Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 14 de agosto de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Cómo reparar las cintas de correr?

No podemos negar que, en la actualidad, las cintas de correr representan una de las mejores opciones para mantenernos saludables y realizar ejercicio desde la comodidad de nuestro hogar, por ende, su demanda en el mercado ha aumentado significativamente durante los últimos años. No obstante, como todas las máquinas, pueden presentar averías que impidan su buen funcionamiento por lo que el día de hoy te enseñaremos reparar cintas de correr sin necesidad de que seas un especialista en la materia.

Guía práctica para reparar una cita de correr

Uno de nuestros mayores temores a la hora de adquirir una cinta de correr es que surja algún inconveniente con su funcionalidad o con algunas de sus partes. Sin embargo, esto ya no será problema con esta guía práctica que te ayudará a solucionar inconvenientes más comunes que se pueden presentar con tu nueva máquina de hacer ejercicio.

El primero será una velocidad errónea, es decir, que se manifiesta un pequeño descontrol a la hora de proporcionar la rapidez de la cinta; esta va a variar constantemente, pero puede ser más lenta o más rápida que la medida que hemos marcado en el tablero. El primer paso a realizar será leer el manual de uso de la cinta de correr para cerciorarnos si encontramos un apartado que nos explique la manera correcta de solucionar el inconveniente según el fabricante.

Si no encontramos nada, podemos determinar cuál falla posee la maquina solo con observarla detenidamente, solo será necesario ajustarla en una velocidad en la que no proporcione ningún salto. En caso de que presente enganches, será necesaria la asistencia de un técnico, en caso de que se apague parcial o completamente, la falla puede encontrarse en el motor o en la placa de control.

En segundo lugar hallaremos que el tapiz de la cinta de correr se desliza, siendo uno de los problemas más incómodos y peligrosos que se pueden presentar. Ya sea porque la banda se encuentre muy floja o muy apretada, que la tensión del tapiz se encuentre desalineada puede ser perjudicial para nuestro entrenamiento. Vamos a comprobarlo, colocando la cinta de correr estática y levantando el tapiz por la parte central, en caso de superar los tres centímetros, estará muy floja, si no logra los 3 centímetros, se encuentra muy apretada.

En el tercer lugar nos encontramos con que la pantalla o el display no funciona correctamente; es considerada como una de las problemáticas más fastidiosas, ya que no podrás controlar la cinta de correr. La solución a ello será una de las más sencillas, ya que puede darse por un cable suelto que no esté realizando la conexión adecuada. Conecta los cables correctamente, enchúfalos y desenchúfalos hasta que la pantalla reaccione.

Seguimos con que la cinta de correr huele a quemado, lo que va a requerir que apaguemos la máquina inmediatamente y la desconectemos de la fuente de energía. Este inconveniente puede darse por dos razones: exceso de fricción del tapiz que se resuelve reduciendo la desalineación del mismo y por cortocircuito en el cableado o motor que va a requerir ayuda de un profesional.

Por otra parte están las fallas en el controlador y placa,  las cuales se consideran las más graves ya que estas estructuras son las encargadas de dotar de inteligencia artificial a la máquina y que pueda realizar sus funciones adecuadamente. Para determinar si el fallo se encuentra en estas partes, se debe llevar a cabo una prueba en los controladores de corriente.

Para finalizar, tenemos una de las averías más alarmantes que es que el tapiz se caliente. En la mayoría de los casos, esto se debe a una gran cantidad de fricción con la tabla que produce que se eleve la temperatura del tapiz y de los demás componente de la máquina. Para solventarlo, solo tendrás que lubricar la cinta de correr y dejará de sobrecalentarse.

Evita el tener que reparar tu cinta de correr y proporciónale un mantenimiento adecuado

Existen algunos trucos y consejos que debemos conocer para prevenir un deterioro anticipado, roturas o minimizar los daños de nuestra cinta de correr, los cuales nos van a ayudar a alargar su vida útil. Solo debes realizarlos con frecuencia para que de esta manera puedas mantener la máquina en las condiciones más óptimas.

  • Lubricar la banda de rodadura, lo cual se debe realizar una o dos veces al mes.
  • Comienza los entrenamientos con velocidades bajas y ve aumentándola paulatinamente.
  • Al comenzar, coloca los pies sobre los ejes y evita colocarlos sobre el tapiz.
  • No te sobre esfuerces, al utilizar mucho tiempo la máquina y en una velocidad muy alta, estarás generándote un desgaste físico como le generarás un desgaste a la cinta de correr.
  • El motor nunca debe sobrepasar los 50 °C.
  • Agregarle un sistema de refrigeración al motor.
  • Inspecciona el tapiz con regularidad para evitar que se desalinee.
Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias