Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 23 de septiembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Por qué usar molinillos manuales para moler café

Disfrutar de un buen café no empieza con el primer sorbo. Todo el proceso de preparación es un ritual que nos predispone a tener una experiencia placentera. Es por eso que a pesar de la existencia de molinillos eléctricos, los molinillos manuales de café no dejan de utilizarse y evolucionar.
Y es que no es lo mismo moler uno mismo los granos de café, con la delicadeza que exige buscar el tamaño justo de molido. En este artículo hablaremos un poco de las ventajas de un molinillo manual y sus características.

Tipos de molinillos manuales

Los molinillos manuales son los primeros que se fabricaron para el uso doméstico. De esta forma se podía adquirir el grano entero y luego realizar la molienda en el propio hogar.
En la actualidad existen diversos tipos de molinillos manuales:
-Los de acero: estos molinillos son pequeños y prácticos. La gran ventaja que ofrecen es que son muy económicos y durables.
-Molinillos antiguos: estos tienen la particularidad de intentar reproducir modelos antiguos, dándole un toque vintage a la molienda del café.
-De gama alta: Estos generalmente utilizan un sistema de manivela y están fabricados con materiales más nobles, como la cerámica y la madera.

Qué ventajas tienen los molinillos de café manuales

Todo depende de la marca y el modelo de molinillo de café manual que tengas, pero en general, una de las ventajas que proporciona un molinillo manual frente a uno eléctrico es la dosificación.
Los molinillos eléctricos exigen que los llenemos para poder conseguir un tamaño de molido parejo. Si ponemos pocos granos, éstos saltan y no se muelen de forma proporcionada.
Esto no ocurre con los molinillos manuales, porque tienen un tamaño menor en su cavidad. Si lo que queremos es que la molienda sea fresca, el molinillo manual es la mejor opción.
Otra ventaja, que a simple vista no lo parece, es que los molinillos manuales son más lentos.
¿Qué beneficio aporta esto? Pues bien, si se hace a mucha velocidad la molienda, las muelas pueden calentarse en exceso y transmitir un gusto a quemado al gusto final del café.
Otras dos ventajas, que no son menores, son que los molinillos manuales no utilizan electricidad y suelen ser más económicos. Por eso se vuelven en los compañeros de viaje de los amantes del café recién molido y son muy fáciles de reemplazar si se averían.
Pero no todas son ventajas. Si tenemos que preparar café para muchas personas, un molinillo manual deja de ser práctico.
Del mismo modo, si no tenemos práctica en mantener un ritmo parejo de molienda, aplicando la misma velocidad y fuerza, podemos obtener un molido irregular.

¿Cuchillas o muelas?

Esta es una discusión que se produce a menudo. No es fácil ponerse de acuerdo, pero aquí daremos nuestra opinión.
Las cuchillas no son las más apropiadas para moler el grano de café. Afirmamos esto porque la molienda que se obtiene es muy despareja. Esto provoca que la sustancia que se desprende al contacto con el agua no sea pobre y a destiempo si lo comparamos con las partículas más pequeñas.

Habiendo hecho esta comparación, creemos que ya puedes evaluar qué te conviene más a ti. Sin embargo, el encanto de lo artesanal nunca perderá su vigencia.

 

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias