo caracterizado por la aplicación, comprobación y demostración y que nos lleva de lo general a lo particular (método matemático). El tercero será el analítico que divide y clasifica la ciencia y el cuarto y último el sintético que resume y concluye nuestro estudio. En este camino en el que Pascal señala que el hombre esta hecho para la búsqueda de la verdad y no para su posesión, es donde el universitario opaca su lugar, donde este debe sentir la necesidad de su transmisión.

La pregunta es la forma suprema del saber humano decía Heiddeger. Esto es lo que el profesor universitario debe intentar conseguir, la capacidad de que el alumno se haga preguntas y el lugar donde esto se debe realizar es en la propia Investigación. Por ello el Método de transmisión del conocimiento recorre un camino, el de la Investigación. Las tres preguntas básicas el porqué, el para que y el como. Método que tiene dos vertientes, el de la investigación para conocer la verdad y el de la enseñanza para transmitirla.

La enfermedad no es más que un suceso en la biografía del paciente pero con palabras de Weizacker, podemos decir que cada enfermo configura su propia enfermedad y tan es así que existen un gran número de enfermedades generales que se manifiestan como primer síntoma o con un síntoma principal en la boca. Sin embargo la realidad se complace en ocultarse como afirmaba Heráclito, de ahí que el investigador tenga en su mano la capacidad de desarrollar su observación para sentar la base de una hipótesis y merced al método científico, desarrollarla.

Quiero finalizar estas breves reflexiones con la idea final del estímulo a la investigación y docencia, ese binomio que nos hace acercarnos más a las personas, a comprenderlas y a entenderlas en su seguimiento y camino de la vida. Si conseguimos aportar con nuestro esfuerzo y trabajo, aunque solo sea un grano de ilusión, habremos conseguido mucho.

El profesor universitario va conformando poco a poco la personalidad del alumno, modulando, como el escultor en la arcilla, su personalidad científica, tratando de hacerle comprender que más que datos lo que debe impregnarse es de dudas, de espíritu crítico, responsabilidad, tesón, esfuerzo y  solidaridad. Es necesario que intentemos transmitir la importancia de la excelencia, de la labor bien realizada. Aquí es donde radica la verdadera función del profesor investigador en ese binomio íntimo de docencia-investigación, dado que no es posible comprender lo uno sin lo otro.

William Osler decía que estudiar los fenómenos de la enfermedad sin libros, era cruzar el mar sin cartas de navegación. Estudiar libros sin pacientes no es tan siquiera embarcarse. Yo añadiría que estudiar sin libros, sin pacientes y sin investigación es el vacío que no conduce a nada.

Reitero pues mi íntimo agradecimiento al estar en esta Facultad, al recibir este galardón de la Universidad de Chile y al compartir con tantos y tantos amigos este momento tan intenso para mí.

La palabra es mitad de quien la pronuncia y mitad de quien la escucha. Si alguna responsabilidad tuve al pronunciarla, vosotros también la tenéis, pues la escuchasteis.

Nada más y muchas gracias.

        

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias