Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 27 de julio de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

CASAS DE MADERA INFANTILES

CUANDO YO ERA NIÑO...

Casas, cabañas, cobijos, fuertes, madrigueras... no te recuerda a tu niñez... a los miles de juegos construyendo tu propio refugio con tus amig@s, herman@s o prim@s. Pensando que tenías tu propio lugar, tu casa tu guarida secreta.
Miles de horas estuve en el pueblo confeccionando las famosas cabañas de madera con palos y ramas. Ahora viendo a mis sobrinas, veo que ellas también hacen lo mismo...

CASETAS INFANTILES

Así que me he decidido y el próximo verano les pienso regalar su refugio mágico, he estado mirando aquí casetas infantiles y lo tengo decidido, en un regalo a la altura de un tío molón.

El verano pasado en Sanabria (Zamora) las observé a lo largo de un rato, desde mi ventana, sin que ellas se dieran cuenta. Estaban intentando diseñar, en el jardín de la casa, a sus 10 y 8 años respectivamente, un refugio para ellas y sus muñecas y juguetes. Y empecé a añorar tiempos pasados... cuando era un mocosín que me creía comer el mundo e ideaba con mis primos todo género de cabañas y casas. Recuerdo pasar horas pensando y elaborando sus paredes, puertas, tejados, salidas secretas... recuerdo gozar mucho construyéndolas. Hasta hacíamos dibujos en invierno diseñando todo. Mi hermana ahora es arquitecta, jajajaja, ¿sería quizás por esto?. No lo sé, pero el caso es que fueron recuerdos muy felices.

Y vosotr@s, ¿ recordáis? ¿ Recordáis como os sentisteis al tener vuestro espacio secreto con sus reglas?

¿QUÉ RECUERDOS?

Montar entre varios cabañas, fuertes secretos, guaridas, y casetas no es un juego cualquiera. Es un impulso universal que está enraizado en la mente infantil y es parte del desarrollo saludable de los niños" afirma el educador David Sobel, estudioso de este comportamiento infantil y autor de «Children's Special Places: Exploring the Role of Forts, Dens, and Bush Houses in Middle Childhood»


Los niños/as de todo el planeta necesitan de estos "lugares especiales", ya sea poniendo dos cojines en casa, una sábana desde la puerta hasta el suelo o con palos, ramas y piedras como hacíamos nosotros.

"Es algo que sencillamente ha sucedido siempre y en todo momento -afirmó Sobel. Ahora el impulso prosigue ahí en los pequeños, mas las ocasiones de dar brida suelta a esa necesidad ha disminuido. Los pequeños juegan menos fuera y en casa y están más tiempo conectados a las pantallas.»
Cuando empiezan a desplazarse por si acaso mismos, los niños/as exploran su ambiente. Suben, bajan, tiran, cogen... están en constante exploración. Así no es extraño ver a un bebé bajo la mesa, en una caja o bien tras las cortinas. Es así como van integrando los conceptos de dentro- fuera, encima- debajo.

QUE LLEGUE YA EL VERANO


PUES YO VOY A FACILITARLES EL TRABAJO, voy a regalarles una sólida estructura de madera, una caseta a la altura de un palacio de pequeñas princesitas, porque para mi, mis sobrinas lo son todo.

Cuando hallan un espacio en el que se sienten seguros, les encanta, pasan allí horas jugando e imaginando. Así podrán también decorar ese palacio a su gusto, guardar sus juguetes y tesoros y desarrollar la imaginación como si fueran adultas.
Estoy deseando verlas jugar desde mi ventana... por favor, verano, llega pronto.
Un abrazo

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias