Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 31 de julio de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Infórmate antes de realizar un trabajo

Ya os he hablado de las reformas en casa y de mis pequeñas inversiones inmobiliarias, y aunque no me considero un profesional de las reformas, voy cogiendo cada vez más experiencia en la práctica.

A las personas que no hemos estudiado nada sobre reformas y mucho menos nuestro trabajo se encuentra dentro de estos sectores, se nos hace un poco complicado tener ese conocimiento previo antes de ponernos manos a la obra, es por ello que antes nos vemos en la obligación de pedir consejos y buscar información sobre todo lo que tenemos planeado hacer.

Lo importante es terminar lo que nos hemos planteado empezar, cueste lo que cueste, ya que también nos servirá de aprendizaje para futuros trabajos.

Esta vez no tengo un espacio único de la casa donde me haya puesto a trabajar, ya que han sido muchos los rincones a los que les he ido haciendo cositas y aplicando detalles que se habían quedado en el aire cuando se estaba reformando.

Lo que sí os puedo decir es que me he dado cuenta de la importancia de aplicar cada material, cada herramienta y cada objeto de ferretería para lo que han sido fabricados.

Os puedo contar algo que me ha pasado a la hora de hacer unos agujeros, donde realmente me sentí un poco frustrado al no quedar como quería y costarme la vida hacerlos.

Lo cierto es que si me hubiese parado a investigar o preguntar no habría tenido estos problemas, ya que todos aparecieron por la inexperiencia y el desconocimiento. Todo hay que decirlo.

El caso es que estaba realizando unos agujeros para ensamblar unos muebles que habíamos fabricado, los cuales llevaban una pequeña estructura metálica en su interior.

A su vez, esta pequeña estructura tenía unos anclajes de varios milímetros de grosor que debíamos taladrar para anclarlo a la pared, ya que no iba a ser un mobiliario de adorno, sino un espacio de trabajo en el garaje.

Cuando procedimos a realizar los agujeros en dichos soportes, nos dimos cuenta de que algo no iba bien, el metal cogía un tono extraño, se calentaba muchísimo y no conseguíamos realizar el agujero.

Al mirar el paquete donde nos venían las brocas que habíamos comprado, en el paquete decía claramente que eran brocas para madera. Hasta que no me fijé en los pequeños detalles no vi las diferencias entre las brocas para madera y las de metal.

Las brocas para pared sí las tenía identificadas, ya que en su punta son completamente diferentes, pero las de madera son bastante parecidas a las de metal, y más aún si desconoces este mundillo.

En ese momento me tuve que poner a investigar algo sobre los tipos de brocas y cuando lo tuve todo claro y adquirí las brocas correctas pude realizar los agujeros sin mayor complicación. ¡Vaya diferencia!

Os doy unas pinceladas de la información que ahora sí sé pero que me habría venido de perlas saberla cuando desconocía totalmente el tema.

Brocas para metal

Las brocas para metal son muy resistentes, tanto en dureza como al calor. Por lo general están fabricadas en acero, pero llevan partes de cromo y níquel que garantizan que las brocas sean súper resistentes y duraderas. Las brocas para metal son capaces de perforar madera, metales y plástico.

Con el uso, las brocas pueden desafilarse, pero se pueden afilar fácilmente con una radial y un disco de lija, dándoles con cuidado pequeñas pasadas a favor del corte que ya traen de fábrica. Otro consejo es que uses agua, para refrigerar la broca mientras corta, aunque es más recomendable usar taladrina, ya que ayuda a que la broca no parta por el sobrecalentamiento y no se destemple su afilado.

Dentro de las brocas de metal existe una variante mucho más resistente y duradera, llamadas brocas de cobalto.

Las brocas de cobalto las puedes encontrar fácilmente en cualquier ferretería, ya que solo son otro tipo de brocas para metal, pero con mejores prestaciones que las brocas normales.

¿Qué son las brocas de cobalto?

Las brocas de cobalto son una combinación de acero mezclada con un pequeño porcentaje de cobalto. El cobalto tiene un punto de fusión de casi 1500 grados centígrados y un punto de ebullición cercano a los 3000 grados centígrados, lo que lo hace perfecto para usar a altas temperaturas. Al combinar una pequeña cantidad de cobalto con otra aleación, los resultados son increíbles.

Las brocas de cobalto son increíblemente fuertes. Se pueden utilizar a velocidades mucho más altas que una broca de metal estándar. La capacidad de estas brocas para soportar el calor significa que funcionan durante mucho más tiempo prolongado sin la necesidad de enfriarlas con agua o taladrina. 

Se utilizan con mayor frecuencia para cortar materiales endurecidos y abrasivos. Las brocas de cobalto pueden cortar los metales más duros, incluidos bronce, hierro fundido, acero inoxidable y titanio. También pueden cortar cordones de soldadura.

Con esta mala experiencia he aprendido que es fundamental para la seguridad de las herramientas y de nosotros mismos que utilicemos una broca adecuada para cada trabajo. Ya que no solo te facilitará el trabajo y ahorrarás tiempo, sino que utilizar una broca no adecuada podría partirse con el exceso de temperatura por la fricción, pudiendo llegar a saltar trozos filosos y punzantes a mucha velocidad con el peligro que ello supone.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias