Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 20 de octubre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Comprar una caja fuerte: La guía que estabas buscando

Son varios los motivos por los cuales se decide comprar una caja fuerte, ya sea por la necesidad de guardar dinero o bienes preciosos de diversa índole (joyas familiares, documentos importantes, cuadros, etc.) en un lugar seguro es una necesidad que une a muchas familias.

Por temor a posibles robos, especialmente en el caso de viviendas alejadas de las grandes ciudades, donde la posibilidad de robo de un apartamento no es tan remota. En estos casos, es muy recomendable tener una caja fuerte.

Otro motivo es la creciente inestabilidad dentro de los bancos y los mercados financieros, está provocando una mayor inseguridad para las personas que buscan invertir sus ahorros en inversiones sólidas. Muchos están optando por transferir gran parte de las inversiones actuales a artículos con valor físico directo que realmente pueden ver y conservar. Los artículos más populares son el dinero y los metales preciosos.

En este contexto, al momento de comprar caja fuerte, es necesario saber elegir el modelo adecuado, el que pueda garantizar un alto nivel de seguridad, para que pueda estar realmente tranquilo en cada situación: incluso cuando duerme fuera de casa.

Los distintos modelos que ofrece el mercado, de hecho, no son todos iguales: algunos son decididamente más seguros que otros y el mecanismo de bloqueo cambia de modelo a modelo (al igual que el lugar en el que están instalados).

En esta guía de compra encontrará diversa información sobre los distintos modelos de caja fuerte y sobre los criterios a evaluar con más detenimiento para elegir el que mejor se adapte a sus necesidades.

Tipos de cajas fuertes
Es posible encontrar diferentes tipos de cajas fuertes.
Caja fuerte de pared: la caja fuerte de pared es la más conocida; se distingue por estar empotrado dentro de una pared, dentro de un compartimento especial creado para "albergar". Generalmente fijada a la estructura de hormigón de la pared (si es necesario se puede fijar con hierros de refuerzo especiales), esta caja fuerte está equipada con una puerta de entrada blindada de acero.

Caja fuerte de piso: Es la que se empotra directamente en el piso, fijándose en el hormigón de la estructura. Este es un tipo muy popular, especialmente entre los bancos y las empresas; un poco menos en casa (debido a los altos costos de instalación)

Cajas fuertes camufladas en muebles: En comparación con las dos anteriores, las cajas fuertes móviles son menos espaciosas (a menudo tienen dimensiones pequeñas) y también son las menos costosas. Su principal característica es que, como su nombre indica, no se fijan en un punto de la habitación (ya sea en la pared o en el suelo), sino que se pueden mover. Además, la mayoría de las veces vienen con una forma y una apariencia que les permite ser almacenados junto con otros objetos, sin que se noten. Por ejemplo, pueden tener la apariencia de un libro, de modo que se puedan disfrazar fácilmente en un estante, en medio de otros libros reales.

Cajas fuertes portátiles
Las cajas fuertes portátiles suelen ser más pequeñas, ya que están diseñadas para camuflarse entre otros objetos domésticos. Algunos son tan compactos que puedes llevarlos fácilmente en tu bolso o mochila.

¿Cuál es el modelo más seguro?
La elección entre los tres modelos que acabamos de enumerar no debe hacerse al azar, sino con pleno conocimiento de los hechos. De hecho, el tipo de caja fuerte elegida incide en dos aspectos muy importantes: su capacidad y el nivel de seguridad que es capaz de garantizar.

En cuanto a la capacidad, los modelos más grandes son los de pared y suelo, mientras que los más pequeños son las cajas fuertes móviles (no aptas para contener mercancías de gran tamaño como cuadros o similares).

Cuando se trata de seguridad, las cajas fuertes de pared y de piso siempre se destacan sobre las cajas fuertes móviles. De hecho, ambos garantizan un excelente nivel de seguridad, a diferencia de los móviles que son mucho menos seguros (tanto por el sistema de cierre como sobre todo por el hecho de que, una vez identificados, se pueden quitar fácilmente).

Los modelos de pared y suelo, por otro lado, especialmente si están hechos con materiales de buena calidad, son mucho más difíciles de extraer y abrir. Ambos no son fáciles de instalar, pero una vez que estén empotrados en la pared o en el piso, será necesario mucho trabajo para extraerlos. Y esto es algo que generalmente desanima a muchos ladrones: se necesita tiempo, paciencia y varias herramientas para extraer una caja fuerte de pared o una caja fuerte de piso.

En el interior de estos modelos suele haber bisagras de apertura que sirven para frenar cualquier forzamiento. Además, hay poca luz entre la puerta y el marco de la caja fuerte, nuevamente para garantizar una mayor seguridad: con poca luz será más difícil para un atacante insertar una palanca u otra herramienta similar para hacer palanca y abrir la caja fuerte.

En un hogar, una caja fuerte de pared es probablemente la más adecuada para aquellos que quieren garantizar un dispositivo suficientemente seguro, mientras que las empresas y los bancos suelen preferir la de suelo.
Por supuesto, debido a que brindan más protección y requieren algo de trabajo para su instalación, las cajas fuertes de pared y piso tienen costos más altos que las móviles. Pero vale la pena si el objetivo es proteger adecuadamente sus posesiones.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias