Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 8 de agosto de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

EL QUESO MANCHEGO


Este tipo de queso es, ante todo, el mas famoso de toda España. De hecho mucha gente lo considera como uno de los mejores quesos del mundo. Y no es solo por ser tan afamado, sino porque además cuenta con gran multitud de imitaciones.
Se basa en un tipo de queso grande, con leche solo de oveja de la raza manchego y elaborado en la zona denominada "La Mancha". Todo ello está amparado bajo un Consejo Regulador de Denominación de Origen, el cual se encarga de velar por la autenticidad del queso manchego. Esto hace que este lácteo sea un producto único.

 

IDENTIFICAR EL QUESO MANCHEGO

Para identificarlo es necesario que cumpla una serie de requisitos, entre los cuales destacan algunas muy importantes.
El queso en su parte lateral está totalmente grabado por todos lados la forma de pleita. Hoy en día se hace con un molde, pero anteriormente era pleita realizada a mano por los artesanos de la zona. La pleita se hacía con finas hojas muy largas que se tejian formando una especie de trenza, con la cual envolvían la cuajada y daban forma al queso.
Otro factor a tener en cuenta es la identificación de la Denominación de Origen, la cual incorpora un pequeño sello (contraetiqueta) que va adherido a cada etiqueta y con un número diferente de serie. Dicho sello hace mención a su condición de Manchego. También en la etiqueta del fabricante consta la palabra "Manchego". Ambas cosas deben estar presente y de forma conjunta (la etiqueta con la palabra Manchego y la contraetiqueta del Consejo Regulador).
Además, cada queso, lleva incrustada en su base una placa de caseina, la cual tiene un número de serie que identifica a cada queso como único. Es como su carnet de identidad.


CURACIÓN DEL QUESO MANCHEGO

El Queso manchego tiene la particularidad que NO se vende tierno. Todo queso manchego debe tener una curación mínima de 60 días para las piezas de más de 2 kilogramos y superior a 30 dias para las 1 a 2 kilogramos.
Se encuentra en forma de media curación (tambien llamado semicurado), curado, o "viejo o añejo". Este último puede llegar a tener una curación entre 1 a 2 años. Un dato a tener en cuenta es que su sabor es mas intenso al ser mayor su curación.
Su maduración es un proceso donde al queso se le dá "personalidad". Influyen muchos factores que afectan en gran medida al sabor del queso terminado. Entre ello es la temperatura de almacenamiento, la humedad, el aire que recibe. etc. Este último es muy importante sobre todo en los primeros días, ya que el aire que recibe el queso hace que cree una corteza mas o menos fuerte, la cual será la que proteja al queso durante el resto de su vida. Dicha corteza creará un moho (comestible) el cual le dará unos aromas intensos y característicos y que nos hará después la boca agua al comerlo.
Periódicamente también debe ser volteado para que el queso esté en varias posturas y no se deforme y pueda seguir conservando su forma tan característica.


Mas información sobre el queso manchego

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias