Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 28 de noviembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué son las hemorroides sangrantes y cómo tratarlas?

Para algunas personas, las hemorroides no causan síntomas. Pero para otras, las hemorroides pueden provocar picor, ardor, sangrado y molestias, especialmente al sentarse.

 

 

¿Qué son las hemorroides y por qué sangran?

Las hemorroides, también llamadas almorranas, son venas dilatadas en el recto y el ano. Hay dos tipos de hemorroides:

Hemorroides internas. Se desarrollan en el recto.
Hemorroides externas. Se desarrollan alrededor del orificio anal, debajo de la piel.


Tanto las hemorroides internas como las externas pueden convertirse en hemorroides trombosadas. Esto significa que se forma un coágulo de sangre dentro de la vena. Las hemorroides trombosadas no suelen ser peligrosas, pero pueden causar dolor e inflamación graves.

En casos raros, las hemorroides trombosadas pueden causar una grave hemorragia rectal debido a la ulceración y necrosis de la piel circundante. Esto requiere atención médica inmediata.

El esfuerzo o la evacuación de heces especialmente duras puede dañar la superficie de una hemorroide y hacerla sangrar. La sangre de una hemorroide tendrá un aspecto rojo brillante en un trozo de papel higiénico.

Las hemorroides internas, externas y trombosadas pueden sangrar. En algunos casos, una hemorroide trombosada puede reventarsi se llena demasiado de sangre

 

¿Cómo se tratan las hemorroides sangrantes?


Una hemorroide sangrante suele ser un signo de irritación o daño en la pared de la hemorroide. Esto debería resolverse por sí solo con el tiempo, pero hay varias cosas que puedes hacer en casa para acelerar el proceso y aliviar cualquier molestia.

Sin embargo, si no hay un origen claro de la hemorragia o si ésta no desaparece en una semana, acuda al médico.

Los expertos señalan que las hemorroides suelen autodiagnosticarse, lo que puede ser peligroso. Muchas afecciones médicas, como el cáncer y la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), pueden presentar síntomas similares. Por esta razón, es importante recibir un diagnóstico adecuado de su médico.

Tratamiento en casa

Si le han diagnosticado una hemorroide que le pica o le duele, empiece por limpiar suavemente la zona y reducir la inflamación:

 

  • Tome un baño de asiento. Un baño de asiento consiste en sumergir la zona anal en unos cuantos centímetros de agua caliente. Para un mayor alivio, puedes añadir al agua algunas sales de Epsom.
  • Utiliza toallitas húmedas. El papel higiénico puede ser áspero e irritante para las hemorroides externas. Prueba a utilizar una toallita húmeda en su lugar. Busca las que no tengan fragancias ni irritantes añadidos. Puedes comprar toallitas por Internet.
  • Limpiar con hamamelis. Utilizar papel higiénico con hamamelis o compresas de hamamelis puede ayudar a calmar y disminuir la inflamación.
  • Utiliza una compresa fría. Envuelve una compresa fría con una toalla y siéntate sobre ella para reducir la inflamación y calmar la zona. Aplícala durante no más de 20 minutos seguidos.
  • Evite hacer esfuerzos o sentarse en el inodoro durante largos periodos de tiempo. Esto puede ejercer más presión sobre las hemorroides.
  • Manténgase hidratado. Beba mucha agua a lo largo del día para evitar el estreñimiento.
  • Coma fibra. Intente añadir gradualmente a su dieta más alimentos ricos en fibra, como cereales integrales, verduras y fruta fresca. Esto puede ayudar a prevenir el estreñimiento y las heces irregulares.

 

El mejor consejo es que cuando tengas un problema de este calibre acudir a un especilista. 

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias