Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 26 de septiembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Todo lo que has de saber sobre los tensiómetros

Así como es importante tener un botiquín de primeros auxilios en nuestra casa, repleto de implementos e insumos médicos para atender cualquier emergencia o urgencia, también es indispensable contar con ciertos aparatos que nos ayudarán a obtener valores importantes de nuestra salud. Sin duda alguna, los tensiómetros o esfigmomanómetros serán parte de esos dispositivos indispensables.

Si no se te hacen conocidos ninguno de los dos términos anteriores o te suenan familiares, pero quieres indagar en el tema, no te preocupes. En el artículo de hoy te vamos a ofrecer toda la información antes de comprar tensiómetro, conoce la gran importancia que poseen en un hogar, independientemente si alguno de los habitantes padece de una enfermedad que altere la presión arterial o no.

Qué es un tensiómetro y todo lo referente al mismo

Bien sabemos que uno se los sistemas que componen a los seres humanos es el sistema circulatorio, el cual se encarga de trasportar la sangre que es bombeada desde el corazón y llevarla hasta la punta de los dedos. Para ello necesitan ciertos canales, los cuales serán las venas y arterias que está localizadas en cada parte de nuestro cuerpo. Cuando la sangre, siendo un líquido, circula por estos conductos va a poseer una presión que es la que le permite que la completar todo su trayecto.

Esa presión, conocida como presión arterial o tensión, es constante y variable, siendo afectada por factores como el ambiente, emociones, enfermedades, actividades físicas y otros motivos. La Organización Mundial de la Salud, OMS, establece que los parámetros normales de tensión arterial se deben encontrar en 120 mmHg para la presión máximo o sistólica, y 80 mmHg para la presión mínima o diastólica.

Ahora bien, el tensiómetro será un aparato cuyo objetivo será medir y cuantificar la presión arterial que se encuentra presente en ambos momentos, es decir, la presión máxima que el corazón realiza cuando late (presión sistólica) y la presión que tiene la sangre en las venas y arterias mientras que el órgano no se encuentra latiendo (presión diastólica). Para así ofrecerte datos fiables sobre los valores de tu presión sanguínea, dato de gran importancia en el ámbito médico.

A pesar de que existen dos tipos de tensiómetros, manual y digital, gracias a su facilidad de uso el que mayor popularidad ha ganado es el tensiómetro digital. Estos equipos han revolucionado el mercado, logrando ser parte de cualquier evaluación medica llevada a cabo por especialistas o por personas que tengas pocos conocimientos del tema o del dispositivo.

No obstante, la mayoría de los tensiómetros digitales permiten un uso sencillo y rápido. Para utilizarlo solo tendrás que colocarte el brazalete en el brazo izquierdo, por encima de la fosa del codo y de la arteria braquial, o por encima de la muñeca, en caso de un tensiómetro de muñeca. Ajusta el brazalete, presiona el botón de encendido y la máquina se encargará de realizar la evaluación. Cuando el brazalete termine de desinflarse, retíralo y visualiza los resultados en la pantalla LED.

Posee una funcionalidad curiosa, puesto que el brazalete se infla para corta la circulación de las venas y arterias de la zona (principalmente de la arteria braquial), apastándola. Después de un corto tiempo, la circulación vuelve a la normalidad y llega el punto donde la presión del brazalete es la misma que en la arteria; a este punto se le conoce como presión máxima o sistólica. Seguidamente, con un segundo pitido, mide la presión mínima o diastólica.

Conoce los tipos de tensiómetros que existen

Existen dos tipos de tensiómetros.

El primero es el tensiómetro manual, el cual consiste de un brazalete, una válvula, una manguera, un estetoscopio y un manómetro. Se deberá colocar el brazalete en el brazo del paciente y el estetoscopio en los oídos del evaluador, mientras que se aprieta la bomba para inflar el brazalete hasta su punto máximo. El evaluador debe escuchar muy los pitidos mientras que observa el manómetro para determinar el nivel donde se encuentra cada una de las presiones.

El segundo tensiómetro es el digital, el cual se subdivide en dos tipos. El tensiómetro digital de muñeca consiste en un brazalete y un dispositivo de pequeño tamaño y muy livianos, que se van a ubicar en la muñeca del paciente, en el cual solo tendrá que apretar el botón de encendido y esperar los resultados. Por otro lado, tenemos el tensiómetro digital de brazo o manguito, el cual es muy parecido al anterior, solo que posee mayor tamaño; se considera como uno de los más confiables ya que se debe ubicar por encima de la arteria braquial.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias