Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 24 de octubre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Los dioses sumerios Anunnaki

 

 

La civilización sumeria es considerada por muchos expertos como una de las más avanzadas tecnológicamente y en nivel de conocimiento general, dominando múltiples ciencias incluyendo las matemáticas. En cuanto a creencias religiosas se refiere, ellos creían en diferentes deidades, las cuales eran conocidas como los anunnaki.

El antiguo pueblo sumerio se caracterizó por ser uno de los primeros en grabar sus creencias para la posteridad, ofreciendo una religión que difiere mucho de las actuales. Si te interesa conocer más acerca de los dioses sumerios y como están posicionados en su religión, continúa leyendo el siguiente artículo.

 

 

El panteón de deidades Anunnaki

Las creencias de la antigua civilización fueron grabadas por sus habitantes en tabletas de arcilla, cuyas historias se conservaron por siglos hasta su descubrimiento. De acuerdo a ellas, el panteón de dioses estaba integrado por miles de divinidades, cuya relevancia y adoración variaba entre las personas de ese pueblo.

A pesar de ello, las tablillas de arcilla revelaron que las deidades se encontraban encabezadas por dioses creadores, siguiéndole una dinastía de 21 parejas. Ese conjunto de seres tenía una importancia mucho mayor dentro del panteón, evidenciado en las múltiples historias y mitos que los rodean.

 

Deidades similares a los hombres

De acuerdo a Samuel Noah Kramer, cada uno de los Anunnaki posee una figura antropomórfica (exceptuando algunas), dotada de un conocimiento muy alto y poderes diversos. La mayoría de ellos tienen una forma única, capaz de adaptarla o cambiarla de acuerdo a su voluntad, incluso experimentando una metamorfosis sagrada cuando lo requerían.

En el panteón que integran las disputas eran un aspecto común, siendo desacuerdos divinos que se resuelven siguiendo una jerarquía ya establecida. Todos los problemas entre los dioses se ven resueltos por las divinidades mayores Enlil o An, quienes actúan como mediadores y toman las decisiones en los conflictos.

Al igual que los humanos, los Anunnaki son seres imperfectos, capaces de realizar actos impuros o sufrir sentimientos como los celos o la ira. Su personalidad única le concede aspectos tanto positivos o negativos, siendo necesaria la intervención de otras deidades para corregir sus fallos. Sin embargo, su rasgo más destacable es su mortalidad, revelada en los escritos antiguos.

 

 

El hogar de los dioses: Abzu

El territorio místico donde residen los miembros del panteón sumerio se llama Abzu, conocido también como el Mar Primordial, origen de todo lo creado. Cada uno de los objetos, animales, plantas y personas nace a partir de él, al igual que lugares como el inframundo o los planos celestiales.

Sin embargo, el Abzu no solo fue considerado un espacio especial para todos los dioses, sino que también era visto como una deidad por los habitantes de Babilonia. Tales hechos pueden ser constatados en un documento muy antiguo de la época: el Enûma Elish, una epopeya que detalla la creación del planeta tierra.

A menudo suele estar representado como un ser conformado por agua dulce, el cual se encuentra atado a otro dios primordial llamado Tiamat, hecho de agua salada.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias