Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 17 de agosto de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

China aprueba tres nuevas variedades de semillas transgénicas para su importación

Apenas unos días después de que se informó que China había bloqueado varios embarques ilegales de maíz y semillas transgénicas provenientes de Estados Unidos, ahora se informa que China ha aprobado ya otras tres variedades de transgénicos para su importación legal. Desafiando lo que se cree por algunos sobre la oposición a los transgénicos del nuevo gobierno chino, las últimas aprobaciones muestran que la economía de mayor crecimiento en el mundo está aparentemente apoyando a la biotecnológica global.

Según la revista Reuters, el Ministerio de Agricultura de China ha autorizado oficialmente la importación de tres nuevas variedades de soya transgénica, las cuales se cultivan en Brasil, el segundo mayor productor de soya en el mundo – los Estados Unidos siendo el número uno. Una de las variedades, conocida como Intacta RR2, se produce nada menos que por Monsanto, mientras que las otras dos variedades, CV127 y Liberty Link, son producidas por BASF Plant Science y Bayer, respectivamente. Las tres variedades representan colectivamente el producto agrícola más grande de Brasil.

Brasil ha estado presionando a China con su ” Frankensoya” por lo menos durante los últimos tres años, pero el país asiático en expansión ha resistido aprobarlo. Las autoridades chinas dicen que su enfoque de todo este tiempo ha estado en determinar la seguridad de los cultivos, tanto para el medio ambiente y la salud humana, un proceso que lleva mucho más tiempo en China que lo hace en los Estados Unidos, donde los transgénicos tienden a ser aprobados de manera indiscriminada y sin ningún tipo de supervisión adecuada o pruebas de seguridad independientes. ”

La soya transgénica importada se va hacer aceite de cocina” dice Peng Yufa , Director Adjunto del Comité de Cultivos Transgénicos de China, citado por Business Standard. “El producto final no contendrá proteínas transgénicas” añade “por lo que no hay amenaza la seguridad alimentaria.”

Transferencia horizontal de genes permite que el ADN transgénico pase a los seres humanos

Pero como se ilustra por numerosos estudios independientes llevados a cabo en los últimos años, las proteínas transgénicas pueden quedar en el producto final. Al menos un estudio ha comprobado que la transferencia horizontal de genes, como se le llama, termina causando estragos en el sistema digestivo humano, por no hablar de todo el código genético humano. ”

[E]l método utilizado para construir e insertar genes extraños en los cultivos transgénicos elimina muchas de las barreras naturales que impiden que la transferencia horizontal ocurra” explica el grupo de defensa del Instituto de Tecnología Responsable. “De hecho, el único estudio de alimentación humana publicado en los alimentos transgénicos que se ha realizado, verificó que porciones del gen insertado en la soya se transfiririeron al ADN de las bacterias del intestino humano.”

Por lo que al pueblo chino se refiere, puede esperar una nueva ola de alergias, trastornos gastrointestinales y otros problemas estimulados por este influjo inminente de venenos de soya transgénica de Brasil. A pesar de la oposición generalizada y creciente de los transgénicos en general, el gobierno chino está cediendo a las demandas de Brasil para que acepte sus cultivos contaminados.

“La transferencia horizontal de genes de todos tipos son de muy baja probabilidad que ocurran” dice la Earth Open Source. “Sin embargo, dada la extremadamente amplia distribución de los cultivos transgénicos y el uso en las últimas décadas, estas probabilidades bajas se traducen en una posibilidad de que eventos de transferencia horizontal de genes en realidad podría ocurrir incluso a través de mecanismos que se espera tengan lugar en las probabilidades más bajas. Por lo tanto, los impactos negativos y los riesgos asociados con esta tranferencia de genes deben tenerse en cuenta al considerar la seguridad de la biotecnología en general de cualquier cultivo transgénico.”

Este es un buen consejo, pero es claramente un consejo que el gobierno chino ya sea inconscientemente o voluntariamente optó por ignorar o rechazar cuando aprobo las tres nuevas variedades de soya transgénica.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias