Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 4 de agosto de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

He descubierto la cosmética coreana

En más de una ocasión os he dejado caer que me encantan los viajes y experimentar culturas diferentes. Investigando sobre Corea del Sur ahora que está imposible ir por el coronavirus he acabado como Alicia en el País de las maravillas: atravesando una madriguera de conejo increíble que me ha llevado nada más y nada menos que a interesarme por el curioso mundo de la cosmética coreana.

¿Sabías que el 90% de las coreanas utiliza algún tipo de cuidado facial según Statista? Pero no se queda aquí: el 83% de los hombres utiliza algún tipo de limpiador para la piel. Este dato fue el que más me sorprendió, y por el que comenzó mi investigación por descubrir cuáles eran las mejores marcas y probarlas aquí en España.

¿Cosmética coreana o artículo de teletienda?

Descubrí que los coreanos se llenan la cara de “superingredientes” sin ningún pudor. Baba de caracol, centella asiática, extracto de zanahoria y té verde… Lo que para nosotros sería un artículo de teletienda, para ellos es lo más normal del mundo. Fue entonces cuando me decidí a probar lo más aleatorio del mundo: ¿por qué 4 de cada 5 tíos se limpia la cara en Corea? ¿Es que aquí no somos suficientemente varoniles como para no acomplejarnos por un gesto que podría ser tan común como lavarse las manos?

Cuidado con lo que te echas en la cara

Antes de nada, lo primero que hice fue coger mi fiel gel del supermercado y darle la vuelta para ver la descripción del producto. El primer paso para probar algo nuevo es examinar el por qué del cambio. Horrorizado, comprobé que efectivamente no tenía ni idea de lo que me estaba poniendo en la cara todas las mañanas cuando me aclaraba la cara antes de empezar el día. Miles de ingredientes que no comprendía.

¿Pero de verdad hay que irse hasta Corea?

Esa fue mi primera reacción. Entré en un par de tiendas online muy conocidas en España: Sephora y El Corte Inglés. ECI lo descarté rápidamente: 8 euros por entregar en un día y si no 6 euros esperando una semana. La parte de atrás de los productos desgarradora. No encontré absolutamente nada que conociera más que “Aqua” que es el agua que llevan por naturaleza las cremas en general. Sephora tampoco fue santo de mi devoción. Primero porque está sólo enfocado a el público femenino, y segundo porque encontrar un limpiador facial fue prácticamente una epopeya. Por supuesto, ni rastro de Corea del Sur en su sección de limpiadores, precios bastante altos (¡no sabía que fuese tan caro!) y lista de ingredientes completamente incomprensible. Yo quería probar lo que un coreano normal decidía ponerse en la cara todas las mañanas antes de empezar el día. Y no hubo manera. Ni rastro de cosmética coreana por ninguna parte en ninguno de estos sitios patrios.

Imposibles de encontrar en España

Puede que haya menos de cinco tiendas online que vendan “K-beauty” (así es como promocionan sus cosillas de la piel en el extranjero los coreanos) en España. Fue casi imposible encontrar una tienda sencilla y a buen precio. La primera que encontré fue Yes Style. 3 semanas para enviar a mi casa (deben traerlo desde allí) y el precio del envío aún más caro que en el Corte Inglés. También encontré unos outlets que decían enviar a todo el mundo, pero a saber. Estaba muy tentado a probar, pero cuando me dijeron que había que esperar 21 días y desde soporte me hablaban en un inglés muy roto, dije: mejor seguimos buscando un poco más. Por puro azar conecté con otro alumno de la Complutense en Twitter. En su bio también hablaba de la cosmética coreana. El sitio web no podía estar más claro: Cosmetica Koreana. Pero la verdadera alegría vino al ver “enviamos desde España” en el título. Se había acabado la espera. 3 productos de baba de caracol (los muy listos la llaman “mucina”, para que suene a que no te estás poniendo un potingue asqueroso de molusco encima) y otros cuantos de centella asiática. Me compré el limpiador de caracol y he de decir que el resultado me sorprendió.

La teletienda tenía razón

No olvidaré a un colega que se compró la “Restform” de la teletienda para las visitas de su casa. Me estuve riendo horas cuando llegué a su casa y la infló para que pudiera quedarme allí esa noche. “Pero, ¿quién compra estas cosas tío?” le llegue a decir. No he dormido más cómodo en una cama hinchable en mi vida. Pues con lo de la baba, más de lo mismo. En Corea todo el mundo poniéndosela como algo normal y aquí no nos fiamos porque sale en la tele a dudosas horas de la noche. Me siento tremendamente limpio usando ese limpiador y recomiendo que lo probéis, te deja la piel bien fresca y no hay nada mejor que terminar el día viendo Netflix después de haberte pegado una buena ducha y lavado la cara antes de meterte en la cama. Os dejo el enlace aquí.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias