Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 19 de octubre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Estudio biomecánico de la marcha. ¿Qué es y cuándo es necesario hacerlo?

La locomoción va a ser un aspecto de gran importancia en la vida de cualquier ser vivo, sobre todo, cuando este desea trasladarse de un lugar a otro; utilizando nuestras piernas y pies, los humanos logramos llevar a cabo la caminata o la marcha. Ahora bien, está es analizada y estudiada por los profesionales de la salud para descartar afecciones posturales o problemas del aparato locomotor, los cuales, normalmente, no son detectados mediante radiografías, resonancias magnéticas o cualquier otro examen médico que no sea este tipo de estudio de la marcha.

Conoce un poco más acerca del estudio biomecánico de la marcha

Muchas personas desconocen el estudio biomecánico de la marcha, ya que este tipo de análisis se suele realizar en el ámbito deportivo y fisioterapéutico, por lo que no es tan común en consultas de atención primaria. Sin embargo, esto no resta importancia a este tipo de estudio de nuestra pisada.

Cuando hablamos del estudio biomecánico, exploración biomecánica o análisis biomecánico de la marcha, nos estamos refiriendo a todos aquellos exámenes que se realicen a la pisada, caminata, a la posición estacionaria o bípeda (de pie), cuando una persona está corriendo o cualquier posición estática o en movimiento que involucre sus extremidades inferiores (piernas). Se lleva a cabo empleando diferentes pruebas, test, pruebas, análisis, exámenes, observaciones y demás actuaciones que permitan crear un diagnostico certero.

Gracias a los resultados obtenidos, podemos descartar afección en la locomoción o cualquier problema a nivel estructural, además de conocer el comportamiento de las articulaciones de la cadera, de la rodilla, del tobillo y columna, y de todas las estructuras que se encuentran relacionadas a la marcha. Entre ellos vamos a encontrar traumatismos, afecciones congénitas o hereditarias, malas posturas, factores externos incidentes, entre otros.

Asimismo, también será ideal para descartar cualquier alteración en la marcha, por muy pequeña que parezca, la cual puede ser desencadenante de problemas a largo o mediano plazo. Para llevarla a cabo, de deben cumplir con una serie de pasos para que el estudio pueda cumplir con todos sus objetivos:

Conocer el historial clínico del paciente, será el primer paso, ya que esto nos permitirá saber acerca de su condición física y de salud, de esta manera vamos a poder tener en cuenta las enfermedades que padece, intervenciones quirúrgicas por las que ha atravesado, alteraciones en su bienestar, entre otros aspectos importantes.

Después, se debe observar y grabar al paciente mientras que este camina y corre con los zapatos puestos. Esto nos permitirá, o al profesional de la salud, analizar los ejes mecánicos de la pelvis, pierna y espalda, y así poder denotar si existen algún desbalance o equilibrio, mientras que se da paso a la creación de hipótesis. También será importante realizar el mismo análisis, pero, en este caso, se le pide al paciente que realice la misma marcha sin zapatos y calcetines, ya que nos proporciona una visión más clara de la actuación de la musculatura de los pies.

Para continuar con la valoración del paciente, se debe proceder a aplicar test y pruebas funcionales o de fuerza. La primera de ellas se conoce como estudio dinámico de la huella plantar, la cual se utiliza para determinar los puntos de presión que se realizan a la hora de realizar la pisada. Con la ergodinámica vamos a diferenciar las etapas de la marcha, como la recepción, carga e impulso.

Seguimos con la exploración táctil y visual de la cadera hacia los pies, para comparar alineaciones normales con las anormalidades posturales o de movimiento que puedan existir en el cuerpo, o descartar alguna tensión muscular. Por otra parte, está el estudio del equilibrio estático, fundamental en la marcha, ya que con él vamos a poder determinar el comportamiento del cuerpo cuando el individuo se encuentra en carga monopodal.

Debemos tomar en cuenta la exploración de los rangos de todas las articulaciones involucradas en la marca, como lo son la articulación de la cadera, la rodilla, el tobillo y del pie, lo cual se lleva a cabo ubicando al paciente en una camilla. Para finalizar, se confirman las hipótesis planteadas al evaluar la grabación, para así detectar las posibles afecciones y aplicar el tratamiento adecuado.

Se recomienda que el estudio biomecánico de la marcha se realice en infantes para corregir cualquier alteración postural desde pequeños, de forma preventiva en adultos y jóvenes una vez al año, en deportista para descarta cualquier lesión y cuando se presenta dolor o molestias recurrentes a la hora de caminar o correr.

Así, se descartan patologías como pie plano o cavo, genu varo o valgo, fascitis plantares, metatarsalgias, neuromas de Morton, espolones calcáneos, genoartrosis, coxoartrosis, condropatías, tendinitis, periostitis, dolor de rodilla, escoliosis, lumbalgias, lordosis, dolores de espalda y sobrecargas musculares.

Beneficios del estudio biomecánico de la marcha

  • Ideal para corregir dolores musculares y articulares.
  • Ayuda a prevenir lesiones.
  • Mejora la calidad de vida.
  • Corrige errores posturales.
  • Mejora el desempeño en atletas.
Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias