Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 25 de junio de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA

Desde que se inició la revolución industrial hasta la actualidad, la evolución de la tecnología ha ido avanzando a pasos agigantados.

 

Vivienda unifamiliar moderna

Cuando a mediados del siglo XIX, la ciencia y la tecnología se aplicaban a mejorar el transporte, usar nuevas fuentes de energía y crear grandes fábricas con procesos de producción que dejaban atrás los pequeños talleres, nadie pensó que apenas 2 siglos después, la tecnología llegaría al punto en el que nos encontramos.

Gracia a internet, el mundo cambió por completo. Lo que hace unos años parecería un sueño salido de las historias de Julio Verne se ha convertido en realidad, y no tenemos que remontarnos a la época de nuestros abuelos para pensar en todo lo que ha cambiado el mundo. A los que nacimos en los 80 y recordamos las películas en VHS, las cintas de casete, el enviarnos cartas con nuestros amigos de otras provincias, ver a nuestros padres usar las máquinas de escribir o las cámaras de fotos de carrete, con las que para ver el resultado y recordar nuestras vivencias teníamos que esperar meses para poder tocar esa hoja impresa.

Ahora todo eso ha quedado en el pasado y prácticamente en cualquier actividad cotidiana de nuestra vida usamos la tecnología. Solo hay que pensar que la mayoría de las personas tenemos un móvil, con el que simplemente con el hecho hacer una consulta en internet usamos la tecnología más reciente o toda la evolución que han tenido elementos tan cotidianos como la electrónica de nuestro hogar, los electrodomésticos,... cualquier elemento de nuestro alrededor cuenta ya con conexión a internet.

Esto favorece y simplifica cualquier proceso y que todos nuestros dispositivos se encuentren conectados y podamos gestionar cualquier función desde nuestro Smartphone es una gran ventaja que no solo nos aporta comodidad, sino la seguridad de que todo lo que ocurre en nuestra casa está bajo control. Y aquí es donde entra la domótica.

Parece que la palabra domótica sea algo que está al alcance de unos pocos. Nos imaginamos casas de película y parece que haya que ser millonario para disfrutar de esa tecnología, pero nada más lejos de la realidad. Cualquier persona que disponga de internet en su casa puede tener una casa inteligente. Algo tan simple como una bombilla, un enchufe o un termostato inteligente, ya hace que nuestra vivienda se convierte en una smarthome, todos esos elementos tan simples y tan cotidianos, nos ayudan a gestionar de una manera más eficiente los recursos energéticos. Pero la domótica va más allá y nos ofrecen innumerables ventajas y beneficios.

Cada uno de los dispositivos que tengamos conectados a internet lo controlaremos de nuestro teléfono móvil. Podemos ver el estado del dispositivo, si hay algún fallo, si está encendido, poder conectarlo y desconectarlo desde cualquier punto del mundo, saber el consumo realizado, programar su funcionamiento y modifícalo sobre la marcha y sincronizar varios dispositivos para que funcionen de manera simultánea. Y todo ello con un simple dedo.

Pero no solo nos quedemos en la comodidad que nos aporta a los seres humanos y pensemos en el entorno que nos rodea. Cuando hacemos un uso más eficiente de la tecnología también ayudamos a nuestro planeta.

Es bien sabido que la tecnología, el progreso humano y la evolución han ido en detrimento del medio ambiente. Las grandes fábricas, los vehículos, los dispositivos electrónicos y cualquier pequeño electrodoméstico generan emisiones a la atmósfera, contaminan las aguas, aumenta la desertización y todo ello provoca que se reduzcan los recursos.

Cuando hace 2 siglos se inició la revolución industrial no se pensó en el medio ambiente, y en pocos años hemos provocado que el planeta sufra. Pero al fin nos hemos dado cuenta y ahora las energías renovables y la tecnología intentan dar la mano al medio ambiente para evitar que empeore.

Y en el caso de la domótica ocurre lo mismo, todos los elementos de nuestra vivienda, ya sean lavadoras, televisores, bombillas,... incluyen una etiqueta donde nos indican el consumo energético que realizan y en aquellos que usan agua, el consumo de este recurso tan valioso. En relación al uso del gas, las calderas y termostatos inteligentes nos ayudan a tener una vivienda a la temperatura necesaria sin consumir más de lo necesario, de hecho ellos mismos nos avisan de que si no vamos a estar en casa apaguemos la calefacción.

Por todo ello, disfrutemos de la tecnología y todos sus beneficios y a la vez hagamos un uso más responsable de los recursos, la evolución no está reñida con la naturaleza.

 

 

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias