Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 3 de diciembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

POSTRE NAVIDEÑO

¿Quieres hacer este delicioso árbol de Navidad de hojaldre y chocolate?

 

 

Llega la Navidad y nos volvemos locos pensando en los menús de estos días, de ahí que viene de perlas tener a mano recetas como este árbol de hojaldre y chocolate que son simples, veloces y que se realizan con escasos ingredientes.

Es un postre sorprendente por su sencillez, velocidad y sabor que bien merece que le hagamos la ola por el hecho de que nos sacará de apuros sin que nos demos cuenta y nos hará quedar mejor que con los Ferrero Rocher de Isabel Preysler. Si bien el hojaldre casero no tiene parangón, en nuestros días podemos hallar hojaldres muy aceptables en nuestros supermercados cerca de nuestras casas que nos van a ahorrar un buen tiempo.

Evidentemente que el árbol de hojaldre y chocolate queda considerablemente más rico con un hojaldre casero, más el propósito de esta receta es facilitarnos la vida en estas Navidades con lo que nos hemos hecho con 2 buenas láminas compradas en el súper de enfrente. Si a estas les sumamos una crema de cacao y avellanas (me encanta la Nocilla, todo hay que decirlo), entonces en cuestión de media hora vamos a tener el postre listo para hincar el diente.

Está tan chupadete de hacer que hasta los pequeños pueden ocuparse de ello. Y puede ser un buen aliciente para que te ayuden en la cocina y pasar un rato divertido y entretenido.

Una exquisitez que no debéis parar de probar a hacer en casa, porque parece comprado en una pastelería profesional. El resultado final es un dulce tan rico y sabroso como visualmente hermoso. Una exquisitez de chocolate al alcance de cualquiera la guinda del pastel de vuestro repertorio de dulces y postres de Navidad.

Preparación del hojaldre y la crema de chocolate

Extendemos una de las láminas de hojaldre sobre su papel sobre la superficie de trabajo. Templamos poquito a poco la crema de chocolate dándole un golpe de calor en el microondas, cuidado porque si te pasas lo pondrás todo perdido, mejor tápalo.
Con 1 hoja de hojaldre en una superficie de trabajo limpia, empezamos a pincelar o extender la crema de chocolate.
Se extenderá mejor si la templamos un diez segundos va a ser suficiente, que no procuramos que se funda, sólo que se vuelva dúctil. Extendemos la crema de chocolate templada sobre toda la superficie de la masa de hojaldre, en una capa fina. Tampoco te pases con la cantidad, como hizo yo la primera vez a fin de que no se salga el relleno al formar las ramas del árbol.
Ponemos la segunda lámina de hojaldre encima, bien encajada, intentando atinar a la primera. El chocolate hace de pegamento instantáneo y si no la cuadramos bien ya no vamos a poder moverla.

Dar forma a nuestro árbol dulce navideño

Con el reverso de un cuchillo marcamos la manera de un árbol de Navidad sobre el hojaldre, sin apretar. Si no nos agrada como queda, repetimos el dibujo, no se van a ver las marcas una vez finalizado el trabajo.
Recortamos con ayuda de un cuchillo afilado y retiramos el excedente. Este último lo podemos aprovechar cortando formas distintas y enhornando al paso que el árbol.
Si te apetece, también puedes hacer una estrella con la que coronar la cima del árbol, que reservamos para más adelante.
Hacemos cortes laterales a derecha y también izquierda del hojaldre, sin llegar al centro, dejando un espacio central de arriba abajo para hacer la forma del tronco del árbol. Estas van a ser las ramas. Retorcemos cada una de las tiras o bien ramas sobre sí mismas, tal y como si fuesen rizos. A las más largas (las de la parte inferior) les damos múltiples vueltas, a las más cortas (las de arriba) solo aceptan una o bien media.
Una vez formardo el árbol, batimos el huevo y pincelamos con él toda la superficie. Suavemente y sin presionar a fin de que no arrastrar el relleno sobre el hojaldre. Ponemos la estrella que tenemos reservada en la parte superior, presionamos a fin de que se adhiera y pincelamos con huevo.
Machacamos las avellanas en un mortero o bien las picamos a cuchillo. Cubrimos con ellas el leño central del árbol. Precalentamos el horno a 200º C, que alcancé la temperatura o bien diez minutos ya antes de introducir el árbol al horno.
Horneado del árbol dulce navideño
Trasferimos el árbol a una bandeja de horno y cocemos en horno pre calentado a 200º C, con calor tradicional arriba y abajo, a lo largo de doce-catorce minutos o bien hasta el momento en que empiece a tomar color.
Una vez listo dejamos templar ya antes de servir. Podemos espolvorear un tanto de azúcar tafetán en los extremos de las ramas para darle un toque más invernal y navideño, más esto es plenamente opcional.

Ala, ya no tienes excusa para preparar esta receta de árbol de Navidad. No os perdáis detalle a fin de que os salga de rechupete.
Si quieres seguir siendo un maestro chef, te recomiendo que te pases por esta web, es una de mis preferidas para ver los nuevos los complementos perfectos para cocinar.

¡¡¡Feliz Navidad!!!

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias