Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 19 de mayo de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Problemas de implementación de los principios del Plan Bolonia

En el contexto de la globalización, la rápida expansión del espacio de la información y la urgente necesidad de desarrollar tecnologías innovadoras en el mundo moderno, las cuestiones del fortalecimiento del potencial científico y la formación de especialistas altamente cualificados cobran especial relevancia. En este sentido, una de las tareas más importantes del desarrollo moderno de la sociedad es apoyar la educación y la ciencia, de las que depende la estabilidad económica, política y cultural de cualquier país desarrollado y su autoridad en el escenario mundial.

 

 

En el siglo XXI, la educación superior actúa como un componente fundamental del desarrollo sostenible de la comunidad humana, en el que se le da el lugar más importante a la formación universitaria, cuya principal tarea es conformar un modelo educativo universal basado en las prioridades de la humanización del conocimiento.

 

La construcción de un Espacio Europeo de Educación Superior para 2010 fue uno de los planes de educación europeos más importantes cuyo objetivo era aumentar el nivel de cooperación entre las instituciones de educación superior en Europa. Para crear un Espacio Europeo de Educación Superior único y universal, se debían abordar los problemas de la movilidad de estudiantes y profesores; reconocimiento de los niveles y calidad de los programas de estudio; la estructura claramente definida y establecida, en base a dos ciclos principales (grado-maestría) y un sistema de créditos como el ECTS.

Lifelong Learning, el nuevo modelo

El nuevo modelo educativo, que incluye los principios de integración y movilidad, está estrechamente relacionado con las ideas del "aprendizaje permanente". El aprendizaje permanente (Lifelong Learning - de por vida) cubre todas las fases del aprendizaje, se basa en brindar a cada individuo la oportunidad de elegir entre una serie de entornos de aprendizaje, actividades, regiones y países, necesarios para mejorar sus conocimientos y habilidades (competencia) y utilizarlos de manera óptima. Una condición importante para la ejecución del LL es el desarrollo de un sistema de crédito compatible (graduado) que permita el reconocimiento de diplomas y certificados obtenidos en la escuela, en la universidad y en el campo de la formación profesional. La educación continua y la adquisición de las habilidades necesarias en el momento adecuado se consideran respuestas a la creciente competencia y al uso de nuevas tecnologías. La idea de "educación permanente" responde al objetivo estratégico de Europa: convertirse en la sociedad más competitiva del mundo basada en el conocimiento. En estos momentos se piensa más allá de la línea recta Grado- Máster- Doctorado. Siempre es posible tener una ayuda TFG o ayuda TFM, pero la idea es que nos mentalicemos de que no se termina de estudiar una vez completados esos trabajos, sino que se debe seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida.

 

Uno de los objetivos centrales del Proceso de Bolonia es integrar todos los estándares de calidad europeos en la educación superior. Una condición previa es el desarrollo de métodos y criterios comparables para evaluar la calidad de la investigación y la enseñanza. En 1998, el Consejo de Europa recomendó la cooperación en este ámbito. Como resultado, se estableció la Red Europea de Evaluación de la Calidad (ENQA) para evaluar la calidad en la educación superior. Durante los denominados seminarios de Bolonia, se presentaron en Ámsterdam nuevas propuestas para mejorar la calidad de los estándares europeos.

 

Principios para la creación de un espacio educativo universal

La Magna Charta Universitatum se firmó el 18 de septiembre de 1988 en Bolonia en el Congreso Europeo de Rectores convocado para conmemorar el 900 aniversario de la Universidad de Bolonia. La Carta enfatiza el papel especial de las universidades en el mundo moderno como centros de cultura, conocimiento e investigación. La universidad está declarada independiente de las autoridades políticas y económicas. El proceso educativo en él está diseñado para cumplir con los requisitos de la sociedad y es inseparable de las actividades de investigación. Es decir, las universidades deben tener autonomía, y profesores y estudiantes - la libertad de elegir el lugar de estudio y docencia, para aplicar sus conocimientos, habilidades y habilidades.

 

El 11 de abril de 1997, en Lisboa, el Consejo de Europa firmó el Convenio sobre el reconocimiento de cualificaciones relativas a la educación superior. Adoptó los principios básicos relacionados con la evaluación y el reconocimiento de las calificaciones obtenidas en las universidades.

 

El 25 de mayo de 1998, en la Sorbona, por iniciativa de Francia, Alemania, Gran Bretaña e Italia, los ministros de educación de estos países firmaron una declaración conjunta. Ella identificó los siguientes puntos clave:

 

  • movilidad;

  • confesión;

  • acceso a los mercados laborales.

Considera las cualificaciones como conocimientos adquiridos y habilidades aplicadas en el mercado laboral.

 

Estos documentos se consideran requisitos previos para el Proceso de Bolonia.

 

Sobre la base de la Declaración de la Sorbona, el 19 de junio de 1999 se firmó la Declaración de Bolonia, que fue firmada por 31 representantes responsables de la educación en 29 países europeos.

 

Ambas Declaraciones apuntan al papel de liderazgo de las universidades en el fortalecimiento del potencial intelectual, cultural, social, científico y técnico, así como en la creación de una base común de "conocimiento europeo". La declaración estableció una serie de objetivos importantes:

 

  • la adopción de un sistema de títulos académicos de fácil lectura y comprensión;

  • adoptar un sistema que se basaría en planes de estudio de dos niveles: conducente a una licenciatura y conducente a una maestría;

  • asistencia para eliminar los obstáculos a la libre circulación de estudiantes, profesores, investigadores y trabajadores en el campo de la educación superior;

  • formación de un sistema europeo de garantía de la calidad.

Se determinó que la creación del Espacio Europeo de Educación Superior debería completarse en la próxima década, es decir, en 2010.

 

Así, se adoptaron las siguientes posiciones clave dentro del Proceso de Bolonia:

 

  • implantación de la formación en dos ciclos (sistema basado en dos niveles educativos: gradoy maestría);

  • introducción de un sistema de crédito (creación de un sistema de crédito unificado y títulos más comparables);

  • control de calidad de la educación (desarrollo de criterios uniformes para evaluar la calidad de la enseñanza y la educación);

  • ampliar la movilidad (creando programas integrados de formación e investigación);

  • proporcionar empleo a los graduados;

  • garantizar el atractivo del sistema educativo europeo.

Rusia firmó la Declaración de Bolonia en septiembre de 2003.

 

En una reunión de representantes de más de 300 instituciones educativas europeas en Salamanca en marzo de 2001, la Asociación Universitaria Europea se estableció como la principal organización de universidades europeas y miembro del comité directivo del Proceso de Bolonia. Además de ella, el comité también incluyó a la Unión de Rectores de Universidades Europeas (CEURAC).

 

En esta reunión se dieron a conocer los siguientes principios para el desarrollo del Proceso de Bolonia:

 

  • Autonomía de las universidades con responsabilidad ante el Estado y la sociedad;

  • Responsabilidad del proceso educativo ante la sociedad;

  • La inseparabilidad de la conexión entre la educación superior y la investigación científica;

  • Organización de la diversificación (calce) del sistema crediticio, titulaciones y criterios de calidad.

Los problemas clave abordados por el Proceso de Bolonia fueron reconocidos como:

 

  • Aseguramiento de la calidad como base para la implementación de los objetivos del Proceso de Bolonia, expresados ​​en la Declaración de Bolonia de 1999;

  • Generar confianza a través de la acreditación universitaria;

  • Compatibilidad de los programas educativos y sus correspondientes conocimientos, habilidades y habilidades;

  • Movilidad de estudiantes, personal y egresados, que incluye 2 modalidades: virtual y física, donde esta última juega un papel preponderante;

  • Adopción de un sistema de transferencia de crédito acumulativo basado en ECTS (European Credit Transfer System);

  • Adecuación de programas y titulaciones, herramientas necesarias para el aseguramiento de la calidad, redes educativas.

Se indican los siguientes métodos para resolver estos problemas:

 

  • reevaluar la educación superior y la investigación para toda Europa;

  • reorganizar y rejuvenecer los programas y la educación superior en general;

  • desarrollar y basar la educación superior sobre la base de la investigación científica;

  • adoptar mecanismos mutuamente aceptables para la evaluación, garantía y confirmación de la calidad;

  • basarse en términos comunes de la dimensión europea y garantizar la compatibilidad de diferentes instituciones, programas y titulaciones;

  • promover la movilidad de estudiantes, personal y oportunidades de empleo para graduados en Europa;

  • apoyar los esfuerzos para modernizar las universidades en países donde hay grandes problemas para ingresar al Espacio Europeo de Educación Superior;

  • lograr el cambio siendo abierto, atractivo y competitivo en casa, en Europa y en el mundo; y

  • seguir considerando necesario que la educación superior sea responsable ante la sociedad.

En una reunión celebrada el 19 de mayo de 2001 en Praga, los ministros de educación de los países signatarios de la Declaración de Bolonia reafirmaron su compromiso de establecer un área única de educación superior europea para 2010.

 

En este encuentro se tuvieron en cuenta los puntos clave de los convenios de Salamanca y Gotemburgo y se ajustaron las principales orientaciones para el desarrollo del proceso de Bolonia:

 

  • adopción de un sistema de grados fácilmente comprensibles y comparables;

  • adopción de un sistema basado en dos ciclos de educación: estudios de pregrado y posgrado;

  • establecimiento de un sistema de créditos (proporciona funciones de transferencia y acumulación, se utiliza en el Suplemento al Título);

  • promover la movilidad: eliminar las barreras a la libre circulación de estudiantes, profesores, investigadores y directivos;

  • promover la cooperación europea en el aseguramiento de la calidad (ENQA y establecimiento de estándares comunes para la adopción de directrices y la difusión de las mejores prácticas);

  • promover un enfoque europeo de la educación superior (desarrollo de módulos de estudio, cursos y programas que conduzcan al reconocimiento conjunto de títulos);

  • asistencia en la organización del aprendizaje permanente

Un punto importante fue la formación de una estructura compuesta por un grupo de apoyo y un grupo de capacitación. Grupo facilitador: Comisión Europea, representantes de los países signatarios del proceso de Bolonia y nuevos participantes. Grupo preparatorio: representantes de los países anfitriones de la reunión ministerial anterior y siguiente, dos estados miembros de la Unión Europea y dos no miembros de la UE, representantes de la Presidencia de la UE y de la Comisión Europea. El Proceso de Bolonia pasó a ser gobernado por la Asociación Universitaria Europea (EUA), la Asociación Europea de Instituciones de Educación Superior (EURASHE), la Asociación de Sindicatos Nacionales de Estudiantes (ESIB) y el Consejo de Europa.

ECTS

El Sistema Europeo de Transferencia de Créditos prevé la medición de los logros educativos en determinadas unidades y la transferencia de los mismos de una institución educativa a otra. Este sistema se estableció originalmente en el marco del programa ERASMUS (1989-1996) y se probaría durante 6 años en un plan piloto en el que participaron 145 instituciones de educación superior en todos los estados miembros de la UE y el EEE. ECTS está diseñado para afrontar los retos de la movilidad en la educación europea. Su transparencia se lleva a cabo mediante el suministro de información detallada sobre semestres académicos y niveles correspondientes.

 

Los sistemas de crédito se utilizan principalmente para la transferencia y, en menor medida, para la acumulación de créditos académicos.

 

Todos los sistemas de crédito existentes en los países de la UE son compatibles con ECTS, aunque con algunas reservas, como en el caso de España y Portugal. En estos países, los créditos se basan en las horas de clase y no en la carga de trabajo del estudiante como en el ECTS.

Los problemas

La complejidad e inconsistencia del proceso de Bolonia se debe a la escala de las tareas fijadas, dictadas por el nuevo modelo moderno de educación, y al nivel desigual de educación en los diferentes países de hoy.

 

"El Proceso de Bolonia ha identificado tres problemas principales", dice Rene François Bernard, representante de QUESTE, una organización que desarrolla sistemas de evaluación de la calidad para la educación en ingeniería. - En primer lugar, el bajo nivel de educación en muchos países. El segundo problema es la limitación del componente de innovación en investigación de la educación, porque es imposible preparar un científico investigador capaz de innovar en tres años de licenciatura. El tercer problema es la lista limitada de países involucrados en el proceso de Bolonia, ya que la Declaración de Bolonia no busca incluir en sus filas a los estados que brindan servicios educativos de baja calidad. Es necesario ampliar la lista de países, nuestra organización QUESTE actúa en esta dirección, hace todo lo posible para alcanzar alturas en la educación superior en ingeniería.

 

Por ejemplo, una licenciatura se otorga en el Reino Unido después de 3-4 años de programas especializados en una universidad o colegio de tiempo completo. Obtener la calificación (grado) "bachelor" en Rusia requiere un período de estudio de al menos 4 años.

 

En Dinamarca, la licenciatura es el primer título a nivel universitario; el plazo de estudios es de 3 a 3,5 años. La enseñanza se centra en una o dos áreas temáticas.

 

La mayoría de las instituciones de educación superior de tipo no universitario no ofrecen títulos de doctorado, pero esto no impide que los solicitantes no universitarios ingresen a programas de doctorado en las universidades. En algunos países (Austria, Alemania), para acceder al programa de doctorado, es necesario realizar algún curso intermedio (puente).

Conclusiones

En 2003, la Unión Nacional de Estudiantes Europeos (ESIB), publicó un boletín sobre los resultados del proceso de Bolonia en el espacio europeo, a partir de los datos del seguimiento realizado entre los estudiantes (Encuestas de Bolonia de Estudiantes Europeos). Según los resultados de las encuestas, resultó que los estudiantes del sistema de Bolonia se sienten atraídos por la perspectiva de la movilidad, ya que esto significa, en primer lugar, la oportunidad de viajar, y en segundo lugar, trabajar en un país. donde las condiciones laborales son mejores (gracias a la estandarización de los títulos). 

Muchos estudiantes se quejaron de movilidad limitada (cuando se muda a otro país, el estudiante a menudo tiene que proporcionar evidencia de que tiene una cierta cantidad de dinero a su disposición (para Noruega, por ejemplo, 9.500 euros por año) en el fuerte entorno de mercado en la educación, se resintió de la disminución de la calidad de la educación. Los efectos negativos del sistema incluyeron la inaccesibilidad de una magistratura (debido a los altos salarios), la desigualdad social (también debido a las oportunidades financieras), la pasividad de los estudiantes (debido a la poca información y la incapacidad de influir en nada). También se señaló el carácter arbitrario de la interpretación de las nuevas normas, lo que dio lugar a su doble interpretación.

 

En mayo de 2005, ESIB presenta un nuevo trabajo de los autores denominado "Libro Negro del Proceso de Bolonia". El libro describe las muchas fallas de la reforma. Estamos hablando de problemas tan urgentes como la ineficiencia del sistema crediticio, los problemas asociados a la estructura de los programas de licenciatura y maestría y la imposibilidad de lograr la movilidad real. En muchos países, la situación con la disponibilidad de educación ha cambiado drásticamente recientemente, y no para mejor, como se había prometido. Por ejemplo, en los Países Bajos, las tasas de matrícula han aumentado de 2.000 a 15.000 euros al año debido al incumplimiento de los acuerdos por parte de los patrocinadores y a la disminución de la inversión pública en educación. Por ejemplo, en Suiza, todavía no hay un solo representante de las organizaciones públicas de estudiantes en el principal órgano de gobierno educativo (Consejo Universitario Suizo), aunque los estudiantes activistas se han esforzado por lograrlo durante varios años.

 

La mayoría de las demandas de los estudiantes están dictadas no tanto por su oposición fundamental al sistema de Bolonia como por sus intereses personales, aunque justos. Y una de las principales tareas en la actualidad es la tarea de resolver tales contradicciones y tomar decisiones verificadas y mutuamente beneficiosas para todas las partes implicadas en el proceso de la educación europea moderna.

 

Analizando el material anterior, podemos concluir que la tarea principal del sistema educativo europeo es desarrollar un procedimiento simplificado y accesible para el acceso a la educación superior, que fortalecería la posición de Europa en el mercado global de educación superior. Otro problema importante es el problema de la migración de estudiantes dentro de un solo espacio educativo.

La solución a este problema dependerá de las políticas e iniciativas de los estados europeos individuales. Algunos de ellos ya han expresado interés en atraer estudiantes de países no europeos, como Reino Unido, Holanda, Alemania y Francia. Otros países aún no se han enfrentado al problema de la falta de plazas para sus propios estudiantes. Países como Grecia, por ejemplo, son "exportadores" de estudiantes.

 

Otro aspecto importante está relacionado con la capacidad de un país en particular para atraer estudiantes extranjeros y, en este sentido, el idioma en el que se imparte la enseñanza es importante. Los países mencionados anteriormente tienen lingua franca como su primer idioma o les gustaría usar ese idioma para cursos individuales. En consecuencia, el éxito de la Iniciativa de Bolonia para aumentar la competitividad de la educación superior europea para atraer a más estudiantes de fuera de Europa dependerá principalmente de la convergencia de los programas educativos nacionales, así como de la capacidad de las instituciones de educación superior para responder de manera adecuada y competente a esta convergencia.


 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias