Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 20 de mayo de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

El impacto de la dieta vegana en el planeta

 

El impacto de la dieta vegana en el planeta

 

 

 

Foto: Pixabay https://pixabay.com/photos/pumpkin-vegetables-autumn-basket-1768857/

 

 

Las razones por las que optar por una dieta vegana son numerosas, y cada vez calan más entre la población, lo que está facilitando una transición alimentaria que puede tener consecuencias muy positivas tanto en nuestra salud como en la salud del planeta. Las dietas que incluyen alimentos de origen animal -ya se trate de carnes, pescados o productos procesados- son mucho más contaminantes en términos de emisiones de CO2 y presentan una serie de desventajas para nuestra salud, sobre todo las carnes rojas, que pueden ser el disparador de diversas enfermedades cardíacas, cánceres, o incluso diabetes.

¿Qué es una dieta vegana, y en qué se diferencia de una dieta vegetariana?

Antes de pasar a desglosar algunas de las mejores alternativas veganas para tu dieta, es conveniente detenerse brevemente a repasar en qué consiste una dieta vegana, y por qué una dieta vegetariana no es equiparable a una dieta vegana. Una dieta vegana es aquella que no incluye ningún producto de origen animal, no solo carnes o pescados, sino también productos derivados de los animales como quesos, lácteos o huevos. Las dietas vegetarianas sí que pueden incluir estos últimos, lo que realmente limita su influencia tanto en el impacto climático de la industria alimentaria como en la salud de los consumidores.

El impacto de una dieta vegana en la lucha contra el cambio climático

El principal impacto de una dieta vegana frente al calentamiento global pasa por la reducción de emisiones de CO2 derivadas de la producción de alimentos. La producción de alimentos de base animal requiere del mantenimiento de una amplia variedad de animales de granja, para lo que es necesario destinar una gran cantidad de alimentos de origen vegetal, agua, sistemas de calefacción, maquinaria de procesado y muchos otros recursos que multiplican de forma considerable sus emisiones de CO2 frente a las de los alimentos veganos.

Pese a que la carne solo constituye aproximadamente un 10% de los alimentos consumidos a nivel global, su producción supera el 50% de todas las emisiones de CO2 de la industria. Debido a esto, una transición hacia una dieta vegana puede contribuir enormemente a reducir las emisiones de CO2 de la industria alimentaria y minimizar su impacto en el calentamiento global.

La conservación del agua también es clave

La crisis climática también está generando serios problemas de abastecimiento de agua potable en gran parte del globo, de manera que resulta cada vez más necesario minimizar su uso. Según la FAO, producir 1 kg de carne requiere aproximadamente de 15.000 litros de agua, mientras que 1 kg de lentejas apenas necesita de 50 litros de agua. En este sentido, el impacto de una transición hacia una dieta vegana es realmente considerable y puede permitir el ahorro de grandes cantidades de agua que pueden emplearse para el consumo humano o para el riego de alimentos de origen vegetal.

La única alternativa viable para prevenir el sufrimiento animal

En el apartado ético, es evidente que la dieta vegana es la única alternativa que previene el sufrimiento animal en la cadena alimentaria, ya que elimina por completo a los animales de la ecuación. Al no incluir animales en ninguna fase de la producción de alimentos, la dieta vegana nos da la tranquilidad de disfrutar de nuestra comida sin tener que sufrir con la carga en nuestra conciencia por estar alimentándonos con productos obtenidos a través del sufrimiento de animales, algo que, en condiciones ideales, debería dejar de ocurrir a lo largo del siglo XXI.

Desmontando el mito de que la dieta vegana es más cara

Aunque en algunos ámbitos la dieta vegana comenzó como una propuesta orientada fundamentalmente a clases medias altas urbanas, lo que encareció el precio de muchos de sus productos, en la actualidad es cada vez más frecuente encontrar productos alternativos veganos a buenos precios derivados de la soja, las legumbres u otros cultivos de origen vegetal. Además, es posible conseguir ofertas Dia que abaratan aún más el coste de los alimentos de origen vegetal, lo que en la práctica se traduce en dietas realmente económicas y con efectos muy beneficios sobre la salud y el clima.

Innumerables ventajas para la salud

Finalmente, a todo esto hay que sumar todas las ventajas que una dieta vegana ofrece para nuestra salud. Mientras que las dietas con alimentos de origen animal incrementan el riesgo de sufrir enfermades cardiovasculares, diabetes y diversos tipos de cáncer, las dietas veganas eliminan este factor de riesgo y suponen una alternativa mucho más sana para personas de todas las edades. Además, las potenciales carencias proteicas resultantes de este cambio en la dieta pueden subsanarse fácilmente optando por alternativas como la soja, la espirulina, los cacahuetes o el germen de trino, lo que termina por reforzar a las dietas veganas como la mejor alternativa para nuestra alimentación en el siglo XXI.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias