Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 19 de octubre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Las energías renovables en edificación, ventajas y viabilidad en eólica, solar y biomasa 2

Energía eólica

España es uno de los principales países productores de energía eólica del mundo, lo que refleja el enorme potencial de esta energía, por lo que también debe aplicarse a edificios y viviendas como sistemas de producción de energía eléctrica, siempre que las condiciones sean favorables.

Una planta de energía eólica consiste esencialmente en un molino o un rotor de varias palas que, cuando se pone en rotación por la acción del viento, pone en marcha un generador eléctrico, que suele ir unido a un mástil. La principal ventaja de esta energía es que al ser renovable es inagotable, no contamina y su construcción está subvencionada por el Estado.

 

Energía eólica

España es uno de los principales países productores de energía eólica del mundo, lo que refleja el enorme potencial de esta energía, por lo que también debe aplicarse a edificios y viviendas como sistemas de producción de energía eléctrica, siempre que las condiciones sean favorables.

Una planta de energía eólica consiste esencialmente en un molino o un rotor de varias palas que, cuando se pone en rotación por la acción del viento, pone en marcha un generador eléctrico, que suele ir unido a un mástil. La principal ventaja de esta energía es que al ser renovable es inagotable, no contamina y su construcción está subvencionada por el Estado.

Hay que tener en cuenta la gran importancia de la ubicación del edificio y las características del lugar que lo rodea, por lo que en general será más viable cuanto mayor sea la intensidad del viento, dependiendo de la altitud, porque a mayor altitud mayor velocidad, y también terreno, con mayor velocidad en llanuras o zonas próximas al mar. Por tanto, se darán mejores condiciones en edificaciones o construcciones aisladas, próximas al mar, en zonas altas y cuando no haya gran cantidad de obstáculos cercanos. que detienen el viento.

La instalación eólica típica para edificios y viviendas procederá a la instalación de sistemas mediante micro instalaciones eólicas, con aerogeneradores compactos capaces de generar una potencia eléctrica inferior a 100 Kw, aislados o en sistema híbrido con la instalación solar fotovoltaica. En este tipo de instalaciones se debe elegir una ubicación ideal, por eso se requiere un estudio de la velocidad del viento, también se estudiará su viabilidad económica, analizando los costos y beneficios generados, pero se debe tener en cuenta que la mejora y el avance permite tener instalaciones más eficientes y menos costosas.

Otro sistema relacionado con la energía eólica es la aerotermia. Este tipo de sistemas utiliza el calor presente en el aire para calentar agua, que puede utilizarse ya sea para uso sanitario o bien para calefacción.

 

Energía de la biomasa

La energía de biomasa utiliza pellets, recortes de poda, huesos de aceituna, cáscaras de almendras como materia prima (generalmente residuos de actividades agrícolas y forestales o subproductos del procesamiento de la madera) para generar energía térmica para agua caliente sanitaria y calefacción. También existen otros tipos de biomasa húmeda procedente de la producción de aceites vegetales, incluidos los biocombustibles como el biodiesel o el etanol, que son particularmente efectivos para calderas de cogeneración con tecnologías tipo Stirling, pero en este caso hablaré de biomasa sólida.

En el caso de viviendas unifamiliares o edificios residenciales, es posible obtener un alto ahorro energético y una alta eficiencia con la implementación de calderas de biomasa, para generar calor para agua caliente sanitaria y calefacción.


Ventajas e inconvenientes

La tecnología es análoga a la de las calderas de combustibles fósiles y el equipo no es excesivamente caro.
Se considera que no tiene emisiones de dióxido de carbono.
Los pellets son mucho más rentables que otros combustibles como el diésel o el propano, este ratio determina su amortización.
La biomasa tiene un valor calorífico menor que los combustibles fósiles, por lo que se necesita más cantidad para obtener la misma energía.
En algunos tipos de calderas se requiere combustible procesado, por lo que es necesario comprar el combustible a un tercero especializado, ya que existe la posibilidad de que la biomasa bruta no sea aceptada por el mecanismo de alimentación.
No encaja fácilmente en el conjunto arquitectónico de la casa y debe ubicarse en un lugar especialmente diseñado para ello.


Durabilidad y amortización de la instalación

Dando por sentado el correcto mantenimiento de la instalación, su durabilidad mínima debería de ser entre 20 a 25 años. La amortización depende de varios factores, cada caso es diferente, pero por ejemplo en el caso de una vivienda unifamiliar aislada de aproximadamente 100 m2 con biomasa para agua caliente y calefacción, se puede amortizar en un periodo aproximado de entre 5 y 8 años.

Una solución para realizar un proyecto de máxima eficiencia y con un alto ahorro de energía sería instalar la caldera de biomasa con una bomba de calor geotérmica para calefacción y climatización. Tanto para el caso de edificios de viviendas de obra nueva como para edificios existentes, así como para viviendas unifamiliares se puede obtener la máxima eficiencia instalando estas calderas, pues reducen las emisiones a casi el 100%, y proporciona importantes ahorros energéticos, alcanzándose la máxima calificación energética.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias