Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 24 de octubre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

La historia de la invención del microondas

El horno microondas es un pequeño electrodoméstico que actualmente podemos encontrar en casi todas las cocinas del mundo. Algunas personas lo utilizan solo para calentar la comida o descongelar alimentos, y poco más. Otras, sin embargo, son capaces de confeccionar auténticas delicias culinarias con este pequeño aparato que todavía a día de hoy genera algo de controversia y dudas en algunas personas, pero que se ha demostrado que es seguro e inocuo.

 

 

Los modelos actuales de hornos microondas permiten todo tipo de funciones a una gran velocidad. Además es posible encontrar un buen horno microondas calidad precio. Hoy en día en internet se puede consultar una guía comparativa de microondas para encontrar el horno ideal para cubrir nuestras necesidades. Pero antes de llegar a toda la gama de precios y características que tenemos a nuestra disposición a día de hoy, se tuvo que recorrer un camino que es interesante conocer. 

 

La historia de los pequeños electrodomésticos que pueblan nuestros hogares es a menudo interesante y poco conocida. Saber algo más acerca de cómo se inventaron los hornos microondas y cuáles fueron sus inicios hasta llegar a las cocinas de la mayor parte de las casas, es algo que puede resultar interesante. Si quieres tener algunos datos sobre estos utensilios tan cotidianos y su historia, allá vamos.

Historia de los hornos microondas

 

La historia de la invención del horno microondas es muy interesante. Dado que este dispositivo se convirtió en un avance técnico obvio y jugó un papel importante en el cambio de la vida diaria de las personas, la historia de su creación ha estado repleta de muchas leyendas diferentes.

 

Historia de la creación: versiones alternativas

Según una de las versiones, Percy Spencer, un ingeniero que trabaja para la empresa Raytheon, que se especializa en la fabricación de equipos para las necesidades de los tiempos de guerra, estaba probando un emisor de microondas que él mismo había fabricado.

 

Cuando Percy decidió comer algo, no encontró una barra de chocolate en el bolsillo del pantalón, sino una masa que parecía una pasta. El ingeniero se dio cuenta de que las ondas del dispositivo que diseñó estaban calentando el chocolate. Para asegurarse de que su conjetura era correcta, al día siguiente, Spencer y su colega realizaron un experimento en el que descubrieron cómo funcionan las microondas en los huevos. Expuesto a radiación con una potencia de 10 kW, el producto explotó muy rápidamente, casi salpicando a los investigadores cercanos. Después de todas estas pruebas, Percy Spencer perfeccionó su invento construyendo vallas para aumentar la densidad del campo magnético. Así, la comida se calentó, alcanzando temperaturas significativas. Fue este evento accidental el que dio lugar a un nuevo negocio que genera ganancias multimillonarias.

 

Pero esta es solo una de las versiones. Se cree que esta historia fue inventada por la prensa. Mucha gente trabajó larga y minuciosamente en la invención del horno microondas. La compañía Raytheon, de la cual Percy Spencer era empleado, fabricó equipos para el ejército y durante la Segunda Guerra Mundial le reportó buenos ingresos. Pero después del final de las hostilidades, el riesgo de terminación del recibo de ganancias aumentó significativamente debido a la inutilidad de los productos fabricados por la empresa. Y Raytheon decidió adaptar la producción para una vida pacífica. La idea para la producción de "microondas" fue desarrollada y anunciada en la reunión por Spencer. La dirección lo aprobó e inició la fabricación de estos dispositivos.

 

Patente de invención

De todos modos, en octubre de 1945, Percy Spencer pudo registrar una patente para un dispositivo para cocinar mediante ondas magnéticas. Pero se necesitaron otros 2 años de trabajo para llevar el dispositivo al alto nivel requerido. No fue hasta 1947 que Raytheon comenzó a producir los primeros hornos microondas del mundo.

 

Percepción ambigua del uso práctico

Inicialmente, la gente trató el nuevo invento con bastante cautela, ya que el aparato era voluminoso y solo se enfriaba con agua. Pero el trabajo adicional para mejorar los hornos dio resultados. Las personas que podían permitirse comprar una novedad recalentaban alimentos mucho más rápido que antes, cocinados con ingredientes más frescos. Inesperadamente para los inventores, los usuarios descubrieron nuevas posibilidades en los hornos microondas: los utilizaron para fabricar cuero y corchos para fabricar productos aptos para la fabricación.

Precauciones de funcionamiento 

La radiación de microondas no puede penetrar los objetos metálicos, por lo que es imposible cocinar alimentos en platos metálicos.

 

No es deseable colocar platos con rociado de metal ("borde dorado") en el horno de microondas; incluso esta fina capa de metal se calienta mucho por las corrientes de Foucault, que pueden destruir los platos en el área del rociado de metal.

 

No caliente líquidos en recipientes sellados ni huevos de aves enteros en un horno microondas. Debido a la fuerte evaporación del agua, se crea una alta presión en el interior, por lo que pueden explotar. Por las mismas razones, no es deseable calentar fuertemente los productos de salchicha cubiertos con una envoltura de plástico (o, antes de calentar, debe perforar cada salchicha con un tenedor).

 

Al calentar agua en el microondas, también debe tener cuidado: el agua puede sobrecalentarse , es decir, calentarse por encima del punto de ebullición. El líquido sobrecalentado puede hervir casi instantáneamente por un movimiento descuidado. Esto se aplica no solo al agua destilada, sino también a cualquier agua que contenga pocas partículas en suspensión. Cuanto más suave y uniforme sea la superficie interior del recipiente de agua, mayor será el riesgo. Si el recipiente tiene un cuello estrecho, entonces existe una alta probabilidad de que en el momento del comienzo de la ebullición, el agua sobrecalentada se derrame y le queme las manos.

 

Mitos del horno de microondas 

La opinión generalizada de que la frecuencia del magnetrón del horno se elige para que se corresponda con la frecuencia de resonancia de la molécula de agua no se corresponde con la realidad; esta última se encuentra en el rango K (18-27 GHz), mientras que la mayoría de las microondas domésticas Los hornos funcionan a una frecuencia de 2,45 GHz y algunos modelos industriales en los EE. UU. incluso menos a 915 MHz.

La exposición al microondas supuestamente cambia la estructura del agua y los alimentos, convirtiendo sustancias útiles en cancerígenos. De hecho, el efecto de la radiación de microondas en un horno de microondas no difiere del calentamiento ordinario, y la energía transportada por las microondas no es suficiente para destruir directamente los enlaces químicos. Aunque los químicos han estudiado algunas reacciones (extremadamente raras), el curso de las cuales presumiblemente fue influenciado por la exposición no térmica a la radiación de microondas, como resultado de experimentos independientes.

Se encontró que los efectos "no térmicos" observados se explicaban en realidad por la falta de homogeneidad del calentamiento, y no se confirmó la hipótesis de la presencia de efectos de microondas no térmicos. Además, el agua (excepto el agua congelada), según los datos científicos modernos, no puede tener ninguna estructura permanente.

Por primera vez, un horno de microondas llamado "Radiomissor" fue supuestamente creado por científicos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial , incluso se usó en el ejército alemán activo para calentar alimentos, pero resultó ser inseguro y fue abandonado.

Las microondas con la puerta retirada supuestamente se pueden usar en asuntos militares para imitar radares de bajo costo (con el fin de obligar al enemigo a gastar municiones costosas o los recursos de interferencias de aviones para suprimirlos). Por lo general, las publicaciones se refieren a la experiencia del ejército serbio en Kosovo.

Aplicaciones de hornos de microondas en la actualidad

Ahora, este dispositivo está en casi todas las cocinas del mundo. Ha hecho que cocinar y recalentar alimentos sea mucho más fácil y ha facilitado la vida de millones de personas. Los fabricantes están mejorando los dispositivos, llevando sus formas y capacidades al punto del absurdo para satisfacer las crecientes necesidades de la población.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias